El negocio de organizar una boda en apenas unos clics

Los novios ahora buscan alternativas ágiles y prácticas, y, sobre todo, online para dar el "sí". Las oportunidades para los pequeños empresarios y emprendedores y los nuevos jugadores. 

Pequeños y medianos empresarios resultan beneficiados por esta nueva tendencia, en la que predominan las herramientas online y las ventas exprés.

Pequeños y medianos empresarios resultan beneficiados por esta nueva tendencia, en la que predominan las herramientas online y las ventas exprés.

Tradicionalmente, la preparación de una boda implicaba atravesar muchas etapas distintas, cada una con idas y vueltas, desde la elección del salón, el vestido, los accesorios, hasta la luna de miel.

Pero esto cambió. Los novios de hoy, y en particular las novias, privilegian alternativas que les permiten tener todo resuelto de la forma más práctica. Pequeños y medianos empresarios resultan beneficiados por esta nueva tendencia, en la que predominan las herramientas online y las ventas exprés. Eso sí, la clave del éxito es la misma de siempre: brindar servicio y saber escuchar a los clientes.   

"Los tiempos acelerados que corren obligan a las parejas a resolver la organización de su casamiento de forma online, mientras siguen con sus obligaciones cotidianas", asegura Macarena Martínez Picabea, responsable comercial de Casamientos Online, el primer portal para novios de la Argentina, creado en 1998, que actualmente recibe 7000 visitas diarias de novios que con solo algunos clics acceden al detalle de la oferta de los 1500 proveedores listados en 45 rubros, desde salones hasta fotógrafos y maquilladores, pasando por servicios de catering

"Internet les dio a las empresas de este marcado una oportunidad, se agrandó el juego. Antes accedía al contacto con el novio solo quien tenía una amplia trayectoria y nombre reconocido o aquel que podía pagar una publicidad en una revista. Hoy, todos compiten por igual, quienes tienen grandes estructuras y también los profesionales independientes con gran talento", explica Martínez Picabea. 

En Casamientos Online, participan por igual grandes empresas, pymes y pequeños emprendedores, todos con la misma posibilidad de publicar fotos, videos, textos, testimonios de exclientes y el detalle de todos sus productos. "Este cambio cultural hizo que el mercado se profesionalice muchísimo", añade la profesional.

Se trata de un mercado que en 2015 facturaba más de $ 2150 millones sin incluir el gasto de la lista de regalos, que es de unos $ 100.000 por 100 invitados, de acuerdo con estimaciones del portal. "La situación económica del país impacta siempre en estas cifras, la inversión por invitado siempre se acomoda al contexto económico general, pero vemos que 2018 está en alza", detalla Martínez Picabea. 

Cecilia García, su hermana Victoria y su amiga Sol Honeker conforman Trihada, un emprendimiento de accesorios y joyería para novias que encontró en la web y en las redes sociales la clave para insertarse exitosamente en el rubro novias.

Los novios de hoy, y en particular las novias, privilegian alternativas que les permiten tener todo resuelto de la forma más práctica.

Después de algunos años de trabajar en la venta por consignación de bijouterie, en 2009, a partir de un pedido de una amiga que se casaba, decidieron enfocarse específicamente en novias. "Empezamos a pensar en cómo llegar a ellas y lo primero que hicimos fue pagar una producción con una revista especializada, que nos trajo algo de movimiento a nuestra web, pero no estábamos convencidas. Después, encontramos que había portales que eran gratuitos y nos anotamos en Casamientos Online. Fue el punto de quiebre, enseguida empezaron a llegarnos consultas de todo el país", detalla García.

Casi una década después, las consultas les llegan no solo desde su sitio web o desde Casamientos Online, sino también por Facebook, Instagram y Whatsapp. García asegura que a través de la actualización permanente lograron incluso reducir la brecha en el nivel de ventas de los meses de baja y alta demanda. Trihada ofrece tocados desde $ 500 y un stock permanente de productos listos para llevar y también para compras online, muy solicitado por las novias del interior del país. 

Sin embargo, lo que distingue a Trihada son sus productos personalizados. "Hay novias que vienen 15 días antes de la boda y se llevan algo de lo que ya tenemos hecho pero, en general, entre un primer contacto, en el que definimos con ella lo que quiere, hasta que le entregamos el producto terminado, pasa más o menos un mes", señala su fundadora. "La opción de que sea personalizado, y sin sumarle por eso ningún costo extra, es clave. Todo se trabaja, se conversa, y estamos disponibles para ellas, ofreciéndoles nuevas ideas y escuchándolas", agrega.

Las claves del éxito

Más allá de que se trabaje en línea, vía chat, mail o Whatsapp, el diálogo fluido y asegurar cercanía con el cliente sigue siendo central para el éxito del negocio. 

Josefina Obarrio lleva 24 años concentrada en conocer a las novias y en adelantarse a sus demandas. Hoy diseña vestidos, pero empezó abocada a la venta de atuendos usados en un garage en San Isidro, algo que hace seis años trasladó a Novias al Garage Online, buscando dar respuesta a las nuevas necesidades de sus clientas. 

Más allá de que se trabaje en línea, vía chat, mail o Whatsapp, el diálogo fluido y asegurar cercanía con el cliente sigue siendo central para el éxito del negocio. 

"La ilusión de las novias es encontrar algo ya hecho que les quede bien, y si está acompañado de un buen precio, mucho mejor. Pero lo que priorizan es la practicidad a la hora de resolver las cosas", explica. 

El paso a herramientas digitales para Obarrio fue un camino lógico. "En mi caso, los vestidos usados empezaron a tener tal masividad, tal volumen, que el mejor lugar para ellos era la web, en un perchero online, y no en un lugar físico", señala, y menciona: "Siempre me gustó avanzar sobre las necesidades que voy viendo en las novias. Cuando empecé a vender vestidos usados lo hice porque veía que querían probarse los vestidos y buscar precio, y cuando empecé con lo online fue porque me quise adelantar a lo que en ese momento las novias empezaban a buscar". 

En Novias al Garage, se consiguen vestidos a partir de $ 6000, en general, los precios de venta son de la mitad de su valor original. El portal sirve de intermediario entre quienes quieren vender y las que buscan comprar vestidos. Por $ 500 se puede publicar un aviso de venta que queda en línea por seis meses. Los más demandados para 2018 son los vestidos importados y los diseños con bordados y transparencias, de acuerdo a lo informado por la empresa. 

El gran desafío

En cuanto a los plazos de la compra-venta, Obarrio destaca que lo más común es que una novia empiece a ver vestidos seis meses antes de la fecha de la boda, pero que algunas, las más osadas, se deciden con tan solo un mes de anticipación. "Las chicas de hoy tienen el ojo muy entrenado en lo referente a las imágenes, usan mucho Pinterest y cuando van a buscar sus vestidos, siempre están con el celular en la mano y llegan con algo bastante en claro sobre qué es lo que va con sus estilos", explica la emprendedora.

Internet les dio a las empresas de este marcado una oportunidad, se agrandó el juego.

"Recibimos las consultas de ambas partes y brindamos asesoramiento sobre cómo describir el vestido en venta, qué datos va a necesitar la interesada, y también sobre servicios de limpieza y arreglo. El servicio tiene que estar siempre presente cuando uno vende el vestido, no es entregarlo y punto, debe haber soluciones y respuestas a las inquietudes de las novias", detalla Obarrio y señala que, más allá de las cuestiones técnicas propias de la plataforma que dirige, el desafío más grande en el mundo virtual es el mantener siempre el contacto cercano con las clientas. "Trato de contestar cada consulta siempre como si estuviera hablando cara a cara con la persona en cuestión", asegura.

El amor, en cifras:

11.000 casamientos se realizan anualmente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

48.000 se hacen por año en la Provincia de Buenos Aires.

$ 80.000 es lo que se invierte, en promedio, en la fiesta.

$ 2150 millones es la facturación anual en el mercado de casamientos en ,la Argentina.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar