Cómo tres fabricantes tucumanos de snacks se adaptaron a la onda "fit"

La vida sana se impone y cambian los hábitos de consumo. Allí se ubica hoy el desafío de los que basaron su producción en los clásicos snacks y copetines de cumpleaños o picadas. Los casos de tres empresas tucumanas.

Cómo tres fabricantes tucumanos de snacks se adaptaron a la onda

Poca sal, escasa grasa y menos fritura. Proteínas, cereales y condimentos naturales. Esas son algunas de las premisas que guían a la tendencia saludable que año a año crece en la Argentina y en el mundo.

Se puede decir, también, que bajo el lema "somos los que comemos", frase que se popularizó en el país tras el libro de la médica especialista en nutrición Mónica Katz, la prioridad de consumidores de todas las edades migró hacia la elección de alimentos saludables para incluir en sus menús diarios.

Ante este panorama, las pequeñas y medianas empresas que basaron su producción de snacks se encuentran en una encrucijada con interrogantes a resolver: ¿Hay que amoldarse al nuevo mercado fitness? ¿Es necesaria la readaptación comercial? ¿La clave está en mantener los clásicos formatos o es trascendental agrandar la cartera de productos?

El Cronista Pyme recopiló las experiencias de tres pymes de la provincia de Tucumán dedicadas a la fabricación y distribución de papas fritas y otros snacks embolsados que, claro está, no integran la lista de los que adoptaron la tendencia saludable.

Lejos de posicionarse en un lugar de reticencia, los responsables de las firmas decidieron subirse al carrito fit y coincidieron en que el primer disparador fue mejorar la calidad pese a que no registraron bajas en sus ventas. Sin embargo, cada uno de ellos innovó con estrategias particulares y en tiempos diferentes.

Sinónimo de fiesta

Víctor Francisco Granado es un convencido de que "si hay papas fritas, hay fiesta" y lo reafirma en una de las publicidades radiales que eligió para promocionar a Reno, la empresa que fundó con su padre en 1985.

Pese a la seguridad en su negocio y a la defensa que esboza sobre los snacks clásicos, Granado fue uno de los primeros en entender que era necesaria una remarcha.

Sin incorporar en sus galpones la fabricación de nuevos productos, hace tiempo que instauró cambios en la elaboración. "No usamos ningún condimento o agregado que pueda ser dañino para la salud, apostamos a cosas más naturales. Siempre estoy muy atento a eso. Era mi meta porque lo traigo de herencia. A las cosas hay que hacerlas bien para que la gente siga queriendo tus productos y más ahora. Quiero competir con calidad", señala.

De esta forma, las materias primas de primera se anclaron en Reno como una condición indiscutida. Los quesos deshidratados sin compuestos químicos y el tipo de aceite lideran sus varias modificaciones. Pero Granado entendió que esa apuesta no era palpable así que invitó a clientes y a grupos escolares con maestros a conocer el proceso de producción y los ingredientes con los que trabaja. "Después los chicos se querían quedar a vivir acá y las docentes se fueron sorprendidas", contó.

En el caso de Sebastián Cortés, el director de Zingaras, la decisión de sumarse al mercado fitness tuvo dos vertientes en su empresa. Por un lado, incorporó nuevos productos y, al igual que Granado, generó cambios en la línea líder que se comercializa en la provincia desde hace casi 4 décadas, cuando su papá reformuló un tostadero de maní con el que había arrancado su familia. "El mercado del snack tradicional es un mercado que no va a morir nunca, pero sí estamos atentos a las nuevas tendencias", reconoció.

Según comparte Cortés, el conocimiento técnico actual le permitió que "a los mismos productos tradicionales se los pueda dar un poco más saludables, por ejemplo, trabajando en reducir el sodio y evitando el uso de antioxidantes artificiales".

Mientras tanto, se enfoca en agregar pronto nuevos artículos saludables. Hace dos años ya incorporó la venta de dos mix de frutos secos por kilo. "Tuvo una recepción 100% positiva. Empezó funcionando con el boca en boca. Vienen chicos de alto rendimiento deportivo a comprarlos porque se enteraron. Nos sumamos de a poco a una moda que se iba estableciendo", precisó. Además, Zíngaras hace 5 años que distribuye cereales para el desayuno.

Para el gerente de Crunch, Guillermo Raed Rusco, la movida saludable es una tendencia que estudia hace tiempo y dimensiona que "empezó siendo un nicho muy chico que está creciendo". "Tenemos desarrollos en curso, algunos más avanzamos que otros, pero vamos a cubrir esa área", puntualizó. La idea que Raed Rusco tiene para su empresa es ir más allá de la tradicional fábrica de papas fritas. "El objetivo es incorporarnos desde el rubro del snack, haciendo una propuesta desde la alimentación y buscando entender al consumidor cuando entra al kiosco", sostuvo.

Crunch persigue combinar "el sabor con lo nutricional" y "gustarle al niño pero también al padre". "La gente de este nicho tiene más conocimientos en el tema así que trabajamos conjuntamente con nutricionistas para que no sea sólo una propuesta de sabor", detalló.

Y adelantó que está prevista para agosto la incorporación de cereales y frutos secos. Dos afirmaciones se deslizan de cualquiera de los testimonios: la actualización no es opcional cuando de modelo de negocios se trata y la diversificación de productos, en estos casos, fue el camino. Las papas fritas, tal como parece, son y serán las estrellas de las mesas que prometen festejo.

Los números en Tucumán

Según el Instituto de Desarrollo Productivo de Tucumán, en la provincia, hay ocho empresas que fabrican papas fritas. Aunque algunas comercializan sus productos en otras ciudades del noroeste argentino, la mayoría abastece a supermercados, mayoristas y pequeños comercios locales.

Un informe sobre el cultivo de la papa en la zona, denominado La cadena agroindustrial de la papa tucumana y publicado en 2017, precisó que el Jardín de la República es el tercer centro productor, luego de sudeste de Buenos Aires y de Córdoba, y que aporta un 9% de la papa para el consumo en el plano nacional.

Comentarios1
Mariana Luna
Mariana Luna 10/08/2018 01:09:07

Digamos que aplicaron el "Change before you have to". Bien por ellos!