Oportunidad

Ganar $ 8000 por hora: así se reinventó uno de los oficios más golpeados por la crisis

Fotógrafos replantearon su forma de trabajar en pandemia, pero descubrieron una modalidad que abre nuevas puertas.

Leonela Argüello (33), Ale Carmona (55) y Peter Puffer (30) tienen un denominador común, son fotógrafos profesionales y emprendedores que tomaron la crisis del Covid-19 como una ocasión para realizar algo nuevo, divertido y redituable.

Descubrieron una nueva manera de producir contenido sin reunirse en persona, a través de las sesiones de fotos por videollamadas.

Aprovechó la pandemia, se convirtió en una "pastelería boutique" y hoy es la reina del cheese cake

Aunque ya pasó el tiempo del encierro obligatorio y muchos de ellos regresaron a las sesiones presenciales, las opciones que abre esta forma de trabajo son enormes.

"Nace de una necesidad económica al inicio de la pandemia del 2020. Se nos cancelaron todas las sesiones y eventos programados. Tampoco podías proyectar y frente a la incertidumbre y a la necesitad artística de seguir hablando a través de la fotografía... Así que me sumé a la nueva modalidad", cuenta Leonela Argüello.

La iniciativa surgió tras observar a fotógrafos internacionales que empezaron a hacer fotos por videollamadas e incluso a cobrarlas y hasta campañas de moda.

Arguello utilizó aplicaciones como Google Duo, Zoom y Skype; y para la edición Photoshop. Además, usó plantillas decorativas para darle su impronta al trabajo.

¿Es viable económicamente? "Sí y bastante", dice la fotógrafa. No hay gastos de amortización, equipos fotográficos, trasporte, etc. Sin embargo, depende de varios factores como una conexión de internet estable y que "el modelo" utilice un buen celular para que las fotos tengan mejor calidad y definición.

"En mi caso gané un poco menos que en sesiones presenciales, un 40%", dice la profesional, quién realizó unas 14 sesiones entre junio y agosto del 2020, y agrega "el año pasado las sesiones iniciaban desde los $ 1700 los 35 minutos".

Para esta fotógrafa creativa de retrato femenino esta metodología llegó para quedarse, sin embargo, hay que ser más creativa a la hora de ofrecer esta alternativa. Las personas buscan más la experiencia presencial, poder estar en un lindo lugar, ser asesoradas.

Carmona tiene otra mirada. "No creo que sea para mí algo viable. No tiene que ver con mi estilo de fotografía, más ligado con la cercanía, el movimiento y el encuentro presencial. Tampoco lo veo en el ambiente artístico donde me muevo", opina el experto especializado en fotografía documental de escena.

Fotografía de Carmona.

Tardó 21 días en hacer la primera foto desde que comenzó la cuarentena. Necesitaba reacomodarse, ordenar archivos. No obstante, extrañaba los encuentros, el ritual de tomar unos mates, charlar con los artistas, escuchar historias y luego plasmarlas en imágenes.

¿Podrían hacerse virtuales? se preguntó. Comenzó a investigar y decidió hacer fotos por Zoom a una de sus artistas.

"La llamé a Sofi, fiel compañera de varios encuentros y búsquedas compartidas, le expliqué mi idea y le propuse probar esa misma tarde. Acomodó su celular para tener un buen ángulo y luz natural, eligió la música y comenzó a moverse por todo el espacio y sí, sucedió una vez más, la modelo contó su breve relato, yo, esta vez a través de una pantalla, la acompañé con mi mirada", relata Carmona. 

Y así nació "Siempre es Ayer", un proyecto que los vinculó más allá del lugar físico, de la distancia o del país donde se encuentren.

De esta manera, despertó un universo nuevo a la hora de la creación y nuevos trabajos. Las sesiones de fotos por videollamada duraron desde marzo hasta septiembre 2020. Llevó casi 80 encuentros, en 20 ciudades de 12 países, realizando fotos en movimiento a bailarines y bailarinas con su cámara a la pantalla de su computadora.

Un promedio de mercado de dos horas presencial varía desde los $5000 a $8000 depende mucho del rubro, tipo de trabajo, cantidad de personas, etc. Las fotos virtuales estarían en un 50 o 60% de ese valor.

Al respecto, Peter Puffer, fotógrafo y realizador, opina: "En realidad fue algo que se usó durante la cuarentena estricta el año pasado. Fue una salida laboral". 

Foto de Peter Puffer.

¿Seguirás con esta iniciativa? "Ya no, por suerte el rubro comenzó a moverse nuevamente en forma presencial. En aquel momento fue rentable, de hecho, era de las pocas cosas que se podía hacer al estar completamente encerrados. Cobraba $ 8000 la hora por fotos vía webcam", narra mientras señala que en un mes realizó entre 10 o 20 sesiones, no todas pagas.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • GA

    guillermo acosta

    Hace 7 días

    el encabezado de la nota y esas foto parecìan hablar del "viejo oficio"...

    4
    0
    Responder