Cómo solucionar los problemas más frecuentes en logística para pymes

Un repaso de los problemas tradicionales y los nuevos inconvenientes que han irrumpido en la industria, según sus protagonistas.

Cómo solucionar los problemas más frecuentes en logística para pymes

Uno de los aspectos sobre el cual más énfasis debe hacerse es en al integración de la compañía logística con el cliente. Así lo expresa Miguel Calvo, director Comercial de Andreani, quien se refiere a este nuevo desafío en el que las empresas dueñas de las marcas interactúan de forma directa con sus clientes, buscando eliminar los intermediarios.

"Muchas veces se muestran reacias a dar información sobre ellos que nos permita a las empresas logísticas poder ejecutar de forma más rápida y segura la entrega. En esa línea, tenemos que trabajar en la confianza y la tecnología, poniendo al cliente en el centro de la escena y entendiendo que cuanta más información tengamos en términos de datos de contacto –teléfono o mail- se generará un vínculo más cercano, concretaremos más entregas y, en consecuencia, seguramente esa compra se vuelva a repetir", afirma Calvo.

Por otra parte, expresa que en los últimos años, apalancados por eventos enfocados en el comercio electrónico, resulta complejo para los operadores logísticos el hecho de planificar la estructura que permita dar respuesta satisfactoria al sostenido crecimiento de volúmenes que se da en esas fechas.

De esta manera, considera que "es requisito impostergable que el operador logístico se siente a acordar con su cliente el volumen de trabajo y nivel de servicio para esos días, que indefectiblemente debe ser distinto al compromiso original". Luego –agrega- el cliente debe trasladar ese acuerdo a su cliente final para "setear" las expectativas acordes a lo que luego termine pasando en relación a tiempos de entrega.

Paralelamente, Calvo hace hincapié sobre la problemática de la infraestructura logística. "Tiene que ser tan flexible como el mercado, en relación a los cambios en los hábitos de consumo, canales y picos de demanda. Esto genera que los operadores logísticos tengan que disponer de espacios cada vez más flexibles. Entonces, contar con infraestructura que permita adaptar determinado tipo de almacén, resulta de mucho valor", desarrolla.

Carga de proyecto

Javier Carrizo, CEO de GEA Logistics, profundiza sobre las problemáticas relacionadas a la logística de carga de proyecto. Si bien existen diferentes tipos de transportes dentro del nicho y cada uno de ellos tiene sus particularidades logísticas, sostiene que hay ciertos temas que se deben contemplar.

En primera lugar, el especialista remarca que el transporte de gasoductos o maquinarias especiales –por ejemplo- requieren de ciertos análisis y recaudos al tratarse de cargas extra pesadas y sobredimensionadas. En este sentido, dice que "las unidades tienen que ser acordes a la mercadería a trasladar". Entre otros, se utilizan carretones, lineales, módulos, plataformas hidráulicas y extensibles que van a depender siempre del alto, ancho y largo de la mercadería y su peso.

Por otro lado, profundiza: "Resulta fundamental analizar y diagramar la maniobra de la operación, las reglamentaciones que se utilizan para la carga en cuestión, la ruta, entre otras cosas. Según las dimensiones de la misma, se arma un itinerario para presentar en Vialidad Nacional y/o provincial, en donde constan las especificaciones para poder evitar cualquier inconveniente, tomando en cuenta el paso de puentes, cableado público, estado de la calzada, estaciones de peajes y rutas peligrosas para su circulación".

Además –complementa- se debe tener en cuenta que estas unidades especiales tienen restricciones también a la hora de circular, ya que no pueden hacerlo en horario nocturno ni en malas condiciones climáticas, como lluvia o neblina. "Los principales riesgos -o temas a tener en cuenta- con este tipo de carga son: puntos de apoyo, medición del terreno donde se va operar, las condiciones climáticas, que se rigen mediante las reglamentaciones de vialidad nacional y provincial, el estado de la calzada, puentes y tendido de cableado público", describe.

Un nuevo talón de Aquiles

La logística se convirtió en una aliada para el desarrollo del comercio electrónico. A raíz del auge de esta clase de negocios y el cambio en los hábitos del consumidor, se ha generado una nueva problemática que genera costos muy elevados para la compañía logística.

La devolución de productos supone una de los elementos fundamentales que componen a la logística inversa. Según KPMG, "no es raro que el proceso de devolución acabe costando el doble que una entrega". La compañía debe hacerse cargo de la destrucción, reparación o envasado del producto.

Desde IMF Business School dan cinco claves para evitar, en la mayor medida posible, esta clase de problemática. En este sentido, sostienen que "ofrecer una descripción lo más detallada posible del producto es fundamental para reducir las devoluciones y los costes que conllevan".

Por otro lado, hacen hincapié en el concepto de la última milla, así llaman los expertos en e-commerce a los últimos kilómetros que separan el centro logístico del domicilio de entrega: un punto crítico donde influye todo: zonas de carga y descarga, normativas municipales, restricciones y, en consecuencia, donde más problemas ocurren.

"Los problemas de movilidad pueden marcar la diferencia entre un pedido satisfactorio o uno que no ha llegado a tiempo. Prever estos contratiempos es clave para evitar retrasos y devoluciones. La logística y distribución en la 'última milla' es clave para el e-commerce, pero no está tan valorizado por los retailers", aclara el informe de IMF.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar