Generación de empleo en pymes: entre el estancamiento y el desarrollo

Ieral Fundación Mediterránea, analiza los desafíos que enfrentan en la actualidad las pequeñas y medianas empresas en la Argentina para generar empleo. Qué perspectivas tiene para el segundo semestre.

Generación de empleo en pymes: entre el estancamiento y el desarrollo

En el marco de la celebración por los 41 años de la creación de Ieral de Fundación Mediterránea, el 30 de julio, el economista Marcos Cohen Arazi, a cargo del área Ieral Pyme, analizó los desafíos que enfrentan en la actualidad las pequeñas y medianas empresas en la Argentina para generar empleo.

Tras su presentación, el especialista de la entidad cordobesa compartió su visión, en un mano a mano, con El Cronista Pyme.

¿Qué factores limitan la creación de empleo en las pymes?

 

Más allá de los avances recientes en materia de regulaciones, que son destacables, sigue habiendo fuertes limitantes por la gran carga burocrática para crear nuevos negocios en la mayor parte del país. La creación neta de empresas mipymes se encuentra prácticamente estancada desde 2011.

Asimismo, hay factores que desalientan el crecimiento de la planta de personal, especialmente en las pymes, como es la elevada judicialización en el ámbito de accidentes de trabajo, aunque también otros aspectos de la relación laboral, y la alta carga impositiva asociada a la contratación de mano de obra.

¿Existen diferencias por industria o sector en lo que hace a la creación de nuevos puestos de trabajo en el sector privado, hablando especialmente de pequeñas y medianas empresa?

En los últimos años, se percibe una tendencia declinante en el empleo industrial mipyme, un fenómeno en parte explicado por el continuo cambio tecnológico, como también por los problemas de competitividad cambiaria de los últimos años, que afectó seriamente las posibilidades de las industrias de pequeño porte.

Por su parte, los sectores comerciales y de servicios tuvieron un mejor desempeño en los últimos años, y generalmente son sectores que reciben menor atención de parte de la política pública. Es importante mencionar que cuando termine de aplicarse la reforma tributaria que está en marcha, muchas pymes enfrentarán mayor carga impositiva sobre la mano de obra, ello ocurre en las empresas que están a mayor distancia de Buenos Aires y que tenían beneficios impositivos mayores a los que ofrece el nuevo esquema.

¿Dónde deberían estar centrados los esfuerzos de nuevas políticas para impulsar al sector?

Hay dos ejes centrales, pero no existe una receta para abordarlos. El primero consiste en estimular la aceleración en la creación de empresas. Se han hecho esfuerzos en la materia con la ley de emprendedores pero aún falta mucho por hacer, diversas mediciones internacionales aún ubican a la Argentina como un ámbito que presenta serias dificultades para el desarrollo de nuevos negocios, por el exceso de trámites, la compleja y gravosa carga impositiva, entre otros.

Algunas jurisdicciones provinciales también están avanzando en medidas de simplificación, como es el caso de Córdoba a través del monotributo unificado, que hace más sencillo el cumplimiento de pagos impositivos de tres niveles de gobierno, para aquellos que desarrollan su actividad como monotributistas.

En segundo lugar, se requieren acciones para lograr que las pequeñas y medianas empresas tengan un desempeño favorable y puedan crear empleo en las cantidades que la Argentina necesita. En los últimos años crearon nuevos puestos de trabajo formales principalmente las nuevas empresas, mientras que las existentes tendieron a disminuir su demanda laboral.

¿Cómo se puede fomentar la competitividad? ¿Qué se necesita para que la Argentina sea más competitiva de cara al mundo?

La competitividad de la Argentina depende de muchos factores. Algunos son de tipo estructural, como lo referido a la infraestructura física que pueda ayudar a bajar los costos de producción de las pequeñas y medianas compañías, y también todo lo relacionado con evitar regulaciones gravosas y/o innecesarias sobre la actividad económica. Luego, hay factores de corto plazo que inciden sobre la competitividad, como el nivel de inflación, la política cambiaria y los cambios en el contexto económico regional.

Es fundamental para las pequeñas y medianas empresas que la Argentina logre evitar los recurrentes fenómenos de apreciación cambiaria real que han ocurrido en los últimos años, ya que puede demostrarse que en gran parte son los causantes de crisis económicas y procesos de estancamiento en indicadores de desempeño mipyme de las últimas décadas.

¿Qué expectativas tiene para este segundo semestre para lo que es el sector pyme argentino?

Se trata de un contexto económico complejo, en particular para las pequeñas y medianas empresas industriales y comerciales que proveen al mercado interno. Se percibe un freno a la actividad económica, que en el caso de las pequeñas y medianas empresas ya venían con números rojos al comienzo del año. Además ello ocurre en un contexto de actualización de tarifas, y de altas tasas de interés.

Hay sectores que manifiestan algunos matices para prestar atención, como es el caso de pequeñas y medianas compañías industriales de perfil exportador o relacionados con sectores económicos con buenas perspectivas (nichos competitivos), que mejoran sus posibilidades con la reciente devaluación siempre que la inflación no se acelere excesivamente, y lo mismo ocurre con las del sector turístico, especialmente en regiones que pueden captar turismo internacional.

Se trata de dos ejemplos ilustrativos, no son los únicos, el segundo corresponde a servicios que enfrentan competencia internacional. Sin embargo aquellas firmas que se desempeñan en sectores cuya demanda depende de la capacidad adquisitiva de los salarios locales, enfrentan un escenario más complicado.

¿La devaluación del peso no alcanza para impulsar el turismo receptivo y el sector hotelero interno?

Se da una particularidad en el sector turístico, con la devaluación se encarecieron los viajes al exterior. Esto posiblemente ayude a moderar el desbalance entre argentinos que salen a hacer turismo al exterior y extranjeros que vienen al país, pero no en el muy corto plazo, ya que muchos de los viajes de este año fueron comprados con anticipación. Además, también se aceleró la inflación y se generó un contexto de incertidumbre que también afecta la decisión de realizar turismo.

Pero existen otros factores a favor del desarrollo del turismo interno, además de la posibilidad que más argentinos realicen turismo en el país, como la eliminación del piso de tarifas aéreas, la mayor cantidad de vuelos y la mayor conectividad entre destinos sin la necesidad de pasar por Buenos Aires, por ende, existe algo de optimismo para el desarrollo de este sector desde una perspectiva federal.

¿Qué lectura hace sobre la ley Pyme promulgada en 2016?

 

Se percibió como una ley que estableció beneficios impositivos, pero todos ellos de moderada magnitud, lo que se explica principalmente por motivos presupuestarios. Apunta a aspectos muy relevantes, por ejemplo, disminuye la carga de impuesto a débitos y créditos bancarios que es sumamente distorsivo, y desgrava parte de las inversiones lo que es clave para que las PyMEs aumenten la productividad, entre otros. Ambos beneficios se constituyen en pago a cuenta de impuesto a las Ganancias.

Aún hoy, dos años después de su promulgación, una numerosa cantidad de firmas ni siquiera se inscribió en el Registro Pyme. Entre las que se inscribieron, son una minoría las que efectivamente aprovecharon los beneficios. Las ventajas que prevé la ley seguramente tendrían un mayor impacto, en términos de reducción de carga tributaria, en un contexto de crecimiento económico sostenido.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar