Impulsar el emprendedorismo

Unas 274 millones de mujeres están al frente de un emprendimiento en 74 países y, en los últimos años, se achicó la brecha de género. Dos argentinas comparten su visión acerca de cómo es lanzar su propia empresa en el país del tango y qué puede hacer el Estado para potenciarlo.

Impulsar el emprendedorismo

Hacia 2016, unas 163 millones de mujeres estaban iniciando o llevando adelante un nuevo emprendimiento en alguno de los 74 países relevados, además de las 111 millones de mujeres que se encontraban al frente de algún negocio ya consolidado, según detalla la última edición del Women’s Entrepreneurship Report, elaborado por Global Entrepreneurship Monitor (GEM). La tasa de actividad emprendedora femenina, de acuerdo al informe, creció un 10% frente a la edición anterior, realizada dos años antes, achicando, así, en un 5% la brecha de género existente entre emprendedores hombres y mujeres.

“Lo que hace falta es capacitación. Poco se habla de emprender, de autogestionarse. Entonces, quienes nos animamos a dar ese paso, muchas veces, nos encontramos con las limitaciones de no conocer muchas cosas asociadas a montar un negocio, como finanzas, publicidad, ventas”, sostiene Alejandra Rey Gay, creadora de ChikiSpa, una firma nacida en 2013 dedicada a la organización de fiestas temáticas para niñas y servicio de spa a domicilio para celebrar cumpleaños.

Con presencia en las provincias de Chaco, Tucumán, San Juan, La Plata, zona sur de Buenos Aires, zona Norte y la ciudad de Buenos Aires, y un sistema de franchising que apuesta a seguir expandiéndose -hoy cuenta con siete franquicias-, Rey Gay comenzó a montar los pilares de su emprendimiento cuando aún trabajaba en relación de dependencia, con una inversión inicial de $ 50.000, que se destinó a comprar los insumos necesarios para realizar los eventos.

“La clave está en la confianza en nosotras mismas y nunca bajar los brazos. Creo que la mayor dificultad a la hora de emprender no es una cuestión de género, sino más bien una cuestión de autoconfianza y perseverancia. Lo importante es informarse y capacitarse permanentemente”, agrega esta emprendedora de 37 años, formada en diseño gráfico y con experiencia en marketing y publicidad.

Un país que incentive

Para Alejandra Faienza, propietaria y cofundadora de DDH Wellness Consulting, un servicio de entrega de frutas frescas para empresas que genera $ 7 millones al año y que espera cerrar 2018 con una facturación de $ 9 millones, faltan planes desde el Estado con personas “verdaderamente capacitadas y, sobre todo, que hayan pasado por la experiencia” que ayuden a incentivar el emprendedorismo femenino en el país.

La firma, nacida en 2010 con el nombre de Directo de Huerta y que hoy emplea a 15 personas, ofrece cuatro unidades de negocio: DDH contempla el área gastronómica, corporate fruits, snacks y catering saludables; Wellness, que incluye programas de bienestar, en los trabajan con una coach; franquicias y nomas de gestión de calidad. De cara a lo que queda del año, Faienza, que cuenta con 150 clientes repartidos entre las distintas unidades de negocio, comparte que se encuentran abriendo su primera oficina Wellness en Chile, donde ofrecerán los programas de bienestar con coaching in company.

Al pensar en las primeras trabas que debió enfrentar, Faienza, quien se desempeñó durante 20 años en el área Comercial de compañías multinacionales, detalla: “Problemas siempre hay. Desde inflación, clientes con mayor demanda de exigencia, competidores, transformarnos en una empresa sin inversión externa y luego ir, año tras años, transformándonos dentro del wellness para encontrar nuestro camino”.

Por su parte, Rey Gay recuerda que la falta de organización del negocio, que comenzó a crecer rápido, la llevó a cometer algunos errores, como confirmar más de un evento en un día. “La solución fue implementar tecnología creada especialmente para ChikiSpa, con una plataforma que nos permite visualizar los eventos, las zonas, asignarlos, y mucha información útil para realizar los eventos con efectividad”, comparte. Y agrega: “La demanda excesiva de nuestros servicios en zonas a las que no podíamos llegar por cuestiones de distancias, nos impulsó a la creación del sistema de franquicias”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar