Exportar, el manotazo para sobrellevar la crisis

Las pymes tienen actualmente deudas por $ 250.000 millones, la mitad de ellas es con la AFIP y el resto con la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA). Especialistas recomiendan poner el foco en otros mercados.

Exportar, el manotazo para sobrellevar la crisis

En la Argentina, más del 80% del universo empresarial está conformado por pymes, las cuales hoy navegan en aguas turbulentas, azotadas por los aumentos en las tarifas de los servicios públicos.

Como si eso no fuera poco, la escasa posibilidad de acceso al crédito complica aún más su posibilidad de crecimiento, por lo que la financiación con cheques y descubierto bancario se acentúa en este contexto, donde tratan de capear las altas tasas de interés.

Esta situación no pasa inadvertida en el Gobierno. El secretario de la Pequeña y Mediana Empresa de la Nación, Mariano Mayer, admitió que “el financiamiento es hoy una cuenta pendiente gigante. No solo porque acceden pocas pymes, sino porque el sistema financiero es chico”. Además, durante el primer seminario Bank Pymes, remarcó que el financiamiento representa el 15% del PBI, siendo de los más bajos del mundo. “De eso es muy poquito lo que le toca a las pymes”.

“Las pymes están en terapia intensiva”, aseguró el secretario de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Alberto Kahale, quien reclamó que se cambie el rumbo económico.

Desde CAME revelan que las pymes tienen actualmente deudas por $ 250.000 millones, la mitad de ellas es con la AFIP y el resto con la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA).

“Necesitamos que el Banco Central baje los encajes de los bancos privados y provinciales y se hagan cargo de esa deuda refinanciándola a plazos y tasas razonables, de 10 años y 24% anual”, solicitó el Secretario.

En ese contexto, la banca pública sale a ofrecer algunas posibilidades de financiamiento que si bien impulsan el crecimiento del sector pyme también pueden ser una herramienta adicional para paliar la tormenta actual.

Mirar fronteras afuera

Con el foco puesto en la exportación como una de las actividades que en un contexto de devaluación podría darle un poco de aire a las pequeñas empresas, el Banco de Inversiones y Comercio Exterior (BICE) ofrece créditos con 60 meses de plazo de repago. De esta manera, la pyme cuenta con un tiempo de gracia para generar nuevos ingresos y con ello poder pagar su deuda y así no estresar su capital de trabajo.

“Desde el BICE tenemos alianzas con más de 300 Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR)”, precisa el gerente comercial de Banca Empresas, Eduardo Cirilli quien además destaca que para que las pymes puedan exportar se lanzó un programa “a través del descuento de factura, a tasa Badlar de bancos privados de más 100 puntos básicos”.

Por su parte, el economista jefe del Banco Ciudad, Alejo Espora, también ve en el comercio exterior una oportunidad clara para el desarrollo de las pymes. “Sacamos el pie del acelerador del segmento de grandes empresas y nos focalizamos en las pymes”, indicó.

Por ello, ofrecen una línea destinada a la primera exportación a tasa cero, para los nuevo clientes y la posibilidad de extender dicho beneficio a quienes ya tomaron una línea de crédito.

A ello se suman los convenios que posee la entidad financiera con alrededor de 20 SGR para prefinanciación de exportaciones a las pymes que no tengan convenios con bancos. Por otro lado, también cuenta con una línea con una tasa de 4% anual y hasta 2 años de plazo, para financiar capital de trabajo en dólares.

Con el mismo foco, el Banco Provincia apunta a los mercados externos. “El dólar en torno a los $ 40 es atractivo para permitir a las pymes lanzarse a exportar y esto es acompañado por el Programa Mi Pyme Productiva Primera Exportación del Bapro”, puntualiza la subgerente de Comercio Exterior de la entidad financiera, Karina Chiffel.

“El objetivo es acompañar a todas las pymes procesadoras y productoras de bienes. Son tiempos difíciles, donde el producto tiene que estar a la medida del cliente”, destacó

El Banco Nación, en cambio, es más específico si de producción se trata, ya que el organismo atiende prioritariamente al sector agropecuario, luego al de comercio exterior, y después al resto de los segmentos de la economía.

“El financiamiento del Nación apunta al fortalecimiento de las economías regionales. Del total de la cartera de préstamos del banco, el 69% son pymes. De ese universo, el 44% pertenece al sector agropecuario y del comercio”, detalló el jefe principal de Gestión Comercial de Empresas, del Banco Nación, Sergio Caporale. “Las pymes son por carta orgánica del banco, objeto prioritario y objeto financiero”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar