Los tres factores en común que tienen los negocios con alto valor

por  GUSTAVO SCHUTT

Consultor especializado en Exit Planning.

0
Los tres factores en común que tienen los negocios con alto valor

Al momento de valuar a una empresa hay múltiples factores. En todos los negocios que tienen mucho valor hay tres componentes que no siempre son tenidos en cuenta por los dueños.

  • Muy buen equipo gerencial.
  • Sistemas y procesos que conforman un modelo de negocios que genera cash flow positivo sustentable.
  • Diversificación de clientes.
  • Muy buen equipo gerencial.

En general, la profesionalización tan anhelada se da con el crecimiento para que la empresa pueda sostener el precio de esta gran inversión.

Los profesionales que se incorporan suelen ser, cada uno en su especialidad y en las competencias soft, mejores que los dueños. Son los que llevan a la empresa al siguiente nivel. Es el equipo, con sucesión y con procesos para formar a los sucesores. Es decir, armar "la maquinita" para que funcione mejor.

Deben tener una muy buena formación académica, empresarial y competencias soft transversales: liderazgo, pensamiento crítico, trabajar en equipo, comunicarse y tomar decisiones, entre otras.

Es lo que le da valor a la empresa. ¿Cuánto valor tiene una empresa que depende del dueño? Según estadísticas, luego de vender, los dueños se quieren ir. Es una generalización, ya que hay excepciones. Pero dentro del primer año, el 70% de los dueños que vendió se va.

¿Quién se quedaría habiendo cobrado y reportando a un jefe, que le impondrá nuevas formas de trabajo u obligaciones de reporting? Muy pocos.

El armado de un equipo es casi una obligación para el dueño, y una de las mejores inversiones. Es una de las llaves para la creación real de valor. Si no puede hacerlo, él y su negocio estarán en riesgo. Los compradores quieren negocios que puedan funcionar con independencia de sus dueños.

Las empresas que logran mayor valor tienen sus sistemas y procesos documentados y funcionando. Asegurar a cualquier potencial comprador o sucesor que el modelo seguirá funcionando sin dependencia de sus dueños incrementa el valor.

En la mayoría de las pymes, los dueños son quienes le dan vida a la empresa, los impulsores de lo importante que allí sucede. El negocio depende de ellos. Esto no es sustentable.

Si logramos dar el salto y transformar todo esto en una maquinita que funcione con independencia, habremos creado valor en serio.

Cualquier dependencia es mala en función del valor de la empresa. Ni hablar si dependemos de pocos clientes, donde se concentran las ventas, utilidades o rentabilidad. Cualquiera de ellos que por alguna circunstancia se aleje, generará un importante problema.

Una base diversificada de clientes muestra a compradores estratégicos, competidores y empleados clave que esos clientes no están atados por la relación con los dueños, sino que valoran los productos o servicios que reciben. Esto garantiza que, si el dueño sale, los clientes no lo harán. Por otra parte, contar con esta base firme permite a la empresa ir en busca de nuevos mercados, nuevos clientes, e incrementa en definitiva el potencial de crecimiento.