Lanzó camisas con diseño y su negocio crece al ritmo del deseo

A fin de 2016 y tras una inversión inicial de $ 8550, Nigel Mittica lanzó al mercado una firma dedicada al diseño y venta de camisas unisex. Presenta una colección exclusiva que incluye entre cinco y diez modelos nuevos al mes.

Lanzó camisas con diseño y su negocio crece al ritmo del deseo

Con apenas 21 años, Nigel Mittica fundó y lanzó al mercado en 2016 Chaco, su marca de camisas unisex. La primera inversión para la primera tirada de esta prenda fue en ese momento de $ 8550 para unas pocas camisas, las cuales se agotaron en la primera semana, superando cualquier tipo de expectativa inicial de su mentor.

"La idea surgió por necesidad laboral pero, principalmente, por amor a las camisas. Siempre fui un consumidor del producto, y como tal notaba su falta de oferta. Recorría ferias, pequeñas y grandes marcas, y salvando excepciones, no encontraba una marca que se dedique a las camisas estampadas que buscaba. Entonces, descubrí una oferte de negocio que me cerraba por todos lados", relata este joven emprendedor sin formación académica respecto a lo que es indumentaria, un aspecto que a él no lo desvela pero toma en consideración: "No saber de diseño me juega en contra en varios aspectos, pero a la vez en varios otros termina siendo positivo porque no me enrosco con tantas cosas respecto a la confección y demás. Digamos que mi capacitación proviene de las revistas de moda internacional y Pinterest (sonríe). De todos modos, la idea es en algún momento poder arrancar un curso de corte y confección, pero más que para la marca, por un gusto personal".

El negocio carece de empleados, socios e inversores, ya que a Mittica le gusta tener el control de todo, desde la atención del público hasta el manejo de redes, los lanzamientos de colección, las cantidades, la selección de diseños y cada paso que quiere dar con Chaco. Pero revela que terceriza lo que es el armado de moldes y trabaja con un taller para terminar de confeccionar las camisas.

Autodefinido como una persona muy complicada con la ropa, uno de los mayores retos que tuvo el emprendedor en los inicios de su marca fue el de lograr un producto con el cual él se sintiera plenamente conforme y satisfecho. A golpe de prueba y error lo consiguió, y recién ahora (tres años más tarde), se jacta de estar fabricando el producto que como cliente quisiera conseguir.

Superada esa instancia, hoy sus esfuerzos están puestos en hacer crecer su proyecto y en llegar al mayor número de personas posibles sin perder de vista la esencia intimista de su propuesta. "No me enloquece la idea de un local propio a la calle con empleados ya que disfruto el trato más personal que se genera en un showroom, y el ida y vuelta con el cliente tanto personal como por las redes creo que da sus frutos y me ayuda a crecer y cambiar un montón de cosas enfocándome en ciertas necesidades que plantean. Me gusta la idea de poder charlar con un cliente que viaja desde capital, zona sur, o lugares realmente lejos para venir a ver mis camisas, me sorprende y para mí eso vale que cualquier otro beneficio económico", acota el emprendedor.

Sobre la propuesta, Mittica explica que "radica en romper un poco el molde y en la idea de que la ropa tiene géneros o estereotipos. Siempre fui fan del concepto unisex, sobre todo en la ropa, y disfruto mucho cuando vienen parejas de distinto sexo al showroom y compran una camisa para ambos, o después me cuentan que la terminan compartiendo. No hay diseño para hombre, o para mujer, son camisas y cualquiera que quiera usarla, ¡bienvenido sea! De hecho, en cuanto a los clientes, son 50% hombres y 50% mujeres, y eso está buenísimo y me encanta ya que el producto es siempre el mismo". Y hay más.

Bajo esta impronta, también se diferencia de otras marcas, porque no se maneja con colecciones ni persigue temporadas ni modas. "Lanzo entre 5 y 10 modelos por mes que nunca repito, ya que creo que la camisa es algo muy personal y me gusta la exclusividad, sentir que tenes algo que nadie más tiene. Entonces cada modelo suele durar no más de un mes en stock. Con esta estrategia logro que los clientes no duden en comprar el modelo que les gusta porque saben que si se 'duermen' el producto vuela".

Para Mittica las camisas son el gran ítem del guardarropa. "Me enfoqué en esta prenda principalmente porque creo que es un producto que sirve para todo, y se usa durante todo el año. Podés ir a trabajar, a cenar, a un boliche, a un recital, a la playa, no tiene días, horarios, ni época. Varios clientes me piden que agregue shorts o remeras con estampados parecidos, pero creo que la esencia siempre va a estar en las camisas full print, así que por el momento creo que seguiré con eso ya que encima es el producto que más disfruto diseñar y usar".

Pero a la vez se trata de un nicho que cada vez crece más. "Hoy veo que hay más marcas que se enfocan en este tipo de camisas, ¡y está buenísimo! Eso significa que el producto es aceptado, y que no hay tanto prejuicio para usar camisas coloridas y con mucha estampa. En un principio muchos me decían que les gustaban, pero que no eran para ellos, o que eran "demasiado jugadas", pero ahora se está rompiendo un poco con esa idea antigua, y cada uno usa lo que le gusta sin miedo al "que dirán". Es un producto muy accesible y al alcance de (casi) todos", sostiene el fundador de camisas Chaco.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar