Pastelería a domicilio, la receta de los que vieron la oportunidad en la crisis

Ante cambios de hábito en los consumidores en los meses de cuarentena, son cada vez más los emprendimientos destinados a la venta de postres y dulces a través de redes sociales con entrega por delivery. Emprendedores comparten su experiencia

La entrega a domicilio lidera entre las preferencias del consumidor con el 60% (versus 39% en 2019), según un estudio de la consultora Kantar TNS para la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE). "Nuevos usuarios comenzaron a utilizar aplicaciones de delivery y WhatsApp para realizar pedidos a comercios de barrio. Creemos que esta es una tendencia que se va a consolidar una vez finalizada la pandemia", asegura Gustavo Sambucetti, director Institucional de la CACE

Este cambio de hábito en contexto de pandemia impulsa también a las emprendedoras que ofrecen repostería casera por Internet. Durante estos meses, creció exponcialmente la oferta de desayunos, budines artesanales, chocolates y tortas, entre otros productos caseros, hechos y entregados a domicilio por los propios reposteros, en la gran mayoría de los casos. 

Ale Bonells es cocinera y pastelera profesional.

 "Con el aislamiento necesario en la pandemia, busqué la manera de acercarme a mi gente querida a través de la cocina y, de a poco, se fue convirtiendo en un emprendimiento muy artesanal", cuenta Guadalupe Diaz Usandivaras, licenciada en Terapia Ocupacional e ideóloga de Muy Chai. A través de redes sociales, como Instagram, la emprendedora ofrece cajas con las que "regala momentos". 

La inversión inicial fue de $ 5000, señala la emprendedora, quien busca y utiliza materiales que sean recicladas "porque es parte de mi propuesta", e invierte en papelería, librería, frascos y alimentos

Las ventas son bastante estables, dado que, a medida que se extendían los plazos de la cuarentena fueron creciendo paulatinamente e instalándose en la modalidad de envíos. "En mi caso hubo un 40% de crecimiento en 6 meses", resalta Diaz Usandivaras. El valor de la caja de cumpleaños oscila entre $ 1500 y $ 1800, de acuerdo a los elementos que se elijan

Parte de la propuesta de Muy Chai, de Guadalupe Diaz Usandivaras.

Cada propuesta incluye algo rico para compartir, una infusión (té en hebras o hierbas para el mate), Manifiesto Hygge, velita, lista de música, ritual a elección o juego que se quiera regalar: elementos e instructivo y un mensaje personalizado. En cuanto a la repostería, se pueden encontrar scons, budines, cuadrados de nuez butter cookies y alguna otra delicatesen.

La demanda aumenta para fechas especiales o algún evento y lo más solicitado son las cajas para cumpleaños con el ritual "vuelta al sol". También se suman pedidos para regalar a alguien que se muda, que está pasando un mal momento de salud, por nacimiento y/o para pasar un lindo rato. Por ahora, el emprendimiento no tiene empleados, pero sí cuenta con la ayuda de su madre y de amigas, que la acompañan y asesoran en el packaging y el diseño.

Por situaciones de la vida, La Kitchenette Cakes, lo que era el hobby de Araceli Sgro, una apasionada por el mundo de la pastelería, se convirtió en emprendimiento. "Lo que era una simple torta para un evento familiar, hoy es un producto para la venta". 

En diciembre de 2019, La Kitchenette, que también utiliza Instagram como modo de difusión, toma forma profesionalmente. De a poco, comienza a entrar en las redes sociales y así ofrecer públicamente el servicio de pastelería y chocolatería artesanal y personalizada. 

La Kitchenette utiliza Instagram para difundirse.

La inversión inicial fue de $ 20.000, usándose para adquirir materia prima, insumos y packaging; y otro porcentaje en herramientas para repostería. Lo fuerte del emprendimiento es el servicio para eventos, pero tras la pandemia, todos los productos que estaban acordados fueron cancelados. Sin embargo, Araceli no se desanimó y encontró un nicho que le está dando resultado: ofrecer mini tortas, desayunos, budines artesanales para una menor cantidad de personas. Además, incorporó la facilidad de pago con plataformas de cobros online y la entrega a domicilio a través de empresas que realizan dicho servicio. 

"Las personas comenzaron a poner su mirada en los microemprendedores, lo cual nos otorgó la posibilidad de que probasen nuestros productos y se conviertan en futuros clientes", destaca la emprendedora. La facturación es variable, de acuerdo a la demanda y fechas especiales. Por caso, para el Día del Padre las ventas creciern 40%. Entre otros productos, ofrece torta de brownie cubierta con dulce de leche y crema chantilly,  box dulces, letter cakes y cajitas de 250 gramos de chocolatería artesanal.

Cocinera y pastelera profesional con 10 años de experiencia, tras trabajar en el canal Utilísima en programas de cocina y en restaurantes de Buenos Aires, Ale Bonells se lanzó con un emprendimiento propio, que "pasó por muchas etapas, desde clases de pastelería, catering salado para pequeñas reuniones, mesas dulces para bodas, para eventos infantiles, tortas decoradas y últimamente cajas de pastelería para festejar cumples en casa, desayunos y te", dice. En la actualidad, se maneja con "el boca en boca" y con Instagram.

Lejos quedaron los pedidos de mesas grandes con tortas de tres pisos. Hoy, los encargos migraron a cajas con minicakes y 6 o 12 unidades de pastelería decorada. A raíz de esta situación, su facturación bajó cerca de 60% aproximadamente.

"Al día de hoy una inversión de unos $ 100.000, teniendo en cuenta que utilicé la cocina de mi casa y en lo único que invertí fue en una batidora, algunos pocos utensilios y moldes. La inversión que tengo hoy en equipamiento de trabajo es de $ 400.000, que no fue inicial, sino que a través de los años. En ese momento no invertí en publicidad ni fotografía y al trabajar sola me evité los costos de mano de obra. La expectativa de acá a fin de año es seguir trabajando, en esta nueva modalidad, pero con un 40% menos que el año pasado", reconoce.

Por su parte, Julia y Belén Códega son las fundadoras de Cinco Sentidos- Casa de Té y Resto en Carlos Keen, Luján. Con el local momentáneamente cerrado por la pandemia, continúan ofreciendo desayunos, meriendas y pastelería desde su cuenta de Instagram.

Las hermanas Julia y Belén Códega comandan Cinco Sentidos- Casa de Té y Resto en Carlos Keen, Luján

"A raíz del ASPO, nace el servicio de pastelería y desayunos a domicilio", explican las hermanas, que cuentan con una cocina equipada y cómoda para cocinar. Para desarrollar este emprendimiento, comenzaron con toda la materia prima que tenían en stock y destinaron $ 5000 para comprar insumos faltantes y packaging, 

Si bien las ventas bajaron este año cerca de 90% por la caída del turismo, "sí notamos un crecimiento en cuanto a nuevos clientes lugareños", relatan las emprendedoras. 

Instagram y Facebook, para hacerse conocida y mostrar sus productos, es clave para Daniela Paola La Torre, la emprendedora de Sublime Pastelería, que comenzó a trabajar en el rubro en julio con una inversión de $ 10.000. "Las redes son las nuevas vidrieras y, como todos saben, primero comés por los ojos", finaliza. 

Karen Salinas, ideóloga de Karenka Repostería, es una emprendedora brasileña que vive en Querétaro, México, y se sumó a esta actividad de ofrecer su repostería a domicilio. Este año, sus ventas se incrementaron 80%. Salinas ofrece algunos tips para emprender en pastelería que bien pueden aplicarse en el mercado local: "Informarse por medio de un taller o diplomado, realizar todas tus cotizaciones para estar al día con los precios, tener bien definido tu salario y la utilidad que tendrás; todo siempre se puede, solo basta con ser creativo y desarrollar tu imaginación. ¿Quieres agregarle un plus? Envía tus productos personalmente. Es muy lindo conocer al cliente y darle un saludo como muestra de agradecimiento por su compra", remata Salinas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios