Indumentaria: fortalezas y debilidades de un sector que no despega

Inaccesible para el consumidor, con menos exportaciones y amenazado por las importaciones. Estas son solo algunas de las características del sector en el presente. 

Un análisis de las importaciones del sector.

Un análisis de las importaciones del sector.

Alicia Hernández, de la Cámara Industrial Argentina de la Industria de la Indumentaria y Afines (CIAI), describe el sector: inaccesible para el consumidor, con menos exportaciones y amenazado por las importaciones.

¿Cómo está compuesto el mercado de la indumentaria?

Es 60% masivo e incluye lo que conocemos de Once, Avellaneda, la Salada y las Saladitas; 8% de la indumentaria que se vende en los supermercados y el resto, marcas que están en los shoppings. Por lo general, estas tercerizan la producción en empresas de confección o talleres; que las hay registradas con el personal regularizado y también están los talleres que funcionan en casas de familia como monotributistas. También está el mundo del Bajo Flores, bastante informal. Los talleres registrados son caros, por lo general las marcas conocidas trabajan con este tipo de talleres y, de todas maneras los controlan.

¿Qué rol juegan hoy las importaciones de producto terminado?

Respecto a 2016, el año pasado las importaciones aumentaron 50,7%. Están al nivel de 2011, pero ese año fue de altísimo consumo y se empezaron a implementar medidas para reducir las importaciones. Ahora el mercado interno está deprimido, el impacto sobre la producción de los costureros de indumentaria es enorme. En noviembre de 2015, con algunas marcas y el GCBA, planeábamos hacer en la zona del Parque Indoamericano un polo de confección porque no alcanzaban los talleres que había para abastecer el mercado. Ese plan se dejó de lado: sobran empresas ya instaladas.

¿Las importaciones son irrestrictas?

Hay como licencias no automáticas, que hace que la importación no sea aún más alta. El procedimiento para sacar la licencia es largo y lentifica la importación. Por otro lado, como traba, en el exterior para conseguir una importación, por ejemplo, de China, tenés que pagar el 30% por adelantado y el 70% restante se paga cuando te embarcan los productos. En cambio a la empresa de confección de acá, le van pagando a 90 días o cuando terminan el producto. El tema de la financiación termina siendo una barrera a las importaciones.

Alicia Hernández, de la CIAI.

¿Cuál es el grado de amenaza de las compras particulares en el exterior?

Lo llamamos Equipaje Acompañado: es entre 3 y 4 veces más de lo que se importó. La gente compra por precio sin mirar la calidad. Tampoco es muy racional porque compran un pasaje aéreo a Miami, paran en un hotel y pagan en dólares. El Equipaje Acompañado y el Puerta a Puerta son un combo que deprime al mercado interno.

¿Por qué acá es cara la ropa?

El 45% lo representa la industria, pero el resto son costos de alquiler, las promos, las tarjetas de crédito y los impuestos. Hay que trabajar sobre los ítems de este último porcentaje para bajar el precio.

¿Las promos bancarias también?

Sí, porque son un engaño. El 30% que descuentan está incluido en el precio. Ese descuento lo absorbe la marca. El consumidor entra a un local y pregunta qué promo hay y si se le contesta que vende de contado, no compra. El Gobierno intentó darlas de baja, pero la reacción fue la contracción de las ventas y se tuvo que volver atrás.

¿Dónde está hoy el negocio?

El negocio es la precarización del sector. Lo formal es tan caro que las empresas se precarizan. En 2015 luchábamos para que las familias que trabajaban en sus casas de la villa salieran de ahí, para ponerlas en un taller, blanquearlas y que tuvieran una obra social. Hoy luchamos por el empleo.

¿Qué se puede hacer?

Estamos trabajando en una Ley de Formalización del Empleo para bajar un 20% las cargas de las contribuciones patronales en la confección. Indumentaria y calzados son los sectores más complicados. El Gobierno está ayudando un poco con el tema las importaciones. Lo que no podemos evitar son las consecuencias de la macro, las tarifas exorbitantes, que inciden en la producción y en el poder adquisitivo.

Comentarios8
Perla Klahr
Perla Klahr 23/05/2018 08:46:59

El Cronista, lobbysta de los empresarios textiles

Osvaldo Jardineria
Osvaldo Jardineria 23/05/2018 06:44:24

Dijo algo interesante sobre los costos que llevan a la precarizacion. Lamentablemente tenemos sucesivos gobiernos con mentalidad de pobre para gobernar que dificulta el desarrollo de la industria y emprendimientos.

Carlos Schwartzer
Carlos Schwartzer 23/05/2018 06:00:56

"Quejas de bandoneon" Ropa cara, de pésima confección, dudoso origen de los talleres (nunca se sabe si hay clandestinos en el medio), burdas copias de moldería. Transformense. Inviertan la que hicieron durante la etapa Moreno y sino cierren

Carlos Piolini
Carlos Piolini 23/05/2018 04:37:34

Lamentablemente la ropa hecha en argentina es berretisima..y cara..trato de comprar importado sin mirar de donde..mas barato y mejor cofeccion..

Perla Klahr
Perla Klahr 11/05/2018 09:22:22

En el resto del mundo también pagan alquiler, venden con tarjeta y seguro que pagan más impuestos que acá porque trabajan en blanco y venden ropa de buena calidad ( no como acá que TODO es berreta) y a menor precio.

geiras
geiras 02/05/2018 09:37:00

Industria textil argentina es PESIMA. Mala calidad, confeccion horrible, basta ver cualquier producto, sean camisas sacos, pauelos, remeras....No se puede defender lo indefendible q encima nos cuesta por recibir exenciones

geiras
geiras 02/05/2018 09:33:29

Increible, pretender defender lo indefendible. La ind textil argentina ES CARA, DE MALA CALIDAD Y PESIMA CONFECCION. Asi d simple. Nunca fue competitiva a pesar de (haber recibido) y recibir exenciones tributarias.

Pedro Iacobucci
Pedro Iacobucci 02/05/2018 07:32:39

Sra. Hernndez: camine y mire las vidrieras, y vea la berretada que se fabrica en Argentina. Un saco masculino de 13.000 $ (!!!) con entretela pegada con burbujitas. No hace falta mucho anlisis...