La diferencia entre crecer y estancarse

Para las pymes tener un management profesional puede hacer la diferencia entre crecer y estancarse, y, en algunos casos, entre seguir existiendo y desaparecer.

"Ese es el caso de las empresas familiares, en las que el fundador tiene el conocimiento de cómo se hace el producto. Este tipo de saber generalmente llega a la segunda generación. Pero ya en la tercera eso se pierde y en la gestión profesional, muchas veces, se juega la supervivencia del negocio", dice Jorge Alejandro Mohamad, de la UCA, y destaca que el taller que esa casa de estudios ofrece para el segmento se desarrolló a partir de las experiencias recogidas entre alumnos de posgrado que eran, precisamente, tercera generación de empresarios.

Muchos directivos de empresas chicas están acostumbrados a ser, sobre todo, bomberos. Todos los días encuentran un nuevo foco de incendio que extinguir y la falta de herramientas de gestión les impide tener una visión panorámica del problema.

"Ese es un gran problema a la hora de gestionar una compañía y la única manera de solucionarlo es aprender a separarse del día a día y mirar la empresa desde afuera. Para eso, las habilidades de management son imprescindibles. El feedback que nos dan nuestros exalumnos confirma esto que decimos: tener un management profesional les da posibilidad de crecimiento, mucho más que no tenerlo", agrega María Eugenia Pérez del ITBA.

Jorge Luis Rodríguez, de la UADE, aporta que los cursos específicos dirigidos a este segmento se diseñan con una flexibilidad y una agilidad que les permita adaptar las contenidos a la coyuntura que atraviesa el sector.

"En nuestro caso se trabaja mucho desde la relación cotidiana con el coordinador. Eso nos permite estar atentos e introducir cambios si los alumnos piden hacer foco en algún tema puntual e, incluso, incorporar contenidos que no estaban contemplados en un principio", explica.

En la Ucema, en tanto, consideran que la falta de un management profesional hace que muchas pymes queden relegadas porque creen, erróneamente, que muchas herramientas que permiten el crecimiento, como por ejemplo, una estrategia de marketing, solo es posible para los grandes presupuestos.

"Claramente eso no es así. Se pueden hacer acciones con mucha creatividad y poco dinero. Lo que pasa es que quienes trabajan en las grandes corporaciones generalmente tuvieron un recorrido por muchas empresas y sectores que les abrió la cabeza y les permite pensar de otra manera. La capacitación es otra forma de llegar a ese punto. Ayuda a salir de un microclima y ganar perspectiva", concluye Sirkis.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar