Corralones, un sector que le gana a la crisis

Desde el rubro estiman que el año se cierra con un volumen de ventas 25% por encima a 2019. Cómo proyectan el año próximo y qué pasa con la falta de materiales

Pintar, reparar, redecorar fue una tarea que ayudó a muchas personas a tolerar mejor el encierro durante los meses de aislamiento por la pandemia de Covid-19. Muchos consumidores decidieron invertir tiempo y dinero en estas cuestiones, lo que se vio reflejado en la alta demanda de ladrillos, hierros, cemento, chapas, cerámicos, porcellanatos, entre otros insumos, que tuvieron los corralones de materiales de la construcción, la mayoría pymes, durante todo el año.

"Refiriéndonos a ventas, el sector está bien", manifiestan autoridades de la Cámara de Corralones Unidos y Afines del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (Cuanoba) a El Cronista Pyme.

Es un momento muy bueno para construir, debido a muchas variables como el valor del metro cuadrado en dólares, el no poder viajar, los créditos Procrear, entre otras variables que hacen que la gente se anime a remodelar y ampliar, lo que moviliza todo el sector, sostienen desde la entidad.

En la actualidad, no obstante, hay "problemas de abastecimiento, ante la suba de la demanda, el poco stock que tienen las fábricas, debido a la pandemia y al no poder trabajar normalmente, hace que se haga difícil cumplir con todos los compromisos asumidos", manifiesta a este medio Javier Carpinella, vicepresidente de Cuanoba.

En tanto, Carpinella asevera, "el volumen de ventas anual va a ser superior al año pasado. El porcentaje va a rondar en un 25% más que el 2019, teniendo en cuenta volúmenes (toneladas, envases, etcétera) de todos los materiales".

Experiencias pymes

A los hermanos Monetto la pandemia los encontró en un periodo de transición. Se estaban reorganizando, tras tomar la posta del negocio de sus abuelos, en julio de 2019.

El aislamiento social preventivo obligatorio inicial, y luego parcial, hizo que las ventas cayeran un 90% durante los meses de marzo, abril y mayo. Esto repercutió también en los proveedores que disminuyeron la producción ante la baja demanda y los protocolos que en algunos casos los obligaron a reducir la dotación, con un fuerte impacto en el reabastecimiento a partir de agosto, cuando se comenzó a reactivar. Tuvieron que acelerar la digitalización y el uso de las redes sociales, como también incorporar medios de pago electrónicos para facilitar la interacción con sus clientes.

Si bien hoy "las ventas se intensificaron en cantidad de personas", entendemos que sucede "debido a la retracción que tuvo el mercado en los meses anteriores. En cuanto a la facturación, no se refleja un aumento muy notorio, recién en octubre podemos hablar de un incremento cercano al 5% respecto de 2019 que en el balance anual –seguramente- va a estar por debajo de 2019", reflexionó Esteban Monetto, de Monetto Hnos. Materiales Para la Construcción.

A la hora de proyectar hacia el 2021, el empresario dijo, "esperemos que se sostenga este repunte y se normalice la provisión de nuestros proveedores para poder abastecer a nuestros clientes como se merecen".

Desde Salgueiro Hnos, uno de los más importantes corralones de la zona Oeste, con más de 65 años en el rubro y dedicado a la venta mayorista y minorista de materiales para la construcción, señalaron que la pandemia los sorprendió, ya que tuvieron nuevos clientes y de otras zonas y muchos de ellos solicitaron materiales para la construcción de piletas de natación en los jardines de sus casas así como obras de mayor envergadura. Este corralón comercializa insumos que van desde hierros de 8 y 6 milímetros, ladrillos, cemento, cales, arena hasta artículos de ferretería, entre otros.

En comparación con el año pasado, Rodolfo Martins Neto Salgueiro, a cargo del negocio, junto a su primo Fernando, afirma que "en estos tres últimos meses, las ventas se incrementaron un 20% aproximadamente". Actualmente, hay demanda en lo que hace al segmento que abarca refacciones y obras de mediana envergadura.

Con respecto a las noticias de estos días, que alertan sobre idas y vueltas en torno a la entrega de materiales "a cuentagotas", Neto Salgueiro deja bien en claro que "lo que tenemos en el corralón lo vendemos, no te puedo vender algo que no tengo y que no sé si me lo van a traer".

En línea con este escenario, Germán González, de Atención al público (ventas) de Italomat, una empresa íntegramente familiar fundada en 1965, afirma que, comparando diciembre 2019 con 2020, "en el primero había posibilidad de tener stock y una inflación moderada". A diferencia de este momento que "estamos teniendo subas de precios y faltantes de mercadería". La pandemia los encontró con un stock de aproximadamente 30 días, luego hasta el día de la fecha "no se logra recomponer el stock que contábamos antes de la pandemia".

En torno a la facturación, González habla de un incrementó del 30% en lo que va del año y de un aumento de ventas del 20%, respecto del año pasado. El deseo para 2021, señalan los integrantes de esta pyme, es que los encuentre con el mismo nivel de ventas alcanzado en el 2020 y poder cumplir con todos sus clientes respecto de la entrega de la mercadería.

Al Corralón Ciudadela, la pandemia les pegó fuerte. "Fueron seis meses que no pudimos ni cubrir los costos operativos a pesar de contar con la ayuda de los planes del Gobierno", observa Pablo Gaitán, uno de los dueños, quien compró el fondo de comercio hace dos años y lo trabajó para sacarlo adelante. "Nos comimos mucho stock de materiales en la cuarentena. Falta de reposición por plantas cerradas y falta de capital. También se acortaron las cadenas de pago. Hoy es casi 100% contra culata de camión (lo que se paga al despacho del camión del proveedor)", remarca.

En relación a la gran demanda actual, desde el corralón afirmaron que están apoyadas en tres factores: obras que se tenían que terminar si o si después de la cuarentena; dólar competitivo y gente que no se va de vacaciones y destina esos pesos a mejorar su hogar.

En comparación con diciembre del año pasado, marcó que "estamos un 70% arriba aproximadamente" y que para 2021 vislumbra "ventas sostenidas hasta marzo como mínimo... después veremos. No es fácil proyectar en Argentina", asegura el ingeniero.

Desde Familia Bercomat, otra firma dedicada a la comercialización de materiales de construcción, comentan que en el arranque de la pandemia estaban con un stock normalizado y rápidamente lograron acuerdos con los proveedores para no desabastecerse, así hicieron todo para funcionar con la mayor normalidad posible, pero también varios proveedores se vieron afectados en su producción por cierres temporales y cuarentenas por casos de Covid-19, esto afectó al abastecimiento del mercado en general.

La demanda de materiales es general y en todos los canales (minoristas y mayoristas) se está notando, "se vende prácticamente todo, a medida que vamos recibiendo vamos entregando y generando nuevas ventas", remarca, por su parte, Martín Carísimo, gerente regional de Familia Bercomat. En torno a las ventas el empresario cuenta que "hoy se vienen sosteniendo y estos últimos meses la demanda es más estable si se toma en cuenta que con la llegada de fin de año las obras comienzan con sus recesos". En el acumulado, observan un crecimiento en volumen de un 10% interanual respecto al año pasado.

Para 2021, desde la empresa marcan que proyectan seguir creciendo, "siempre buscando la omnicanalidad para todos sus clientes, de tal forma que puedan seguir comprando de la manera que ellos elijan".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios