Día del Amigo: ocho historias de negocios con "hermanos que se eligen"

El 20 de julio se celebra el Día del Amigo en la Argentina y ocho casos, muy diferentes entre sí, comparten su mirada sobre las ventajas y desventajas de comandar negocios y emprendimientos con aquellos “hermanos de la vida”.  

Día del Amigo: ocho historias de negocios con

Muchas veces, el germen de un buen negocio es una gran amistad. Y, en vísperas del Día del Amigo, una fecha que se celebra el 20 de julio en la Argentina, algunos emprendedores y empresarios compartieron cuáles son las ventajas y desventajas, entre anécdotas de color, de llevar adelante sus compañías de la mano de aquel “hermano o hermana que se elige”.  

Comercio justo, rico y saludable 

Nadia Javkin, ingeniera, y Melanie Wolman, contadora y cocinera, comandan The Food Market, una plataforma online a través de la cual comercializan alimentos saludables elaborados por más de 300 productores locales, fomentando así el comercio justo. Entre otros, venden lácteos, bebidas, snacks, así como productos de alacena, huerta y carnes. 

Las ahora socias se conocieron en 2013 en un centro cultural, desde donde mentoreaban a otros emprendedores dentro del expertise de cada una, y dos años más tarde lanzaron su propio negocio, con el que hoy emplean a 10 personas.

“La vida nos llevó a unirnos. Nos fuimos de viaje juntas a Israel a conocer startups y volvimos fascinadas con la idea de emprender, queríamos meternos en el mundo tecnológico y con impacto social, pero que fuera rentable y escalable”, comparte Wolman. 

Y agrega: “Nos parecemos en dedicación y en que trabajamos codo a codo; es admirable encontrar a alguien que sepas que está ahí dedicado con mucha fuerza al emprendimiento”. Wolman reconoce que también se complementan en las áreas: Javkin se encarga de todo lo relacionado a operaciones, procesos y logística, mientras que ella se vuelva por marketing, ventas, alianzas y conexión con la experiencia de usuario. 

Melanie Wolman y Nadia Javkin crearon The Food Market en 2013.

Las socias creen que las empresas tienen que ser transparentes y eso se refleja en todos los aspectos del negocio. “Nadie se tiene que ofender por decirte la verdad si eso significa una mejora para la firma, quizás con un amigo cuesta más que con un socio, que solo es socio. Entre las ventajas de trabajar juntas, más allá de que es divertido y es ameno, es que nos acompañamos; los viajes juntas para visitar productores es un placer”, aseguran. 

La pandemia, y la necesidad de aislamiento, disparó las compras online, y en especial las de alimentos, así que Wolman y Javkin, que tuvieron un pico de pedidos en marzo y abril, ya analizan expandir The Food Market hacia otros mercados el año que viene. "Fue un desafío cumplir con la alta demanda, pero trabajamos mucho para lograr dejar contentos a los clientes y trabajar de forma responsable, esto se vio reflejado en un aumento en las ventas”, dice Wolman. 

Tradicional y dulce 

Establecimientos San Ignacio, una compañía que se dedica a la producción de dulce de leche, queso crema y queso azul y que cerró 2019 con ventas por $ 1200 millones, está liderada por otros dos amigos, Alejandro Bertin, hoy CEO, y Alejandro Reca, CFO, quienes –junto a Diego Temperley- se hicieron cargo de la empresa en 2013, aunque la compañía nació en 1939.  

Con dos plantas en la provincia de Santa Fe, desde las que procesan 32 millones de litros de leche, San Ignacio es la principal exportadora de dulce de leche de la Argentina y segundo exportador de queso azul, llegando a países como Chile, Brasil, Canadá, Estados Unidos, Israel, Nueva Zelanda y la Unión Europea (Alemania, Reino Unido y España, entre otros).   

Ambos ingenieros agrónompos, Bertin y Reca se conocieron en la Facultad de Agronomía de la UBA, en 1982. “Recuerdo que en el primer día de clases, Ale me dio una lección de humildad. 'Che, no es tan fácil el examen de ingreso, a mí me bocharon el año pasado', me dijo. A partir de ahí forjamos una amistad que nos une hasta el día de hoy. Después nos recibimos de buzos en CUBA (Club Universitario de Buenos Aires)”, recuerda Reca. 

Alejandro Bertin, CEO de San Ignacio.

En 2011, se les presentó la posibilidad de gerenciar San Ignacio, que pertenecía a un grupo lácteo francés y los números eran poco alentadores. “A fin de 2012, Ale viaja a Francia y los galos le proponen venderle la empresa. Al principio, nos parecía una locura. Ale no tenía el dinero y la empresa era un volcán, con un entorno muy complicado. Me acuerdo que nos sentó a mí y a Diego, que también gerenciaba la firma con nosotros, y nos pidió acompañarlo. Era una de esas oportunidades que se cruzan una vez en la vida. Fueron seis meses de excels, planillas, cuentas, charlas… pero finalmente en julio de 2013 decidimos adquirir la compañía, todo con recursos propios”, recuerda. 

Desde que llegaron a San Ignacio, los amigos hicieron un reposicionamiento muy importante de la marca para poder acceder a financiamiento y encontrar nuevos canales de distribución. La firma, que hoy emplea a 125 personas, pasó de exportar unas 600 toneladas de dulce de leche en 2013 a casi 1000 cinco años más tarde. En los últimos dos años invirtió u$s 2,5 millones y continúa con su plan de expansión, analizando mercados como el vietnamita, el chino y el indio. 

Alejandro Reca, CFO de San Ignacio.

En el paso de amigo a socios, Bertin y Reca apelan a “la seguridad psicológica”, resultante de la amistad. “La clase de amistad con Ale garantiza que nuestros conflictos siempre sean de un carácter productivo y no destructivo. La clave es no discutir, pero sí marcar las diferencias en forma fuerte, con confianza y sin miedo. En lo laboral, sabemos que los dos queremos los mejor para San Ignacio; y en lo personal, también sabemos que uno quiere siempre lo mejor para el otro”, afirma Reca. 

Y, como cierre, comparte una anécdota de color: “En acción de agradecimiento, con uno de nuestros amigos en común, caminamos hasta Luján. Fue durante un 'sábado no de peregrinación'. Y caminamos de más, nos pasamos. Así fue cómo compartimos una experiencia que, para mí, fue única”, concluye. 

A la conquista de los congelados 

Frizata, una compañía dedicada a la producción, comercialización y distribución de alimentos congelados, como cebolla, zanahoria, choclo, brócoli, pizzas, rebozados y diferentes opciones de carnes, hace poco incorporó una línea de productos prant based (100% sin componente cárnico), así como nuggets que tienen el gusto y la textura del pollo pero que son vegetarianos y hamburguesas con textura de carne, sin componente animal.  

“El aislamiento tuvo un impacto positivo en la compañía. Hoy, los consumidores necesitan opciones prácticas y seguras para resolver su comida de todos los días y Frizata les ofrece una variedad de 40 productos congelados que piden online, los reciben en su domicilio”, dicen Adolfo Rouillón y José Robledo, fundadores de la firma que opera en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, La Plata, Rosario y Córdoba, que planifica su desembarco en Córdoba para mitad de año y en Brasil, hacia fin de 2020.  

Rouillón y Robledo, también emprendedores Endeavor, llevan más de 25 años de amistad. Se conocieron en la Universidad Austral y, si bien no eran del grupo de amigos, eran compañeros. “Nos hicimos amigos a partir de Amtec, una software factory que fundamos hace 20 años. Ese fue el primer emprendimiento que llevamos adelante juntos”, comparten. 

José Robledo y Adolfo Rouillón ya fundaron tres empresas juntos. 

En 2008 crearon Congelados del Sur, una empresa de desarrollo de alimentos congelados para grandes compañías alimenticias y cadenas de supermercados. Frizata, la tercera firma que crean juntos, nació en 2019 a partir de la experiencia emprendiendo en la industria de los alimentos y en tecnología. 

La clave de una sociedad de negocios de tantos años pasa por tener muy sólidos los cimientos de la confianza, una comunión de valores y una visión común: eso es la única manera que te permite avanzar y lo sabemos. Con José siempre soñamos con hacer cosas grandes, que mejoren la vida de millones de personas, que tengan un gran impacto”, comparte Rouillón. 

Por su foco de negocio, la pandemia impactó positivamente en sus ventas. “Durante los últimos cinco meses, multiplicamos nuestras ventas por 10. En mayo, llegamos a superar los 800 pedidos por día. Como parte del aumento de la demanda, tuvimos que crecer rápido y sin aviso: pasamos de disponer 4 vehículos por día a más 40 para cumplir con los tiempos de entrega a domicilio”, comparten los creadores de Frizata, que esperan cerrar el año con una facturación de más de $ 500 millones. 

Entre copas 

Hace un año, Lucila Sidero, Sofía De Anna y Romina De Feo crearon Vino con Amigas, una comunidad de mujeres conectadas a través del vino, que ofrece diferentes tipos de experiencias. “Arrancamos llevando la experiencia a domicilio, con catas de vino divertidas, para grupos de amigas. Nuestra idea es acercar el vino, generar espacios de confianza para aprender de este mundo de una manera diferente”, comentan las socias. 

La cuarentena las forzó a la ofrecer catas de forma digital y a potenciar la venta en su  tienda online de vinos, en la que ofrecen etiquetas poco conocidas, muy de nicho. “Empezamos a sumar catas privadas, catas de cumpleaños y fechas especiales. Por ejemplo, festejamos el 9 de julio con una cata de vinos norteños y empanadas tucumanas”, comparten. 

Sidero y De Anna se conocen desde que tienen cuatro años, cuando iban juntas al jardín de infantes. A De Feo la conocieron en 2010, que se sumó al grupo de amistades. Pasar de ser amigas a socias se dio de un modo orgánico.  “De hecho, creíamos con amigos no había que asociarse. Nos daba miedo mezclar amistad con negocios, pero la realidad es que fluyó porque desde un primer momento establecimos cuál era el 'territorio' de cada una y que a su vez esto era un equipo”. 

  “Lo importante de emprender con amigos es hacer equipo y no perder esos valores o complicidades que uno tiene con sus amigos. Algunos fracasan por avaricia, soberbia o 'ventajismo. Hay que entender que somos un equipo y´, sin el otro, no podría funcionar de la misma manera”, comparten las amigas. 

Pioneros en “zoomples” 

 

En 2011, los actores Sebastián Brax y Diego Pérez McCartney comenzaron a darle forma a Universeros, un emprendimiento con el que producen, actúan y generan shows y videos para eventos sociales y empresariales, con espectáculos de humor, bandas de covers y animación en general. Aunque están basados en la Ciudad de Buenos Aires, hicieron presentaciones en varias ciudades del país, desde Salta a Comodoro Rivadavia, y hasta en Miami, Estados Unids.  

Se conocieron en un taller de teatro en 2008. “Los profesores nos pusieron a hacer una obra juntos. Quizás vieron que había algo en la dupla. O quizás fue casualidad. En ese momento el teatro era un hobbie, algo que hacíamos después de la oficina. Ninguno hubiera imaginado que en unos años íbamos a estar dedicándonos a hacer un poco más feliz a la gente”, comparten. 

La dupla de Universeros desarrolló shows para "zoomples".

La cuarentena los llevó a ser más creativos y los obligó a pensar y sumar nuevas unidades de negocio. "Cuando empezó la cuarentena estábamos en plena época de eventos, marzo es temporada alta para nosotros. Pero tuvimos que darle impulso a lo que podíamos hacer virtualmente, como los videos y el show virtual. Nos encontramos con la novedad del zoomple, que son festejos por videollamada. Es una modalidad nueva y por suerte la gente se suma con buena onda, participa por chat y hace palmas con emojis", comparte Pérez McCartney. 

 “La transición de amigos a socios se dio naturalmente, y por suerte tenemos mucha química juntos y funcionamos bien en el escenario, el trabajo y la vida”, asegura Brax. Y ambos, en el día a día, se complementan: “Seba pisa el acelerador a fondo y yo voy frenando de a poco, creo que nos complementamos bien. Hasta ahora fuimos avanzando sin chocar”, agrega Pérez McCartney, y recuerda una anécdota de la que todavía se ríen: “En 2017 se nos ocurrió filmar una parodia del tema La Bicicleta. Recorrimos todo el vial de Vicente López en bici vestidos de Carlos Vives y Shakira. Cuando estábamos grabando las últimas tomas apostamos que Seba no podía hacer un truco saltando desde un banco, pero sí se animó y salió volando él, la bicicleta y la peluca de Shakira. El blooper resultó lo mejor del video". 

 
De fotografía “a la gorra” a terapéutica 

 

En 2017, Mabel Curutchet y Luciana Lozano dieron forma a CyL fotografía, un emprendimiento que tiene dos ramas: una fotográfica (fotos de eventos, books, desfiles y todo trabajo común de un fotógrafo) y una terapéutica, uniendo sus profesiones de base, fonoaudiología y psicopedagogía, dado que realizan fotografía terapéutica con niños, adultos y adultos mayores. 

Curutchet y Lozano se habían conocido en un curso de fotografía que hacían en la República de los Niños de Gonnet. “Fluyó naturalmente. Sacábamos fotos por placer juntas y un día nos propusieron cubrir un casamiento: esa situación nos llevó a pensar en algo más formal, dado que ambas teníamos otras profesiones. CyL fotografía era un complemento y fue creciendo. Nunca sentimos que hubo un quiebre de pasar de un vínculo a otro”, recuerdan. 

Mabel Curutchet y Luciana Lozano lideran CyL Fotografía.

La pandemia impactó de lleno en el negocio, que al inicio empezó como fotografía “a la gorra”. Pero, lejos de darse por vencidas, optaron por realizar algunos talleres de forma online. “Pudimos hacer virtual uno de nuestros talleres de fotografía terapéutica, con lo cual vamos a armar nuevos grupos para la segunda parte del año; estamos iniciando la escritura de nuestro primer libro de fotografía terapéutica y esperamos poder retomar los eventos que solíamos tener: desfiles, muestras de cierre de año, salidas fotográficas", agregan. 

 
Entre fotos y diseño gráfico

Se conocieron hace algunos años, durante una convocatoria que llevó adelante el municipio de General San Martín para cubrir un desfile por el 25 de mayo. Desde ahí, vieron que compartían la misma pasión por la fotografía y un día, mate de por medio, decidieron emprender juntas. Romina Mansilla y Mariela Morán comandan, desde 2018, RM Producciones Fotográficas, que ofrece servicios de fotografía y diseño gráfico. 

“Somos emprendedoras natas, nos encanta la libertad de movimiento y la fotografía te da esa cuota de creatividad que el espíritu necesita, eso es lo que tratamos de transmitir en cada trabajo que nos toca realizar. En mi caso con el diseño gráfico le doy esa cuota de creatividad y diferenciación a los proyectos y Mariela se ocupa del más mínimo de los detalles para que todo salga como lo planeamos”, comparte Mansilla. 

La confianza es el pilar de su trabajo. El comienzo de la pandemia fue difícil, ya que muchas de las fechas que tenían programadas se tuvieron que reprogramar. “Pero luego logramos reconvertirnos con trabajos de impresiones y fotolibros”, agrega. 

Romina Mansilla y Mariela Morán, de RM Producciones Fotográficas.

La comunicación como punto de unión 

“Esta es la improbable historia de amistad entre una brasileña, que vive en São Paulo, que es abogada hace casi 30 años, y que le encanta leer y escribir, y un argentino, que vive en Buenos Aires, que también es abogado, pero lleva años también como periodista, y a quien también le encanta leer y escribir”, así presenta su historia Marcella Bisetto

A los 45 años, decidió comenzar a estudiar español. Fue pasión. Estudió con avidez. “Leí varios libros, vi películas y decidí crear una página en el Instagram, llamada "una mamá de Brasil", en la que comencé a escribir solo en español”, cuenta. 

Como resultado de una de sus publicaciones, en noviembre de 2018, recibió un mensaje de Gastón Passeggi Aguerre, en el que decía que se había reído mucho con su nota (que describía a su esposo, cirujano cardíaco, bañando a su bebé). En ese mensaje, Gastón se presentó, dijo que tenía una página de turismo, y que, si estaba interesada, podría escribir una nota que la publicaría. 

“Hasta hoy recuerdo mi alegría. ¡Escribir para un sitio web argentino! Un enorme honor, orgullo y placer. Y así que, días después de nuestro primer contacto, mi artículo se publicó en la página del sitio web de Turismocero.com. Este fue el primero de muchos”, agrega. 

En febrero de 2019, publicó su primer libro en Brasil, Diário da mami, y eligió a Gastón para escribir el prólogo. No podría haber hecho mejor elección. “El año pasado, estuve en Buenos Aires para mejorar mi español en una escuela maravillosa, una oportunidad en la que hice nuevos amigos, conocí personalmente a mi amigo periodista y fortalecí aún más mis lazos con ese país que tanto amo”, comenta. 

Marcella Bisetto y Gastón Passeggi Aguerre

“Pero la parte más especial aún estaba reservada: Gastón me invitó a participar con él en un programa de radio llamado Canal Mujer, que se transmite todos los viernes en Radio Soft, una FM de Catamarca. Desde los primeros minutos "en el aire", descubrí mi nueva y definitiva pasión: hacer radio. Es maravilloso, en cada entrevista, poder conocer gente y sus historias. Y así, cada semana, Gastón y yo fortalecemos nuestra amistad y nuestro vínculo profesional”.  

  

  

  

Shopping