Business Intelligence, la clave para que las pymes decidan con inteligencia

Permite a las pequeñas y medianas empresas tener un plan con metas alcanzables y motivadoras. La herramienta se basa en el análisis de la información que se va generando.

por  GABRIELA BORDOY

Docente de la Lic. en Analítica Empresarial y Social del ITBA

0
Business Intelligence, la clave para que las pymes decidan con inteligencia

La aparición de nuevas tecnologías permitió el aumento de la capacidad de almacenar información y la reducción de sus costos, como también el incremento de la velocidad de procesamiento; de esta manera el Business Intelligence (BI) pudo acercarse a las empresas sin importar su tamaño.

El BI permite a la empresa no depender de la opinión de una persona, descentralizar la toma de decisiones basándola en el análisis de la información que va generando. Esto presenta una gran oportunidad para la empresa porque irá ahorrando tiempos, disminuyendo costos, optimizando procesos; pero también es beneficioso para su director ya que le permitirá disminuir el nivel de estrés, al contar con información confiable que disminuya la incertidumbre en sus decisiones.

La disponibilidad generalizada de soluciones ofrecidas desde la nube bajan muchísimo la barrera de entrada a aplicaciones sofisticadas que solían ser accesibles para empresas de gran envergadura, ya que el costo de implementarlas en el formato tradicional resultaba muy alto e implicaba grandes riesgos.

Las Pymes, 98% del mapa empresarial argentino, suelen tomar sus decisiones en base al conocimiento empírico del mercado. Años de trabajo forman en sus directores un ojo clínico que les permite sortear todos los inconvenientes.

Una estrategia clara sobre el tratamiento de la información, permite a la empresa tomar mejores decisiones para optimizar los distintos procesos de la organización.

Es clave poseer una estrategia de BI, orientada a mejorar las bases de datos, que involucre a todas las áreas de la empresa para crear un ambiente de trabajo que facilite la administración con información confiable.

La primera pregunta que debe hacerse la dirección de la empresa se centra en dilucidar cuáles son sus objetivos centrales.

Las hojas de cálculo son las herramientas de BI que más se utilizan en las pymes, pero hay funciones de Analytics que las exceden. Los actuales softwares ofrecen mejores visualizaciones, están incursionando en versiones para dispositivos móviles, son amigables con los usuarios y si bien requieren una inversión, es necesario que sea el resultado de una determinación de la dirección; con plena conciencia que no solo requiere la compra de un sistema informático, sino que debe alinear toda la empresa a este objetivo y al menos formalizar un recurso de la organización a liderar la política, ya que habrá que gestionar el cambio no sólo en cuanto a procesos, sino también en lo cultural.

Al embarcarse en este camino la empresa podrá obtener patrones de comportamiento de sus clientes, ahondando en sus gustos y hábitos de compra.

Esta información será útil para el departamento de marketing o ventas, pero también al área de producción que podrá realizar el mejor producto o servicio que satisfaga al cliente, mejorando la calidad, para crear un vínculo con el consumidor que permitirá a la empresa anticipar y adaptarse a sus requerimientos.

Además, tendrá un conocimiento riguroso de su negocio en tiempo real, que facilitará gestionar con transparencia y eficiencia los recursos; la estandarización de la información facilita la comparación de los rendimientos de las distintas áreas. BI da un respiro a TI, porque recursos destinados a reportes pueden dedicarse a las actividades propias del área.

Desarrollar BI en una Pyme es apostar al futuro de la misma: en definitiva, permite tener un plan con más certezas, con metas alcanzables y -al mismo tiempo- motivadoras.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar