"La mujer está aprendiendo a emprender"

Ernesto Sandler, presidente de Bellavision Entertainment, analiza las trabas que enfrenta el ecosistema emprendedor en la Argentina y explica por qué de cada 100 empresas que nacen, 87 fracasan antes del segundo año de vida. El rol de la mujer.

ERNESTO SANDLER,

ERNESTO SANDLER,

Ernesto Sandler tiene un largo camino recorrido en el mundo emprendedor. Abogado de formación, con especialización en economía política y macroeconomía, encontró en los medios su lugar en el mundo: fundó Utilísima (y fue quien hizo posible que el programa se convirtiera en un multimedios que llegó a capturar una audiencia de 40 millones de personas), programó señales de tevé (como Utilísima Argentina, Utilísima Internacional, Bem Simples Brasil y Bien Simple para Antena Nova de España), editó productos gráficos destinados a la mujer, escribió nueve libros (y ya está trabajando en un nuevo título), mentoreó emprendedores y creó, entre otras firmas, Bellavision Entertainment, que hoy preside.

En su último libro, Emprendedoras. 100 sugerencias para emprender, publicado en septiembre por la editorial Mucho Gusto, ofrece a las mujeres herramientas para tener en cuenta a la hora de avanzar con un proyecto propio. "La actitud de emprender es un fenómeno que publicitariamente se ha impuesto en los últimos cuatro o cinco años. Sin embargo, no es algo nuevo. Esto, a mi juicio, tomó mucho más auge con respecto a la mujer porque, entre otras cosas, ella salió al mercado laboral a buscar un ingreso dado que las necesidades cada vez son mayores en función de la oferta. Entonces, la mujer, aparte de su independencia, buscó generar ingresos. De hecho, el crecimiento de la mujer como jefa de familia es sideral", comenta durante una entrevista con El Cronista Pyme.

No obstante, ocurre en un momento en el que el mundo del trabajo se está reconvirtiendo.

Los empleos tienden a desaparecer. La idea de "consigo un empleo seguro, estable y de por vida", lo que movió a millones de personas del campo, de artesanos y de herreros que eran emprendedores independientes a las grandes ciudades a buscar un empleo fijo con una jubilación segura, empezó a trastabillar porque los empleos empezaron a bajar, no solo por la robotización, sino también porque es muy alto el costo del empleo, salvo en China. Eso hace que las empresas vayan reduciendo su oferta laboral, más allá de que hay mucho trabajo a nivel tecnológico, y hace que la gente se pregunte qué hacer. El emprendimiento personal está en ebullición.

¿También para las mujeres?

En el caso particular de las mujeres, la ebullición es doble. Porque, aparte de esta necesidad de más ingresos, hay otro fenómeno: a diferencia del hombre, que ha decaído, ha perdido el impulso, está quebrado, siente que no tiene idea, de que la vida se le va, la mujer ha descubierto en los últimos años una mística. Es maravilloso tener una mística. La mujer siente que puede hacer muchas cosas y que tiene todo por conquistar. Lo cual, a mi entender, la está llevando paulatinamente a una actitud emprendedora de trabajar por su propia cuenta, empezar a no sentirse mal porque tiene que mandar. Porque mandar no es fácil. Despedir un empleado no es cómodo. La mujer está aprendiendo a emprender. Porque emprender es tomar una posición de mando y sos la última en la pirámide en la toma de decisiones. Con lo cual, no es todo lindo: también hay que pelearse con un proveedor, con un cliente, con el oficial de atención del banco. Hay una cantidad de cosas que te obligan a forjar una personalidad fuerte, de mucho coraje. Todavía no hay esa personalidad emprendedora, ese "Henry Ford", que fue motivo de admiración de los hombres durante décadas. Ese perfil masculino orientó a muchas generaciones. Todavía no existe ese modelo de mujer emprendedora. Con lo cual, al tener que enfrentar a esta realidad que es muy dura, muchas mujeres adoptan posturas masculinas.

¿Cuáles cree que son algunos de los errores más recurrentes al pensar en emprender?

Se ha puesto en el emprender una cosa muy fantasiosa. En cuanto a expectativas, desinformación... La primera frustración que tiene la gente es que está buscando una idea original y eso es imposible. No existen ideas originales, sino valores agregados a ideas preexistentes. Mucha gente se frustra porque dice que no tiene una idea. Yo los incentivo a que miren a su alrededor, vean qué existe y cómo lo pueden mejorar. O satisfacer necesidades de la gente. El no tener una idea a muchas mujeres las limita. Con lo cual, rápidamente ocurre lo que suele tener el género: se autosabotean y se descalifican. Y esto es negativo. Hay que tratar de ver qué falta, escuchar al vecino, ir viendo. Y eso es tan sencillo cuando ya lo ves realizado y decís "¿Cómo no se me ocurrió poner a un tipo con una mochilita en una bicicleta recorriendo todo Buenos Aires?". Las necesidades son disparadores de ideas.

