Muy Barato, el supermercado que le ganó a la crisis

Muy Barato, el supermercado que le ganó a la crisis

La cadena de supermercados santafesina Muy Barato logró en su corta trayectoria instalar un innovador modelo de negocios, apelando a una política de precios low cost basada en un catálogo que prescinde de las multinacionales. Creada en 2013, vivió en los últimos años un raid de aperturas que la llevó a crecer exponencialmente, llegando a 15 sucursales en cinco provincias. En medio de la cuarentena lanzó al mercado su propio canal de comercio electrónico, al tiempo que sigue avanzando en negociaciones para llegar a las grandes ciudades, su próximo gran objetivo.

Alejandro Ranalli, Martín Bonadeo, Daniel Más y Cristian Monney no tenían experiencia en el supermercadismo, pero sí una idea fija: diferenciarse de las grandes cadenas. "El 90% trabaja con Coca-Cola, Unilever o Johnson & Johnson. Nosotros queríamos hacer las cosas de otra manera. Somos una empresa de capitales argentinos y nuestra intención fue trabajar solamente con productos locales y nacionales", cuenta Ranalli.

Con una inversión inicial de u$s 100.000, el primer local lo abrieron en Venado Tuerto, una localidad del sur santafesino reconocida por ser el polo semillero más importante del país. En un inmueble alquilado de 700 metros cuadrados, comenzaron a ofrecer un mix que incluía segundas marcas y artículos de primera necesidad a precios más bajos que la competencia. Además, se fijó una cantidad mínima de compra por producto, menor a la que suelen imponer los mayoristas.

"Arrancamos a buscar al público más que a esperarlo. Salía yo mismo, para dar a conocer Muy Barato, que era un concepto nuevo. Al trabajar con proveedores alternativos, muchas de ellos desconocidos, no nos quedó otra alternativa que generar atracción a través de los precios", rememora Ranalli, de 42 años y contador público de profesión. Al principio, solo ofrecían una marca por producto, pero luego cambiaron. "Fuimos aggiornándonos a eso, lo que nos permitió también mejorar las cotizaciones porque competían entre ellas", cuenta.

El 2016 fue un período bisagra. No solo porque se mudaron a un local más grande y con mayor visibilidad, sino porque comenzaron a generar las primeras aperturas de sucursales. En ese año cortaron cintas en Rufino, Santa Fe y Laboulaye, Córdoba y en 2017 en Colón y Pergamino, Buenos Aires. En paralelo, armaron un modelo de franquicias, que si bien registró aperturas en los meses siguientes, recién se formalizó el año pasado.

"La economía de escala nos permite, con el pasar de las nuevas sucursales, potenciarnos en nuestro poder de compra", asevera Ranalli, quien destaca que otro de los focos fue "trabajar con marcas de industria nacional, que se encuentra en la zona donde se instalan. El dinero queda acá, es una inversión de nuestro país, eso la gente lo valora". Además, el empresario subraya una segunda lectura de la estrategia: "Hay un mensaje muy transparente en cómo comunicar los precios. No tenemos un 3x2 o un 60% en segunda unidad. Comunicamos los precios como son", asegura.

En el período 2018/2019, con la caída del consumo por la crisis económica, Muy Barato creció exponencialmente: entre locales propios y franquicias, abrió 10 sucursales, todas en localidades menores a 100.000 habitantes. "Nos vemos cómodos en esos lugares que han sido descuidados y donde más caros llegan los productos que busca la gente", cuenta el empresario.

PERSPECTIVAS

Las restricciones que impuso la cuarentena retrasaron por unas semanas un nuevo corte de cintas, en la ciudad de Casilda, Santa Fe. Sin embargo, el parate aceleró los tiempos para la apertura del canal de ventas electrónico. "La página estaba en desarrollo, y con esta pandemia pusimos todo lo necesario para que esté online lo antes posible", manifiesta Ranalli.

Otro de los objetivos, de mediano plazo, es la llegada a las grandes ciudades. Varias veces coquetearon con arribar a Rosario, pero aún es una plaza esquiva. Por lo pronto, para fines de 2020 se sumará una boca en Río Cuarto (Córdoba), la primera localidad mayor a 100.000 habitantes.

La meta es llegar a las 100 sucursales en 5 años. "Siento la necesidad de seguir creciendo, y que cada año que pasa crecer un poco más que el año anterior", concluye Rannalli.

Shopping