Cierre de comercios: las pymes lideradas por mujeres se ven más afectadas

A nivel global, es mayor la proporción de emprendimientos comandados por mujeres que debieron bajar la persiana a causa de la pandemia 

Cierre de comercios: las pymes lideradas por mujeres se ven más afectadas

El coronavirus emergió como un cisne negro capaz de desestabilizar a todo tipo de organización, y las mipymes, con menos espalda financiera y margen de maniobra que las grandes empresas, son las más golpeadas. 

Los números no permiten mentir: en la región, ocho de cada 10 emprendimientos están siendo fuertemente afectados por la crisis; un 84% vio muy deteriorado su flujo de fondos y un 75% redujo su actividad productiva (la mitad ha tenido que detenerla), de acuerdo al estudio Los ecosistemas de emprendimiento de América Latina y el Caribe frente al Covid-19, realizado por Prodem y el BID. 

Sin ir más lejos, más de una cuarta parte de las pymes que operan a través de Facebook, Instagram, WhatsApp o Messenger - incluyendo a la Argentina- tuvo que cerrar sus comercios entre enero y mayo de este año, aunque en algunos países la cifra se alcanzó hasta el 50%. Además, un tercio de las empresas que operan redujeron su carga laboral, mientras que las que aún operan dijeron que las ventas cayeron significativamente en comparación al último año. 

El impacto parece ser más acentuado en las empresas lideradas por mujeres. Según un relevamiento a nivel global llevado adelante por Facebook junto al Banco Mundial y la OCDE acerca de la actualidad de las pymes, estas firmas son más propensas a verse afectadas por la crisis generada por la pandemia y cerrar – la diferencia es de 7 puntos porcentuales- frente a aquellas comandadas por hombres. 

No solo porque hay una mayor proporción de mujeres operan microempresas que no tienen empleados (37% en comparación con el 24% para los hombres), sino que también las pymes lideradas por mujeres tienden a estar concentradas en aquellos sectores que se vieron más afectados por las restricciones al comercio. Adicionalmente, cuanto más estrictas fueron las medidas de aislamiento, mayor es la disparidad de género en la tasa de cierre de empresas. 

En este sentido, según el informe de Facebook, realizado a partir de una encuesta a 30.000 dueños de pymes en 50 países que operan a través de las plataformas de la compañía-, Rusia reportó la mayor brecha de género, con una diferencia de 26 puntos porcentuales en las tasas de cierre entre las pymes dirigidas por mujeres (37%) y lideradas por hombres (11%), seguida por Sudáfrica (diferencia de 24 puntos porcentuales), Malasia (16 puntos porcentuales) y Canadá (15 puntos porcentuales). Solo Rumania, Indonesia, Italia y Hungría registraron tasas de cierre más altas para las empresas dirigidas por hombres que las empresas dirigidas por mujeres.  

En la Argentina, apenas el 62% de las pymes en Facebook lideradas por mujeres (frente al 76% lideradas por hombres) está operativa o participa en actividades generadoras de ingresos

El uso del tiempo en cuarentena

La dificultad para conciliar un equilibrio entre la vida laboral y personal durante la cuarentena puede haber afectado desproporcionadamente a las mujeres: el 23% de las dueñas de pymes reportó pasar seis o más horas por día en tareas domésticas y cuidado, en relación con el 11% de los hombres. 

A nivel local, la consultora Grow Género y Trabajo realizó una encuesta sobre el uso del tiempo en contexto de Covid-19 y llegó, entre otras, a las siguientes conclusiones: sobre una distribución de tareas en 24 horas, los varones duermen una hora más por día que las mujeres, dedican cerca de una hora y media más al trabajo remunerado (4,2 horas las mujeres frente a 5,6 los hombres) y realizan casi una hora más de actividades destinadas al ocio y al entretenimiento

Las mujeres, en tanto, dedican casi dos horas por día más que los varones al cuidado de los hijos, cerca de una hora más a acompañarlos en sus tareas escolares y casi una hora más que los varones a cocinar, limpiar y desinfectar.  

En total, las mujeres destinan unas 10,4 horas por día a las tareas de cuidado y domésticas no remuneradas, mientras que los varones, 7. La misma diferencia (unas 3,5 horas diarias) se encontró en la encuesta sobre trabajo no remunerado y uso del tiempo, del Indec. En hogares con menores de 12 años, las horas de cuidado llegan a 13 en el caso de las mujeres y a 9,7 para los hombres. 

"Las desigualdades que ya existían, en cuanto a la distribución de las tareas, se acentuaron. Esta diferencia afecta a las mujeres en el tiempo disponible para trabajar, dormir o para dedicarse al ocio", analiza Georgina Sticco, cofundadora de la Grow Género y Trabajo.

Bridge The Gap abordó el tema, a través de una encuesta que realizó junto a Bumeran en seis países de América latina, con una base de 8000 hogares (2500 en la Argentina). “Las tareas de cuidado y limpieza del hogar siguen cayendo mayoritariamente en las mujeres. La ruptura de lo que era el sostén logístico, como las escuelas, el servicio doméstico y las niñeras, hizo que esa logística armada recayera más en las mujeres. Esto está afectando mayormente a las madres de menores a 12 años, seguidas por los varones que tienen niños mayores a 12 años. Recordemos que hay tres horas de diferencia en el tiempo que las mujeres y varones dedican a las tareas de cuidado y esto incide en la dedicación laboral", comparte Cintia González Oviedo, directora y fundadora de Bridge The Gap. De hecho, de acuerdo al estudio, el 62,4% de las madres vieron afectada su productividad durante la cuarentena. 

A pesar del contexto, Alejandro Mashad, director del Centro de Entrepreneurship de la  Universidad de San Andrés, alienta a las emprendedoras a no bajar los brazos: “Traten de mantener sus emprendimientos, revisando sus modelos de negocio y adaptándolos, cuidando la caja y la base de clientes. No es una época para pensar en crecimiento. Y estén atentas, dado que ya comienzan a verse grandes oportunidades para redefinir el nuevo normal: el futuro estará moldeado por las innovaciones que vendrán de la mano de emprendedores y emprendedoras. Áreas como la educación, la medicina, el entretenimiento, el retail con las nuevas experiencias de compra, entre otras, abren ventanas de enormes oportunidades”, sostiene.  

Porque, y vuelve al economista austríaco Joseph Schumpeter, "las crisis fuertes son como una ducha fría en el sistema: producen un shock en el que se redefinen los tejidos productivos, y claramente muchas empresas mueren. La buena noticia es que nuevas oportunidades aparecen, y es ahí donde los emprendedores tienen un papel fundamental: en su detección y captación”. 

La resiliencia caracteriza a quienes emprenden y, a pesar del complejo presente, muchos se mantienen optimistas respecto al futuro. Casi las tres cuartas partes de los negocios que estaban cerrados en el momento de la encuesta realizada por Facebook esperan reabrir a medida que se levanten las restricciones. Este dato también se observa en nuestro país, en el que el 53% siente que la situación va a mejorar en el futuro. “El cambio de los consumidores a comportamientos omnicanal es una tendencia y la experiencia en línea sigue siendo central para la estrategia minorista”, concluye Maren Lau, VP de Facebook para América latina. 

Shopping