Seminario Pymes Rosario

Cómo hizo la Ciudad de Buenos Aires para ayudar a las pymes en pandemia

Pablo Lera, subsecretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de Buenos Aires, brindó detalles de las acciones implementadas para asistir a las pymes porteñas en el contexto de la pandemia de Covid-19 y como planean potenciar al sector vitivinícola.

Desde que se reinstalaron medidas de aislamiento y se comenzó con una fase de mayor restricción para intentar frenar la circulación de personas y contener la curva de contagios de Covid-19, en términos económicos para el sector empresarial del segmento Pyme, la crisis financiera no sólo no se contuvo, sino que en muchos casos se agravó.

El gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires implementó una serie de iniciativas y planes desde el inicio de la pandemia para darles asistencia a las más de 130.000 pequeñas y medianas empresas que funcionan en su territorio. Durante el aislamiento de 2020, se ofrecieron, por ejemplo, líneas de créditos blandos para empresas no esenciales afectadas económicamente por la crisis derivada del coronavirus, entre otros fomentos. A pesar del esfuerzo, se calcula que el 20% de los negocios instalados en el distrito cerraron sus puertas.

"La pandemia nos tomó por sorpresa a todos. Fue una situación muy difícil. En la ciudad de Buenos Aires teníamos un plan de desarrollo económico y con la pandemia se convirtió en un plan de emergencia, de asistencia y contención a todos los sectores económicos de la ciudad. En ese contexto estuvimos tratando de facilitar cuestiones operativas en la ciudad para todas las actividades que en un principio continuaron abiertas y que eran esenciales. Luego nos pusimos a trabajar en un plan de contención con varias iniciativas, como exenciones impositivas y de tasas, y así de esa manera fuimos acompañando y trabajando con los diferentes sectores. Reordenamos algunos procesos administrativos a través de una ley que surgió del trabajo en conjunto con diferentes sectores productivos", contextualizó Pablo Lera, subsecretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de Buenos Aires.

Según interpreta el funcionario, hay sectores de la pequeña y mediana economía que están sufriendo particularmente las restricciones de reunión y circulación de personas. Segmentos como el turismo, hotelería, gastronomía y salones de fiestas son las caras visibles de una crisis que golpea de manera recurrente, no sólo desde lo económico sino también desde lo funcional. "Llegamos al 2021 con un ejercicio de trabajo con los diferentes sectores y logramos algunas iniciativas para apuntalar a los sectores más golpeados, como el de la gastronomía, donde condonamos el impuesto ABL y brindamos exenciones en el pago de Ingresos Brutos. También tratamos de acompañar a los gimnasios y salones de eventos", explicó.

La pandemia impuso a la administración pública la necesidad de implementar programas de asistencia para ofrecer a la pequeña y mediana empresa soportes que les permitiera seguir funcionando.

"En cuanto a todo lo que es la parte de beneficios crediticios, trabajamos muy de cerca con el Banco Ciudad. El año pasado dimos créditos a una tasa subsidiada del 12% para Pymes, y este año hicimos lo mismo para empresas gastronómicas y clínicas y sanatorios privados con camas de internación para Covid, ese programa incluye reformas en las instalaciones, compra de equipamiento y contratación de personal. Son líneas de créditos financiadas por el Gobierno de la Ciudad que se devuelven en un plazo de 18 meses", comentó Lera.

La Legislatura porteña aprobó recientemente dos leyes propuestas por el Gobierno de la ciudad que establecen exenciones impositivas a favor del sector privado de salud y en beneficio de comercios del rubro gastronómico. Las exenciones se fundamentan en las consecuencias de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus. Una de ellas exime del pago de Ingresos Brutos a los comercios dedicados a la venta de bebidas y comidas, ya sea con servicios de mesa, al mostrador o al paso, con aplicación para los meses de mayo, junio y julio.

En ese sentido, el subsecretario comentó que "en la ciudad, el microcentro es una de la zonas que se ha visto más perjudicada por la no circulación de personas. Para las empresas radicadas en ese lugar ofrecimos la exención del impuesto ABL y estamos trabajando en algunas iniciativas más puntuales. Estamos pensando en créditos blandos, refuncionalizar oficinas para transformarlas en viviendas. Estamos pensando a largo plazo sobre qué proyectos se pueden iniciar en esa zona".

Consultado sobre la marcha de los planes de desarrollo productivo que la administración de la ciudad tenía en carpeta en la prepandemia, el también licenciado en Sistemas comentó que "estamos continuamente pensando en cuándo va a llegar el quiebre para volver a pensar en las políticas de mediano y largo plazo. Se va corriendo la línea. Hoy hablamos de una tercera ola que hace repensar todo. Pero no dejamos de pensar en que en el segundo semestre vamos a estar empezando a trabajar nuevamente en los planes de desarrollo que teníamos. Hay medidas que queremos encarar, como incentivar exportaciones e inversiones, con lo cual entendemos que en la segunda mitad del año deberíamos comenzar a pensar en esas iniciativas".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios