Cómo evitar la pérdida de recursos que son clave

por  Miguel Alfonso Terlizzi

Presidente de Hucap

0
Cómo evitar la pérdida de recursos que son clave

En un contexto como el actual, el principal problema al que se enfrentan las organizaciones es la cadena de pagos y la baja en la facturación. A su vez, en muchos casos se resienten las operatorias normales de las empresas que comienzan a operar, pero no lo hacen en su máxima capacidad y hay personas que no están pudiendo realizar sus labores por ser consideradas grupo de riesgo. Es decir, a pesar de la apertura que se viene realizando y de las empresas que se encuentran operando, la mayoría continúa con problemas financieros en las cadenas de pagos, y no se cobra en tiempo y forma, lo que genera una cadena de incumplimientos frente a las obligaciones de cada empresa.

El programa ATP sirvió para aliviar en cierta medida el impacto económico que la crisis del Covid-19 trajo, pero no soluciona los problemas de fondo y mucho menos en las pymes y mipymes. Muchas tuvieron que reconvertirse y reinventarse comenzando a operar por canales e-commerce o potenciando la comercialización de sus productos por redes sociales, por ejemplo. Otras reconvirtieron sus operaciones y empezaron a fabricar barbijos, máscaras o insumos relacionados con la situación actual.

Sumado a lo anterior, es importante para las firmas evitar la pérdida de recursos clave. Tenemos que tener en cuenta que lo que para una empresa puede ser considerado un puesto clave, para otra puede no serlo; dependerá de las características y core business de cada negocio y actividad. Las posiciones críticas en cualquier contexto de negocio están directamente relacionadas con la capacidad de influencia que dicha posición tenga sobre la rueda operativa del negocio.

Las firmas que cuenten con un "mapeo de los puestos y personas clave" podrán implementar prácticas de retención sobre ellos; por ende, estarán un paso adelante. Los puestos y recursos claves son valiosos y difíciles de sustituir y, aunque el mercado se encuentre retraído, las oportunidades existen y, si en un escenario complejo como el actual se pierde un recurso clave, la situación puede ser aún más compleja, sobre todo en las pymes.

¿Qué hacer? En primer lugar, como decíamos antes, identificarlos. En segundo lugar, son posiciones que deberían tener planes y políticas de retención diferenciadas del resto de los colaboradores. Ahora bien, en contextos como los actuales donde hasta puede plantearse la imposibilidad de pagar los sueldos puede ser que sea difícil implementar o sostener estas políticas y se debería ir un poco más allá, pensando a largo plazo y hablando con total claridad con los colaboradores, sin generar falsas expectativas. Acciones salariales y de beneficios; prácticas de Work Life Balance; acciones específicas alineadas a planes de carrera; acciones específicas alineadas al desarrollo de líderes; y capacitaciones selectivas, son algunas de las iniciativas que se pueden poner en juego para evitar la pérdida de talentos, acorde a la realidad de cada pyme.

Existe la creencia de que no se puede competir en prácticas de gestión de RR.HH con las grandes firmas porque estas disponen de mayores recursos, principalmente económicos, y ofrecen mejores beneficios y condiciones de atracción – retención. Esto es cierto en aspectos de tipo salarial o prácticas de beneficios, principalmente en los puestos fuera de convenio, pero no tanto desde otros aspectos y también dependerá de cada organización. Una empresa pequeña, en busca de profesionalización y con una clara visión de largo plazo puede ser una organización muy atractiva para aquellos colaboradores en busca de desafíos. Hay que tener en cuenta que toda gran empresa nació siendo una pyme; es decir, en algún momento de su ciclo de vida tuvo un desarrollo que la convirtió en una gran empresa.

La capacidad de motivar al personal tendrá un rol clave. La forma en que se comunique puede favorecer a que la organización en su conjunto, incluso la gran mayoría de las personas, salga fortalecida asumiendo la verdad de los acontecimientos y actuando a la altura de cada circunstancias. Lo peor que se puede hacer es dejar que la incertidumbre, el temor y la desinformación se instalen y se generalicen. Acá es donde se vuelve clave el rol del líder.

Shopping