Y leer el mercado.

Es muy difícil que alguien invierta en una idea que no se pueda palmar. En general, emprender por cuenta propia, tenés que tener tus recursos, tu dinero y empezás en el garage de tu casa. El tema es que, cuando salís al umbral de tu casa, hay otro mundo: está la AFIP, los bancos, los impuestos siniestros, las cargas laborales. De cada 100 empresas, antes del segundo año, mueren 87. ¿Por qué? Porque creen que con la idea basta. Es más importante conocer los procedimientos que la idea. Esto se explica en el Derecho. Entonces, una idea tiene que ser viable y tengo que ser el contexto: los impuestos que van a venir, la inspección de la AFIP, la habilitación, incluye el inspector cometero que viene a presionarte, todo ese contexto hay que conocerlo. Por eso, la mayoría de los pequeños emprendedores entra a la clandestinidad, que tanto se trata de combatir.

¿Está como muy tapada la cultura del fracaso?

Más o menos. Se levantó todo el tema de aprender de los errores, ponerlos para que la gente los aprenda. Creo que es positivo. Sin embargo, a nadie le gusta fracasar ni decir "mi vida está sembrada de errores". La gente quiere éxitos. Y los errores son frustrantes, no solo anímicamente, económicamente también. La gente te baja el dedo. No es una cosa que está bien vista. No sé si en todas las demás culturas. En la nuestra, de las que conozco, que son la mexicana, la colombiana y la argentina, no se aplaude al que fracasa sino al exitoso. Salvo que seas muy exitoso y te invitan a hablar de tus fracasos, porque sos exitoso. Ahora, desde arriba de la montaña te puedo decir cualquier cosa. Pero, desde abajo, ir a buscar un empleo y un crédito... Pongamos un límite. El fracaso es bueno y a la gente hay que decirle. "Atención, vas a fracasar muchas veces, no decaigas, es correcto". Pero hacer de bandera el fracaso no es natural. No imagino a Julio César llegando a Roma hablando de todas las batallas que perdió.

En la experiencia que tiene en diversos países de América latina, ¿hay alguno de ellos que lleve un poco más la delantera en emprendedorismo femenino?

Sí, la Argentina va a adelante porque es una sociedad rebelde, donde la mujer ha logrado posiciones. Acá, a mediados del siglo pasado hubo una mujer llamada Perón. Y en los 70 hubo otra llamada Isabel. Acá hay avances muy fuertes. En México, Colombia y Perú todavía van más rezagados porque hay tradiciones culturales mucho más profundas. Ahora, ¿cuál es su ventaja? Que la tierra es más fértil que la Argentina, porque la situación económica es mucho mejor. ¿Cómo se puede emprender con una inflación del 50%? La tierra no es fértil para un emprendedor. Por eso entiendo que la gente busca puestos en relación de dependencia. En una sociedad estable, como la colombiana o la mexicana, es factible que el desarrollo de las mujeres emprendedoras se logre con mayor rapidez que lo que se va a lograr acá.

¿La Ley de Emprendedores no ayuda en la Argentina?

No es mala fe. La ignorancia es más común de lo que uno cree. Sale una ley que dice a los emprendedores: "Ahora podés formar una sociedad en 24 horas". ¿Por qué no les dicen cómo disolver la sociedad? Te puede llevar toda la vida. Vos no podés disolver la sociedad, así como la creás. Tenés tantos trámites burocráticos, permisos, presentación, que te puede llevar cuatro o cinco años desde que decidiste cerrarla. Y no hablo de inseguridad jurídica. No hablo de los impuestos, que es el 55% del ingreso. Y no le sumo el impuesto inflacionario. Es muy difícil emprender, no solo por una cuestión de género. Ahora, también es cierto que no hay empleo. La tendencia mundial es que va a crecer el emprendimiento, las mujeres van a desarrollar más, va desapareciendo el trabajo físico.

"DE CADA 100 EMPRESAS, ANTES DEL SEGUNDO AÑO, MUEREN 87. ¿POR QUÉ? PORQUE CREEN QUE

CON LA IDEA BASTA. ES MÁS IMPORTANTE CONOCER LOS PROCEDIMIENTOS

QUE LA IDEA."

HOJA DE RUTA DE UN HACEDOR EN MEDIOS

A su regreso al país tras algunos años en México, Ernesto Sandler editó el diario Democracia y participó en la creación del Instituto de Capacitación Económica (ICE). Fundador de Utilísima, fue el responsable de que pasara de ser un pequeño producto emitido por Canal 2 de La Plata, a principios de los 80, a convertirse en un multimedios internacional de la televisión por cable que llegó a facturar u$s 15 millones, con una audiencia de 40 millones de televidentes.

Asociado a Fox International Channel, fue CEO de Fox Toma 1 y gestionó producciones para Brasil, México, Estados Unidos y Colombia. Hoy, es asesor en medios y preside la constructora Utilities.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar