Entrevista

10 años de ayudar a las empresas de la región a crecer e innovar en primera persona

Agustín Rotondo, Manager regional, recorre la década de la aceleradora de startups de Telefónica Movistar

Desde hace 10 años, Wayra impulsa la innovación en América latina y ayuda a las startups a conectarse con unidades de negocio de Telefónica Movistar. Según un informe elaborado por su aniversario, esta articulación contribuyó a generar más de 3500 puestos de trabajo calificado.

"Comenzamos como una aceleradora, para contribuir con ese ecosistema y aprender cuál era la mejor forma de generar el vínculo entre corporaciones y startups, empresas que usan la tecnología para crecer más rápido", recuerda Agustín Rotondo, Regional Manager de Wayra Hispam.

"En 2011 había ciertas cosas que empezaban a suceder en la región, los jugadores en innovación abierta eran contados con los dedos de la mano, porque no sé sabía qué era la innovación abierta.", señala.

¿Cuál es el valor que aportó Wayra al ecosistema de innovación abierta?

El ecosistema de innovación abierta y de venture capital empezó a crecer, surgieron unicornios y vimos que había cada vez más tracción e interés por startups. Cambiamos nuestra forma de operar y entendimos que nuestro verdadero rol, al tener a una gran corporación como Telefónica Movistar por detrás, no era tanto el dinero, ni la mentoría, sino la vinculación con todo lo que una corporación le puede dar. En general, lo más potente son los vínculos comerciales, entonces ayudamos vendiendo a Telefónica Movistar o bien haciendo que Telefónica Movistar revenda los servicios de esas startups en la región.

¿Cómo caracteriza ese cambio en estos 10 años?

Nos permitió acelerar nuestra transformación y ser cada vez más digitales. Hoy existen fondos de venture capital en toda la región y en los distintos países se crearon asociaciones análogas. Los corporativos nos animamos más, y lo que hacía Wayra en un país lo empezaron a hacer otros en la región. Así llegamos a un 2021 donde la innovación abierta es un concepto que no se discute.

Entre las startups argentinas que Wayra ha invertido en 2020 está Sirena, que desarrolla software para que sus empresas involucren clientes a través de WhatsApp. También figura Papumba, una plataforma de aprendizaje personalizada para niños y niñas a través del gaming: "Está creciendo en los EE.UU. y Asia y nos interesa su desarrollo en América latina".

El Manager de Wayra Hispam también marca que junto a la transformación digital aparece cambios en los perfiles de trabajadores requeridos: "Los perfiles demandados cambiaron también paradigmas educativos. No se buscan solo ingenieros informáticos, sino personas que sepan programar."

En ese sentido, existen startups que encuentran la posibilidad de intervenir en este campo, como Acámica, que forma parte del portfolio de Wayra: "Forman personas con carreras cortas para que salgan a trabajar en seis o nueve meses y hagan el vínculo con los empleadores en el futuro. La industria lo necesita y se genera una posibilidad más amplia de trabajo", enfatiza Rotondo.

¿Qué desafíos ocurrieron en 2020 para las startups?

Quiero tener mucho cuidado, porque no es positivo lo que sucede. Si nos referimos al mundo de la tecnología, al inicio del 2020 hubo un primer momento difícil, porque incluso las startups que tenían posibilidades vieron que sus clientes bajaban servicios o les pedían menos de lo habitual. Hubo cautela y empezamos a cuidar a las startups que teníamos ya en portafolio. En nuestro caso ayudamos a que crezcan comercialmente. La pandemia fue un acelerador de tendencias de digitalización. Obligó a individuos y a corporaciones a adoptar tendencias más rápidas de digitalización. Hoy cualquier empresa necesita solucionar su logística para no depender de un canal físico. Las startups han aprovechado estas oportunidades y han crecido. Todo esto hizo que 2020 no fuera espectacular, pero sí un año en el cual se empató.

¿Cómo ve este 2021?

Todo lo que lleve el mundo analógico al digital pasa por una gran oportunidad. Pienso en fintech, pero también en servicios de educación, salud, logística y seguridad, porque importa que todo el sistema esté cuidado y contenido. Es un año donde se ve la tendencia de crecimiento en estas startups, aunque no quiere decir que sea un año fácil. Otra de las vetas que vemos es el acompañamiento hacia otros corporativos en estrategias de innovación abierta. Con toda nuestra experiencia estamos trabajando con organismos multilaterales, como el BID, y también estamos trabajando con embajadas. Creemos que los corporativos estamos llamados a tener un rol activo en este escenario. Si analizamos los primeros fondos de venture capital en Silicon Valley, vemos que tenían vínculos con corporativos. Las corporaciones tienen una masa crítica muy importante, recursos, y pueden animarse con el capital de riesgo. Es muy interesante ver como todos los países de hispanoamérica pasan por momentos similares en relación al trabajo con startups.

Por  Soledad Rodríguez


Tags relacionados

Compartí tus comentarios