Porque emprender se aprende

La cena anual de Junior Achievement recordó que la unión entre la educación escolar y el entrepreneurship es posible. Presente en cinco provincias, la ONG generó más de 200 emprendimientos en un año. La experiencia de la Ciudad y San Juan.

Porque emprender se aprende

Emprender no es una cuestión de edad. Seis proyectos de las escuelas de San Juan XXIII, San José Obrero, Colegio Alas, Esc. Comercio N° 6 América y el Buen Consejo volvieron a recordar esta regla que en otras economías es una realidad. El marco lo fue la Cena Anual de Junior Achievement Argentina (JAA), organización fundada en EE.UU., que fomenta la educación emprendedora. Entre los emprendimientos presentados el lunes, en la Rural, destacaron desde insumos para jardinería on demand, librería sustentable, servicios de relojería, mates colaborativos, almohadones multifunción y vajilla customizable. Cada equipo-aula había desarrollado cada instancia del modelo de negocios: idea, producto, go-to-market e, incluso, el cierre de la empresa.

Auditados por JAA, los proyectos presentados probaron ser rentables y, en algunos casos, superar sus objetivos. "Los chicos aprenden a armar desde el organigrama hasta el packaging. Pagan incluso impuestos. El resultado final de la venta, de ser positivo, se reparte entre quienes participaron, como un sueldo. Y al accionista se le devuelve lo que inyectó", destacaron desde la ONG.

La meta de la cena no solo era sumar donantes a una causa que funciona en la Argentina desde 1991, sino marcar también un objetivo futuro. A raíz del trabajo de más 3000 voluntarios, 400 empresas y organismos públicos, JAA impacta sobre 34.000 alumnos de más de 800 escuelas cada año en la Argentina. "Debemos preparar a nuestros hijos para los empleos del futuro", resaltó Noél Zemborain, directora Ejecutiva de JAA. "La educación es el único camino", dijo.

Hasta 2023, la ONG, que promueve el emprendedorismo a través de programas de learning by doing en más de 100 países, se propone involucrar a 200.000 alumnos por año. El objetivo es alcanzar el 10% de los escolares cinco años más tarde, que equivale a 800.000 alumnos. "Queremos que nuestros hijos vivan en un mejor país", proyectó Patricio Greco, presidente de la ONG. "Y aspiro a que ninguno quiera irse del país", sentenció ante el aplauso de más de 400 asistentes. Entre ellos, se los vio a impulsores del universo emprendedor -Silvina Torres Carbonell (Naves /IAE), María Julia Bearzi (Endeavor), Emiliano Kargieman (Satellogic), Sean Summers (MercadoLibre), Ezequiel Calcarami (Asea)- pero también a CEOs, como Carolina Frattini (Zurich), Luis Galli (Grupo Newsan), Gonzalo Tanoira (San Miguel); ejecutivos -Gustavo Macchi (Arcor), Eduardo Suárez Battán (Suárez Battán & Asociados)- y funcionarios, como Leandro Cuccioli (AFIP).

Un panel del que participaron Soledad Acuña (Min. de Educación e Innovación de la CABA) y Felipe de los Ríos (Min. de Educación de la provincia de San Juan) y que moderó Iván de Pineda recordó los retos que afronta el concepto que impacta sobre 10 millones de alumnos a nivel global. "Llevar esta idea a la escuela pública no es fácil", se sinceró Acuña. Y recordó que "al principio, se relacionaba el ser emprendedor con que se impulsaba a los alumnos a buscarse empleo precario. Pero logramos cambiar esa imagen". Hoy, más de 40 escuelas en el ámbito de la Ciudad cuentan con programas impulsados por JAA. "Ser emprendedor es una de las habilidades que exige el futuro que nos obligará a reinventarnos más seguido", dijo.

Su par de la provincia cuyana amplió: "Desde hace tres años, Aprender a Emprender es una política de Estado en San Juan". El funcionario recordó que la experiencia se extiende a los docentes: "Varios dijeron que nunca soñaron que estarían armando una empresa con los alumnos", resumió una experiencia que en San Juan comparten hoy 76 escuelas.

Los seis proyectos que se presentaron en la cena representaron una selección de más de 256 emprendimientos que promueve el principal programa de JAA: La Compañía Aprender a Emprender. Su duración recorre a lo largo de 15 semanas todas las instancias de una empresa. "Hay proyectos que se cierran y fracasan. La meta es que sea una experiencia real y tangible de qué implica emprender".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar