Del "smart" al "low cost", los formatos de franquicias que trajo la pandemia

Del

El mundo de las franquicias se caracteriza, entre otros aspectos, por tratarse de un modelo que siempre se encuentra innovando. En este sentido, crea distintos formatos para sus negocios, genera empleos, ofrece beneficios a los inversores, expande las marcas, favorece y estimula al mercado interno, minimiza los riesgos del negocio propio, entre otros. Sin embargo, también es creativo, porque tiene propuestas diferentes de acuerdo los contextos dados.

Ya conocidas, durante el ASPO decretado por la pandemia del Covid-19, se crearon las famosas "telefranquicias", también conocidas como franquicias de garage. Se trata de un formato de baja inversión, de negocios que operan por web y plataformas digitales, que permiten empezar a trabajar en muy poco tiempo y que además no requieren poner un local a la calle.

Del mismo modo, salieron al mercado los grupos de inversión a través de puntos de expansión, donde un grupo de inversores abonan un costo mínimo por el valor de la franquicia y son dueños en sociedad de varios locales de una misma marca, la cual administra y trabaja esos locales y los socios inversores reciben ganancias.

Formatos de esta época

Existen las franquicias conocidas como "smart-cost (de costo inteligente)" y las franquicias llamadas "low cost (de bajo costo)".

Las franquicias "smart-cost" son así denominadas ya que son franquicias de bajo costo pero debido a que su ahorro radica en otros elementos que no son de producto: los productos en sí mismos son de altísima calidad, pero los locales son pequeños, son de uno o dos empleados por negocio y, mayoritariamente, sus herramientas de difusión se hacen por Internet. Un ejemplo es la firma heladera Créme Riche.

Sin embargo, las franquicias "low-cost" son aquellas en las que el bajo costo se plantea en todos sus aspectos: desde el costo de los productos, hasta el armado de locales y la cantidad de empleados. Ejemplo de esto es la marca Sale 50, un bazar que comercializa todos sus productos por un valor de $ 50.

Así es como el sistema de franquicias se adapta a los contextos y presenta posibilidades para todo tipo de inversores y emprendedores que quieren insertarse en un mercado interno activo, en una relación interdependiente con las marcas y coparticipar de la expansión de negocios rentables y nacionales a través de todo el territorio. Este sistema abre posibilidades a todo tipo de emprendedores e inversores y así es como se retroalimenta y crece año tras año.