La quesera que factura $ 180 millones y enfrenta a las grandes

Gabriela Benac e Ismael Bracco lideran una compañía láctea que emplea a 150 personas. Con 27 locales, proyecta 10 nuevas aperturas para los próximos meses.

La quesera que factura $ 180 millones y enfrenta a las grandes

Cuando Gabriela Benac tenía nueve años, además de ir todos los días a la escuela, ayudaba en diversas tareas en La Casiana, la fábrica de quesos que tenía su padre en Olavarría, su ciudad natal. Hoy, después de tres décadas de que aquella niña colaborara en el envasado de ricota, Benac, junto a Ismael Bracco, está al frente de Luz Azul, la empresa fundada en 2012 en la localidad de Azul que reconvirtió desde su llegada. Hoy, procesa 80.000 litros diarios de leche fluida, elabora más de 48 productos y emplea a 150 personas de forma directa.

Historia de una pasión

Tras su adolescencia en Olavarría, Benac se instaló en la Ciudad de Buenos Aires para cursar Tecnología de los Alimentos. Sin embargo, unos años más tarde, junto con su marido y su hijo, decidió radicarse en Necochea. Allí, de algún modo, volvió a sus raíces: le propuso a su padre abrir un local de venta al público de La Casiana.

Fue en 1992, que abrió el primer comercio con solo una heladera usada y un tablón, recuerda. Y su aporte, en tanto nueva generación dentro de la empresa familiar, estuvo vinculado a la utilización del marketing y la publicidad como herramientas. Pocos meses después, a los quesos se sumaron fiambres y abrió otros dos locales, en Tres Arroyos y Lobería.

El tiempo pasó y, en 2006, luego del retiro de su padre, Benac regresó a Olavarría para ponerse al frente de la compañía junto a su hermano.

Volver a las raíces

Sin embargo, tras alguna diferencias entre los socios, decidió emprender su propio camino, Luz Azul. "Apuntamos al consumidor al que le gusta comer algo rico a un precio competitivo. ¿Cómo lo logramos? Acortamos la brecha, no hay intermediarios", sostiene.

En 2006, luego del retiro de su padre, Gabriela Benac regresó a Olavarría para ponerse al frente de la compañía junto a su hermano.

Luz Azul, firma que factura $ 180 millones anuales y que espera crecer un 20% más este año, elabora quesos de pasta blanda, semiduros, hilados y de pasta dura. También elabora crema de leche, ricota y dulce.

Respecto de la estrategia de negocio utilizada, Benac comparte: "Somos una empresa innovadora. Abrimos locales de venta propios, contratamos a una consultora para evaluar un sistema de franquicias propio, formamos equipos de marketing y diseño, realizamos compras de productos de terceros y creamos un centro de distribución. En paralelo al trabajo de inversión y crecimiento de la producción, a fin de 2014 compramos la planta. Al tener producción propia, la relación calidad – precio de nuestros productos es excelente".

"Apuntamos al consumidor al que le gusta comer algo rico a un precio absolutamente competitivo. Hemos logrado algo que no muchas marcas logran, que es la real relación precio-calidad. ¿Cómo lo hacemos? Acortamos la brecha, no hay intermediarios", explica Benac.

Luz Azul, firma que factura $ 180 millones anuales y que espera crecer un 20% más este año, elabora quesos de pasta blanda, semiduros, hilados y de pasta dura. También elabora crema de leche, ricota y dulce.

Asimismo, la expansión de la firma se apalanca sobre el sistema de franchising. El modelo de franquicias de Luz Azul empezó con un primer local en La Plata. Hoy, además, tiene presencia en Azul, Necochea, Mar del Plata, Tres Arroyos, Olavarría, City Bell, Tandil, Banfield (formato mayorista), General Pico (La Pampa), Ciudad de Buenos Aires, Concordia (Entre Ríos), Campana, Tigre y Vicente López. En total, cuenta con 27 locales de venta al público.

"Son franquicias que salen directamente desde nuestra fábrica. Conocemos el producto desde el campo, ofrecemos un producto de calidad asegurada. Recolectamos la leche, procesamos el queso y en nuestro propio transporte hacemos que llegue hasta el franquiciador. La diferencia es real", explica Benac, quien agrega que el recupero de la inversión se da entre los 10 y 12 meses tras la apertura.

A pesar de los vaivenes de la economía local, Benac conserva el optimismo para este semestre. "Lo vemos muy bueno. La realidad es que hay mucha demanda y poca oferta. Y ahí estamos nosotros para satisfacer con precio-calidad la demanda".

La planta que Luz Azul adquirió en 2014.

El desarrollo empresarial de Benac fue reconocido por distintas entidades: participó en el CEDA, en el ciclo de charlas "Desafío de emprendedoras", organizado por la subcomisión de Mujeres. En 2015, fue reconocida por la Asociación Empleados de Comercio de Azul (AECA) con el premio a Mujeres Destacadas de la Comunidad Silvina Grierson, y en Olavarría, con la distinción Dina Pontoni.

De cara a este año, Benac, quien asegura que lo que más disfruta de su trabajo es crear equipos, apunta a seguir expandiendo su sistema de franquicias, con un corte de cintas de 10 aperturas.

Comentarios1
Luis Alberto Zarza
Luis Alberto Zarza 20/04/2019 09:06:00

espectacular