Transformación digital

Llegó la "segunda ola" de la tendencia de la que ninguna empresa puede quedarse afuera

La pandemia obligó a las pymes a acelerar el cambio tecnológico para sobrevivir. Ahora llega el momento de profundizar un modelo de gestión que llegó para quedarse

Con la pandemia, las pymes se vieron ante la necesidad de digitalizar procesos e incorporar tecnología para alcanzar varios objetivos, entre ellos, garantizar la continuidad del negocio en un contexto de teletrabajo y hacer que las ventas se mantengan estables o se incrementen mediante soluciones vinculadas al e-commerce, por ejemplo.

En tal sentido, se sabe que tienen resistencia al cambio y presupuestos limitados, pero a pesar de esto la inversión en tecnología se concretó.

De acuerdo a una investigación desarrollada por Focus Market que consultó a 1264 pymes de todo el país, determinó que el 33% de los contactos de clientes y prospects siguen pasando por su sitio web. Instagram se convirtió en una herramienta de trabajo más con 16%, relegando a Facebook. El mismo estudio señala que al abordar las barreras para la transformación digital, el 29% de las pymes manifiesta resistencia al cambio; 24% argumenta limitaciones sobre los costos de implementación de las soluciones digitales; 12% habló de incertidumbre jurídica, 11% de riesgo de seguridad y 9% dijo falta de técnica o competencias para asumir el cambio.

Para inspirar a las pymes que tuvieron que desplegar soluciones básicas y hoy se encuentran ahora ante la necesidad de dar un salto evolutivo, incorporando herramientas de mayor envergadura o para procesos más críticos, hay casos interesantes que sirven de referencia con herramientas que están listas para ser implementadas. Por ejemplo, Internet de las Cosas, que son dispositivos a los que se colocan sensores que emiten información en tiempo real a través de Internet.

Aguará es una empresa agrícola familiar que se dedica a la siembra en Tucumán Santiago del Estero y Salta. Ellos quería monitorear la producción por un tema de seguridad, de modo tal de poder detectar a tiempo eventuales situaciones de vandalismo. "También necesitábamos controlar el stock, esto es, saber cuántas silobolsas estaban activas e inactivas, cuántas en el campo, cuántas desembolsadas y cuántas ya habían sido entregadas a los clientes, entre otros detalles. Por último, queríamos detectar en tiempo real eventuales roturas o movimientos de las silobolsas", cuenta su propietario y gerente Bernard Vuillermet.

Después de comparar varias propuestas, implementaron Smart Silobag, que es una solución IoT (internet de las Cosas, en inglés) basada en sensores que permiten detectar movimientos o roturas de las silobolsas y conocer el estado de conservación de los granos a través de parámetros de temperatura, humedad y CO2. Esta solución, provista por la firma argentina Wiagro, envía reportes y alertas a cualquier dispositivo con conexión a internet. Funciona con conectividad satelital y ofrece posicionamiento GPS. Los sensores son autoinstalables, ofrecen control en tiempo real con alertas por e-mail y Telegram.

"En una oportunidad el encargado mandó a cargar un bolsón sin desactivar las lanzas de Wiagro, es decir, los IoT donde se colocan los sensores, por lo que empezaron a sonar todas las alarmas. En otra ocasión se rompieron una serie de bolsones de maíz de par en par, y recibí los avisos de inmediato", relata Vuillermet. Gracias a esa alerta, la empresa pudo reembolsar parte de esos granos, vender otra parte y evitar que se perdiese el producto. "Con los casos de vandalismo en auge, este sistema es muy recomendable, ya que ofrece una visibilidad total de las silobolsas", concluye.

IDENTIDAD DIGITAL

En un contexto de transformación digital, donde lo más importante es la información, la seguridad se convierte en un factor clave para proteger el desarrollo de los negocios. A todo esto, hay que recordar que la ciberdelincuencia es un tema crítico. En tal sentido, Argentina sufrió más de 124 millones de intentos de ciberataques durante el primer trimestre de 2021, según datos de Fortinet.

En este escenario, Quiena Inversiones es una plataforma online que automatiza el proceso de asesoramiento de inversión para que pequeños y medianos ahorristas inviertan en los mercados internacionales. "Para detectar y evitar posibles tentativas de delitos financieros, casos de fraude y operaciones de lavado de dinero, contratamos el servicio "Identidad digital", provisto por Telecom", cuenta Nicolás Galarza, CEO y Founder de la firma.

Este servicio realiza esas validaciones a través de distintas metodologías, como pueden ser el escaneo del documento utilizado en el dispositivo móvil, pruebas forenses realizadas en tiempo real para la autenticación, prueba de vida de reconocimiento facial con selfie, verificación por transacción de datos patrimoniales, filiatorios y laborales, entre otras. Además, se utiliza la combinación de tecnología patentada de identidad digital eDNA para construir, analizar y verificar identidades digitales con la capacidad de mirar las asociaciones conocidas de un individuo a través de datos públicos, análisis de redes sociales, deep web, dark web y otras fuentes de datos privadas.

MEJORA CONTINUA

Con 78 empleados, Calzetta Neumáticos se dedica al servicio y ventas de neumáticos para automóviles. Su director, Matías Alejandro Calzetta, cómo afrontó su segunda ola de digitalización: "Tenemos desde el 2005 el sistema de ERP Gestion de Mastersoft. En el marco de la pandemia, dimos un salto de calidad instalando el nuevo sistema de ERP Sperta que tiene más funcionalidades que las versiones anteriores y se puede adaptar al desarrollo que estamos concretando, y que tiene que ver con un nuevo centro de distribución de alta tecnología y logística. Además, necesitábamos una herramienta que nos permitiera reducir los tiempos y acortar los procesos dentro del e-commerce que debido a la pandemia se potenció".

En tal sentido, el directivo cuenta que con la propuesta de Mastersoft lograron adaptar los requerimientos que demanda la venta por las diferentes canales digitales, tales como acceder en tiempo real a la disponibilidad de stock; lograr la estandarización en las publicaciones de los productos; acelerar los tiempos de respuestas a las consultas de los potenciales compradores; disminuir los tiempos de entrega de productos; y aumentar el nivel de satisfacción del cliente. "Además, eliminamos posibles errores humanos y logramos la convergencia en los pagos de las diferentes operaciones con la cuenta corriente, por lo que cada venta se efectúa de una manera ágil, dinámica y sistemática", concluye.

¿Y AHORA QUÉ?

Las ventas por internet no paran de crecer en la Argentina. De hecho, el e-commerce duplicó la facturación en el primer semestre del año, con más de $ 631 millones. Esto es un 101% más que lo facturado en los primeros seis meses de 2020. Entre los nuevos fenómenos se destacan que compradores de bajo poder adquisitivo han comenzado a comprar por Internet. Además, la expansión de los nuevos métodos de pago facilitan las compas online.

Los datos se desprenden del estudio Mid Term 2021, elaborado por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) junto a la consultora Kantar Insights en julio. Otros motivos fundamentales son el confinamiento obligó a los compradores a encontrar nuevas alternativas para adquirir productos, y la mejora en la calidad del servicio ofrecido por parte de los comercios.

Todos los pronósticos indican que el hábito de comprar online llegó para quedarse, por lo que las firmas deben seguir invirtiendo en esta área y en todos los procesos relacionados. La transformación digital no es una meta, sino un camino, y lo mismo sucede con la digitalización de los procesos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios