El biodiésel espera reglas de juego más claras

Actualmente, existen 25 plantas en el país orientadas al mercado interno que aguardan reglamentaciones antes de que finalice el año. Desde la cámara que nuclea al sector, aseguran que se encuentran en diálogo permanente con el Gobierno.

El biodiésel espera reglas de juego más claras

Tras un 2017 de inestabilidad para las pymes que elaboran biocombustibles, las compañías del sector se muestran optimistas con respecto a lo que queda de 2018. Estas pequeñas y medianas empresas se focalizan en el mercado interno y se perfilan como un componente relevante dentro del negocio de los combustibles. La producción de biodiésel surge como un eslabón al final de la cadena de valor de la soja y permite reducir la importación de gasoil.

En la actualidad, la estructura empresarial del rubro se encuentra segmentada en dos grupos: las grandes empresas producen para exportar, mientras que las pequeñas y medianas firmas abastecen el mercado interno.

La industria pyme de biodiésel se encuentra localizada, principalmente, en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe. Con un total de 25 plantas en la Argentina, la capacidad de producción alcanza 1,12 millones de toneladas de biodiésel, equivalente al 24% de la capacidad instalada a nivel nacional.

Cabe recordar que, a finales del año pasado, el Ministerio de Energía estableció un nuevo precio para el biodiésel, sin seguir la fórmula que estaba vigente en aquel momento, lo que representó un recorte cercano al 4,5%. En ese entonces, las empresas afectadas denunciaron que el Estado ponía en jaque a los productores pyme.

"Finalmente, creemos que, después de un largo período de modificaciones, encabezado por el Gobierno anterior y el actual, se están reacomodando las cosas. Esperamos que en lo que resta de 2018 ya estén las reglamentaciones estabilizadas", señala Tomás Lorda, vicepresidente de la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustible (Cepreb).

En relación a lo que sucede con el Gobierno nacional, Lorda comenta que, si bien el año pasado el sector sufrió cambios abruptos e inesperados, la relación con los dirigentes del oficialismo está mejorando y se mantienen charlas permanentes.

Su impacto en la actividad económica

De los 9.366 empleos generados a lo largo de la cadena de valor, 1.553 son originados por la industria pyme. La cadena aporta $ 3.031 millones, de los cuales el 85% del total forman parte de impuestos nacionales. Por su parte, la industria pyme aporta $ 1.402 millones. Según Cepreb, el biocombustible genera un ahorro anual de divisas en el orden de $ 265 millones. "Por cada tonelada de biodiésel producido, se evita importar una tonelada de gasoil", comenta Lorda.

El agregado de valor al aceite de soja en la Argentina se direcciona en dos sentidos. Por un lado, es una cuestión estratégica en cuanto al aprovechamiento de la materia prima que el propio país produce, junto a las inversiones, el empleo y la actividad económica que genera. Al mismo tiempo, representa un plan para diversificar la matriz energética, ahorrando divisas, al sustituir importaciones de gasoil, y contribuyendo a la sustentabilidad del ecosistema bajo el paradigma de un desarrollo sostenible.

"El impacto del biodiésel es equivalente a que se sembrara una vez y media la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con eucaliptos o 800.000 vehículos salieran de circulación. Los beneficios son múltiples, desde el desarrollo regional hasta el impacto ambiental. También, se relaciona con acortar la salida de divisas del país porque con biodiésel no hace falta importar gasoil. Los biocombustibles son un programa que cierra por todos lados", destaca Lorda.

Cuestión de precio

Por otro lado, el profesional explica que el precio del biodiésel no tiene relación alguna con el valor del petróleo, sino con el del aceite. En tanto, afirma: "En algunos momentos, el precio aumenta a la par del petróleo y, en otros casos, la relación es inversa".

Los aportes y las contribuciones socioeconómicas de la industria pyme de biodiésel por cada punto porcentual de corte (1%) equivalen a u$s 32 millones de ahorro de divisa, $ 113 millones de aporte tributario, un valor agregado por $ 257 millones, inversiones equivalentes a $ 301 millones y una masa salarial anual de $ 19 millones.

Desde Cepreb, aseguran que existe un gran potencial para seguir aumentando la producción, respaldado por una demanda estable del mercado interno, con un corte del 10% con gasoil, teniendo en cuenta que el 31% de dicho combustible utilizado en el país es importado.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar