Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Instagram, una alternativa para ser más rentable

La red social de las fotos ha permitido a más de uno hacer de su cuenta otra fuente de ingresos. Las marcas apuestan cada vez más a los influencers, y los perfiles sobre nutrición, salud y estilos de vida se plantan con firmeza.

Las marcas optan por publicitar a través de ellos, ya que es mucho más económico y apuntan a un nicho específico. En este caso, a la comunidad de cada influencer.

Las marcas optan por publicitar a través de ellos, ya que es mucho más económico y apuntan a un nicho específico. En este caso, a la comunidad de cada influencer.

Sin siquiera imaginarlo, a partir de posteos y compartir tips para verse mejor o rutinas de ejercicios e ideas de platos de comida, los conocidos instagramers lograron hacer de su cuenta un negocio, aunque se muestren reacios a aceptarlo. Las marcas optan por publicitar a través de ellos, ya que es mucho más económico y apuntan a un nicho específico. En este caso, a la comunidad de cada influencer.

Triana Angelina Maida, creadora de @serfitnessoficial, que cuenta con más de 100.000 seguidores, es embajadora de Reebok, técnica en gastronomía, asesora de imagen, personal trainer y se define como portadora de un estilo de vida fitness. Ella admite que no considera su actividad en las redes como un negocio, ya que fue algo que surgió de manera espontánea y ahora le permite trabajar para la gente, algo que disfruta mucho. “De un momento a otro, las agencias de publicidad y marcas comenzaron a escribirme enviándome propuestas armadas con presupuestos ya establecidos y ahí es cuando dije ‘bueno, quizás se puede trabajar de esto sin salirme de mis principios’. Muchas las rechacé porque no tenían nada que ver con lo que yo trasmitía”, dice.

Desde otro lado, Agustina Murcho, licenciada en Nutrición, conocida en las redes por luchar contra los trastornos alimenticios y desmentir ciertos mitos que circulan por las cuentas a través de su perfil @nutricion.ag (con más de 166.000 seguidores), confirma que desea escribir un libro y dar charlas o talleres para concientizar sobre la alimentación y educación alimentaria. A su vez, las redes le permitieron conseguir más pacientes. “Al principio podía dar turnos dentro del mes. Hoy en día, estoy dando turnos aproximadamente con dos o tres meses de espera”, apunta. 

La periodista Agustina D’Andraia, (158.000 "monstruitos fit", así llama a sus seguidores) conocida como una fitfluencer reconoce que su libro “Diario de una chica fit” surgió a partir del boom de Instagram. “Mi cuenta nació de manera ingenua como el perfil de cualquiera de nosotros. Esta red social funcionó como vidriera y plataforma para poder dar a conocer mi estilo de vida. Sin embargo, el mundo virtual se puede quedar chico ya que los caracteres son limitados. Así que el libro nació como una profundización de mi perfil 3.0”, asegura una de las fitgirls más conocidas. D’Andraia comenta que empezó publicitando marcas como si fuera un juego y después entendió que eso era negocio. “Aprendí que las redes funcionan, al igual que la tele o revistas, como un canal de comunicación y que algunas publicidades tienen que ser pagas porque detrás hay un equipo de marketing que está atrás de cada detalle. Así como contratan modelos o actores, en las redes buscan influencers”, admite.

Las redes sociales pueden resultar engañosas en algunos casos, pero estas chicas se mantienen fieles a sus ideales. Agustina Murcho lo hace al decir que, antes de arrancar cualquier tratamiento, es necesario consultar con un profesional y no hacer una dieta por cuenta propia. “Dar información es una cosa, y recomendar y dar información de porciones, cantidades de alimentos es otra. Cada persona es un mundo y, para saber cómo comer y qué comer, se debe acudir a un profesional. Pero sí estoy de acuerdo en realizar campañas de concientización en redes sociales”, sintetiza. La fundadora de SerFitness sostiene: “Lo que siempre busco y es fundamental en mis redes es la sinceridad. Jamás voy a compartir un producto que no consuma o utilice. Los que me siguen desde un principio saben que soy espontánea y lo seguiré siendo mientras SerFitness exista”. D’Andraia cuenta que ha logrado entablar una amistad con varias marcas independientes que fabrican productos saludables. “Como nos une un estilo de vida, al toque empezamos a intercambiar mensajes, eventos y salidas, y terminamos siendo amigos”, sostiene.

Propuestas y oportunidades

La comunidad de seguidores de cada instagramer no se queda conforme únicamente con los posteos sino que pide más. Es por eso que muchas cuentas han decidido incurrir en otras propuestas. Con el objetivo de difundir el estilo de vida que llevan adelante, la periodista, junto a una amiga chef (Nani Viner de @weekitfit), dieron lugar a los Gimnasios de Recetas. Dice: “Surgieron -como todo en el mundo del Instagram- como una respuesta natural y alegre a lo que nos piden los seguidores. Pero, son mucho más que cursos. Son eventos, encuentros y espacios de interacción con todas las personas con las que compartimos el día a día a través de la pantallita”.

Por otro lado, la impulsora de SerFitness fue invitada a sumarse a un proyecto en conjunto con dos licenciadas en Nutrición. “Fue un puntapié a algo que se convirtió en placer para mí. Comunicar un estilo saludable, un fitness sin obsesiones desde mi propia experiencia. Luego de los talleres vinieron las charlas y conferencias a las que fui invitada y a lo que tengo ganas de dedicarme este año más en profundidad”, afirma Maida, y continúa: “Considero que es rentable según la cantidad de gente que asista, en cuanto dividas las ganancias y si lo hacés cada poco tiempo. Muchas veces fui invitada y sin cobrar, por lo que, a veces, rentable para mí es vivir la experiencia”. 

Una de las redes sociales más populares, como es Instagram, abrió un mundo de oportunidades a muchas personas que nunca imaginaron tener semejante alcance y difusión. Es por eso que las expectativas a futuro son muy ambiciosas e inciertas. “Cursos no doy pero tengo en mente dar talleres y charlas, es algo que me gustaría mucho”, dice Murcho. D’Andraia, por su parte, jamás hubiera pensado, hace cuatro años, que se convertiría  en una chica fit. Por este motivo, elige dejar sorprenderse. “Mi sueño es seguir creciendo como periodista y poder unirlo con el mundo fit: más libros, una app, una línea de ropa, un programa de tele, radio. Todos los desafíos me hacen sonreír de solo pensarlos”, afirma. Maida admite: “Soy muy soñadora y tengo muchos metas a las que llegar. Pero este año me veo más aferrada al deporte, a trasmitir a la gente que cualquier actividad es sana y nos hace bien, que no hay reglas, solo escuchar a tu cuerpo”.  

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar