Los 10 factores que marcarán la agenda de las pymes durante 2019

En el contexto de una economía en recesión, con caída de la actividad, cuáles son los principales factores que incidirán en el desempeño de los negocios.

Los 10 factores que marcarán la agenda de las pymes durante 2019

En el contexto de una economía en recesión, con caída en todas las ramas de actividad industrial y el comercio, estiramiento de la cadena de pagos y dificultades para sostener los puestos de trabajo y cumplir con el fisco, las pequeñas y medianas empresas afrontan un año con importantes desafíos.

El Cronista Pyme consultó a varios especialistas sobre cuáles son los principales factores que incidirán en el desempeño de los negocios en este segmento productivo clave para la generación de empleo.  Este es el punteo de temas a monitorear en 2019.

Nivel de actividad

Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la producción de las pymes industriales se contrajo 2,5% en 2018, mientras que las ventas en comercios minoristas cayeron 11,6% en enero y ya acumulan 13 meses consecutivos de contracción.

Frente a este panorama, Vicente Donato, director Ejecutivo de la Fundación Observatorio Pyme, sostiene que "algo hay que hacer para levantar la demanda agregada". En un contexto en el que, en su opinión, "no va a haber una reactivación importante, considerando que 2019 va a ser un año recesivo", la esperanza es que Brasil traccione las exportaciones argentinas y mejore también el mercado interno, luego de las paritarias y el ajuste de las jubilaciones y pensiones.

Financiamiento

"Pese a la baja de las tasas de referencia (Leliq) el costo del financiamiento hoy no baja del 60%-70% para las pymes", señala Pedro Cascales, empresario metalúrgico y secretario de CAME Industrial.

La expectativa del sector es que las entidades financieras hagan confluir sus tasas de interés activas a niveles más cercanos a la tasa de las Leliq (44%). Sería una mejora sustancial aunque según diversas fuentes consultadas por El Cronista Pyme "sería razonable una tasa del 28%-30% anual en pesos".

Presión tributaria

Es el principal reclamo de todos los sectores industriales, sean pequeñas y medianas empresas o grandes compañías. "De cada $ 100 que entran a una pyme, $ 46 se van en impuestos", asegura Cascales.

Hay una fuerte demanda para reducir o eliminar impuestos distorsivos como Ingresos Brutos en las provincias o el impuesto al cheque, de alcance nacional. Son considerados impuestos con "efecto cascada", porque gravan cada paso del proceso de producción. Además, hay quejas por la frecuente creación de tasas y contribuciones municipales.

Retenciones y reintegros por exportaciones

Una de las primeras medidas que adoptó el gobierno de Cambiemos, en diciembre de 2015, fue la eliminación de derechos de exportación (retenciones) para todos los bienes salvo la soja y derivados.

Pero en el marco de una difícil situación fiscal se reimplantaron en septiembre de 2018 para exportaciones del resto de los productos agropecuarios, los bienes industriales e incluso servicios. A la par, el Gobierno redujo un 66% los reintegros de impuestos a los productos vendidos al exterior. Ambas medidas tienen impacto en la competitividad de las exportaciones.

"De cada $ 100 que entran a una pyme, $ 46 se van en impuestos. Hay una fuerte demanda para reducir o eliminar impuestos distorsivos como Ingresos Brutos en las provincias o el impuesto al cheque, de alcance nacional. Son considerados impuestos con 'efecto cascada', porque gravan cada paso del proceso de producción".

Internacionalización

Es la gran apuesta del Gobierno para este año, incentivando a más empresas a llegar a mercados del exterior. "Creemos que la economía sale con más exportaciones, por lo que acompañamos al programa Argentina Exporta", señala Ezequiel Tavernelli, director de ProPymes de Ternium Argentina.

La cuestión no es sencilla. "Hay muy pocas empresas exportadoras, necesitamos que muchas más empresas entren en el negocio exportador", destaca Donato.

Inflación

Probablemente, sea el mayor problema que afecta a la economía real. 2018 cerró con un nivel de inflación de 47,6% y el dato oficial de enero dio una tasa de 2,9% en relación al mes anterior, con fuerte incidencia en el rubro alimenticio y en tarifas de servicios públicos.

La caída del poder adquisitivo impacta en el consumo. Es un dato clave teniendo en cuenta que el 80% de la economía se explica por el mercado interno.

Inversiones

Según el último relevamiento de la consultora Orlando Ferreres y Asociados, la Inversión Bruta Interna Mensual (IBIM) se ubicó en 2018 en 20,9% del PIB, describiendo una caída del 5,6% el último año. Se trata de un sector con incidencia en el crecimiento económico.

"Soy escéptico en cuanto a un boom exportador sin un boom de inversiones y no puede darse este crecimiento de las inversiones sin una palanca de financiamiento", asegura Donato, de la Fundación Observatorio Pyme. Por si quedaban dudas, recuerda que "no hemos hecho una revolución inversora" en los últimos tiempos.

Políticas activas

En algunos sectores es fundamental instrumentar medidas específicas de fomento. El economista Tomás Canosa, jefe del Departamento Pequeña y Mediana Industria (Pymi) de la Unión Industrial Argentina, sostiene que es necesario promover políticas activas para el sector porque traccionan la actividad.

Como ejemplo puso la Ley de Compre Argentino y Desarrollo de Proveedores (ley 27.437), que otorga preferencias del 12% en las compras públicas para las pymes y del 8% para las grandes empresas argentinas, frente a las extranjeras. Pero "más de la mitad de las provincias todavía no adhirieron a la ley de Compre Argentino", destaca Canosa.

La producción de las pymes industriales se contrajo 2,5% en 2018, según datos de la CAME.

Costo logístico

Es uno de los reclamos recurrentes de las economías regionales y sectores industriales de las provincias. "Una empresa que intenta exportar a los Estados Unidos señaló que el flete desde su planta hasta el puerto argentino sale el doble que el costo desde el puerto de los Estados Unidos hasta la planta de destino final en ese país", ejemplifica Tavernelli.

Costos laborales

Es otro de los temas permanentes en la agenda y el reclamo se centra en los costos laborales no salariales, es decir, los llamados impuestos al trabajo. La reforma impositiva de fines de 2017 estableció un cronograma de suba del mínimo no imponible para el pago de contribuciones patronales, que llega hasta 2022.

Varios sectores en crisis como textiles, indumentaria, calzado y marroquinería lograron en noviembre pasado que se adelante el cronograma y se aplique el beneficio total desde el 1° de enero de 2019.

El jueves antepasado, el presidente Macri anunció que se aplicará también a las economías regionales.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar