La reforma tributaria estimula la reinversión en empresas

La norma tributaria establece cambios que desalientan el pago de dividendos y favorecen la reinversión. Dejar de lado viejas prácticas, que confunden el bolsillo de la empresa con el de sus dueños, es clave.

La reforma tributaria estimula la reinversión en empresas

El nuevo sistema tributario, que aprobado a fines del año pasado, alienta la reinversión de las pequeñas y medianas empresas, lo cual se traduce en mayor trabajo y producción.

A través de nuevos mecanismos, se alienta a que las pequeñas y medianas compañías se decidan por esta opción antes que por la de distribuir dividendos.

Cambio de hábito

De esta manera, a partir este año, las firmas necesitarán elaborar un esquema de planificación detallado entre las empresas y sus dueños, para evitar así gravámenes presuntos sobre dividendos y pagar un monto menor de Ganancias.

Con la reciente reforma se crea la figura del "dividendo presunto", que se da cuando los "titulares" llevan adelante retiros. Entre titulares, vale aclarar, se incluyen desde los propietarios de la compañía, hasta cónyuges o convivientes, pasando por sus ascendientes o descendientes, tanto en primer como segundo grado.

Lamentablemente, esta práctica, muchas veces, resulta habitual, confundiendo a la empresa con sus dueños. Así, es recurrente el desvío de una cantidad de fondos significativa, sin que seanaprobados en la asamblea, para gastos personales, que son ajenos a las actividades comerciales de las compañías.

Si bien es cierto que hasta el momento no se ha detallado el alcance que tendrán estas presunciones, la ley enumera entre las mismas aquellos casos donde el dueño y/o accionista tiene el uso o goce de bienes del activo de la entidad.

Seguir adelante con estas conductas podría traer aparejado un incremento del costo fiscal. Y es que, en estos casos, con la reforma, se presumirá, admitiendo pruebas en contrario, que el valor de los dividendos o utilidades puestos a disposición es 8% anual del valor corriente en plaza de los bienes inmuebles y de 20% anual al valor corriente en plaza respecto del resto de los bienes.

De cara al futuro

Las empresas deberán estar atentas a los retiros que hacen los socios, ya que podrían ser computados como dividendos presuntos. Sumado a esto, vale remarcar que, mientras Ganancias vaya achicándose, los dividendos pagarán más tasa a partir de 2020.

Por eso, este año, es el ideal para que las pequeñas y medianas compañías lleven adelante un reordenamiento.

Y, al mismo tiempo, que comiencen a mirar a su negocio desde una óptica diferente a la que han venido teniendo hasta el día de la fecha, para, de esta manera, poder reducir la carga fiscal. Esto corre tanto para la compañía como para la de sus propios dueños.

 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar