La compañía es rentable, pero no tiene liquidez: cómo resolverlo

Solo el 20% de las pymes usa información contable adicional a los balances regulatorios. 

Hay compañías que son rentables, pero que no cuentan con la liquidez necesaria para destinarla a retiros o dividendos.

Hay compañías que son rentables, pero que no cuentan con la liquidez necesaria para destinarla a retiros o dividendos.

Muchas empresas se enfrentan a diario a una situación muy particular: son rentables, pero no disponen de caja o fondos para retiros o distribución de dividendos. En otras palabras, ganan plata, pero no pueden retirarla. Los empresarios pyme suelen encontrarse con este problema de manera frecuente y no siempre encuentran una solución clara al respecto.

La técnica contable tiene previsto una herramienta específica para resolver este problema, el Estado de Origen y Aplicación de Fondos (EOAF), que muestra con claridad en qué lugares la empresa generó fondos y en qué otros sitios los consumió o aplicó. 

Lamentablemente, este estado brinda información confiable cuando la empresa cuenta con una contabilidad completa, integral y analizada, y es aquí donde comienzan los conflictos para la pyme. Basta ilustrar este punto con un informe del Consejo Profesional de Ciencias Económicas que muestra que solo el 20% de las pymes argentinas utiliza información contable adicional a los balances regulatorios, por lo que son pocas las pymes que cuentan con la calidad de información necesaria para este estado contable.

Capital de trabajo

Comenzando a estudiar las causas del problema, el llamado "capital de trabajo" es el primer punto a analizar, ya que en los activos y pasivos que utilizan las empresas para su giro habitual de negocios, pueden existir variaciones que muestren dónde fueron usados esos fondos que no están disponibles. Muchas veces, la dinámica diaria de los negocios no permite a los empresarios ser conscientes de estas variaciones.

Un aumento de los plazos de venta o cobranza, por ejemplo, incrementará el monto de deudores por venta que, a su vez, pondrán a la empresa en una situación de menor liquidez. La empresa generó rentabilidad con sus ventas en este caso, pero tiene créditos comerciales en vez de fondos disponibles.

Una baja en la performance de cobranza también puede generar este tipo de efecto. Los proveedores o deudas comerciales tienen un comportamiento similar, pero con el impacto inverso. Compras a menor plazo o adelanto a proveedores son aplicaciones de fondos que consumen la caja de la empresa. Comprar más barato por un menor plazo de pago genera un resultado o utilidad mayor pero los fondos volverán recién cuando estos productos se vendan y se cobren generando un desacople temporal entre rentabilidad y disponibilidad de fondos.

Otra causa habitual de esta falta de caja son las deudas impositivas y previsionales. Estar pagando una moratoria o plan de pagos es habitualmente una aplicación de fondos por fuera del resultado económico o rentabilidad ya que se están cancelando deudas generadas con anterioridad. 

Las retenciones y percepciones impositivas, por su parte, también suelen ser lugares dónde se aplican fondos y recién estos se liberan al momento de la liquidación impositiva correspondiente. El último punto del capital de trabajo a analizar es el stock de mercaderías o materias primas. Aquí el ejemplo es claro, si la empresa ganó dinero, pero aumentó el stock de mercaderías o materias primas, la rentabilidad quedó allí, y no en la caja disponible. No hay retiros porque la empresa tiene más mercaderías y no dinero en la caja.

Inversiones

Las inversiones no corrientes que realiza la empresa es otro lugar dónde habitualmente se suele "esconder" la liquidez. La compra de un rodado, la apertura de un nuevo local o mejoras en las instalaciones son acciones que consumen fondos de manera directa y que se irán reconociendo como resultado en el tiempo a través de las amortizaciones.

Claramente, una desinversión genera el efecto inverso, por ejemplo, la venta de un rodado o maquinaria generará fondos extras a los producidos por el negocio habitual.

Las inversiones financieras también son una aplicación de fondos habitual. Fondos colocados a plazo fijo o en Lebacs pueden haber generado rentabilidad pero recién estarán disponibles en la caja al vencimiento o bien cuando se decida finalizar o liquidar estas inversiones generando otro descalce temporal entre rentabilidad y liquidez.

Conclusión

A modo de conclusión, tener una empresa rentable es una condición necesaria, pero no suficiente para tener fondos disponibles para retirar. El negocio de forma recurrente suele necesitar un stock de dinero inmovilizado para su operación diaria que técnicamente se lo denomina capital de trabajo, un concepto de suma importancia en la gestión de empresas que muchas veces cuesta entender o internalizar.

Comentarios7
Ezequiel Alvarez
Ezequiel Alvarez 25/11/2017 03:14:21

Se escribe LIQUIDEZ no LIQUIDES

Luis Butierrez
Luis Butierrez 25/11/2017 12:45:52

Se escribe liquidez.

Chris MB
Chris MB 25/11/2017 12:27:57

En la era de la tecnologia y software corrector de ortografia, la decadencia argentina llegó a los titulares de Cronista. Es que no podía ser menos que sus pares de La Nación y Clarín. jajajaja

Lo primero que hay que hacer es reemplazar la liquides por LIQUIDEZ..... qué puede explicar si no sabe escribir bien ni usar el autocorrector del software..... duele a la vista...

Chris MB
Chris MB 25/11/2017 12:24:13

Parece que alguien se ofendió con su sensato pedido y le bloqueó el comentario con basura.

Carlos Q
Carlos Q 25/11/2017 11:06:01

AL QUE HAY QUE "LIQUIDAR" ES AL REDACTOR.....