La última esperanza: el plan del Gobierno que ayudó a las pymes a traer u$s 2000 millones en un año

La industria del conocimiento exportó en 2021 u$s 2000 millones y aspira llegar en 10 años a u$s 10.000 millones. Fue uno de los pocos sectores que creció en cuarentena y el 98% de sus empresas son pymes

Lo que producen no ocupa containers, ni depende de encontrar una estación de servicio que permita llenar el tanque con gasoil. Viaja en series interminables de ceros y unos, que durante 2021 generaron u$s 2000 millones en exportaciones. La industria del conocimiento se apoya en el principal commodity argentino: el talento.

Las empresas de software tuvieron un crecimiento exponencial en las últimas dos décadas: pasaron de generar 25.000 empleos y exportar u$s 150 millones en 2004 a tener una masa de 132.000 trabajadores registrados y ventas al exterior 13 veces mayores.

 El 98% de las 5500 empresas que componen el sector son pymes. La curva de crecimiento parece de otra economía: "proyectamos llegar a 400.000 empleos registrados y a u$s10.000 millones en exportaciones", asegura Sergio Candelo, presidente de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI).

El motor del crecimiento es igualmente intangible que su producción: "tenemos un potencial de talento, con recursos humanos altamente capacitados y muy creativos, que es buscado en todo el mundo", apunta Candelo. Paradójicamente, ese activo es uno de las principales amenazas contra su expansión. Según el último informe del Observatorio Permanente de la Industria del Software y Servicios Informáticos (OPSSI), los salarios de software registraron un aumento acumulado del 85% entre enero 2021 y enero 2022

La media salarial se ubica en $210.600. Considerando la inflación (IPC), del 50,9% registrada en ese período y los $95.260 de la Canasta Básica Familiar de ese mes (INDEC), el promedio parecería tentador, pero no lo suficiente.

"Aún así, nos es muy difícil competir con las empresas del exterior", admite Candelo. Afuera pagan en dólares a un target de trabajadores jóvenes (promedian los 23 años), capacitado en atajos para eludir el cambio oficial obligatoria y a los trabajar freelance con tiempo para su vida fuera de la oficina los seduce más que un trabajo en blanco formal y con obra social. "El perjuicio es grande para las empresas locales que le entregan al mundo un recurso que terminó de formarse con ellos y que tienen que volver a capacitar, con el atraso en la producción que eso significa. Pero también afecta a la economía nacional: ese trabajador deja de aportar al sistema fiscal argentino y, lo más grave, suma valor a productos de otros países y se corre el riesgo de terminar primarizando a la industria", agrega el dirigente.

"Es inequitativo competir con empresas extranjeras que buscan talento en Argentina", advierte Emiliano Brest, Chief Marketing Officer de SIMA Agtech, una plataforma integral de seguimiento de cultivos, que nació en 2015, ya supera los 5 millones de hectáreas en Latinoamérica y cerró 2021 con una facturación de u$s 1,5 millones, el doble en balance y clientes que en 2020.

Ser una startup ayuda a reclutar RRHH. "Es muy atractivo para los perfiles a los que apuntamos, debido a la cantidad y calidad de los desafíos a los que nos enfrentamos. Trabajar en una startup es equivalente a hacer un MBA", agrega Brest.

Nicolás Stajnsznajder, CEO del Grupo Kelsoft, un grupo especializado en consultoría IT y en el reclutamiento de talentos en tecnología, coincide en el diagnóstico: "una de las mayores dificultades que se atraviesan en el momento es trabajar con una moneda débil y fluctuante debido a la inflación y a que el sueldo de los talentos IT cada vez está más dolarizado. Con la gran demanda que hay cada propuesta es cada vez más atractiva en salarios y beneficios. Y esto hace que los talentos tengan gran rotación", explica.

Kelsoft está en el mercado hace 20 años y hace 5 que exporta software y staffing. Durante 2021 el crecimiento fue exponencial. "La demanda del sector IT fue tan grande que, en el último año crecimos un 200%, y pudimos alcanzar nuevos nichos de mercado internacionales", asegura Stajnsznajder.

Exportar es uno de los nichos más atractivos para los emprendedores IT. Bitgeyser crea y desarrolla, con un staff base de 25 empleados, contenidos para realidades extendidas para empresas de primera línea de México, Vietnam, Colombia, Ecuador, Chile, EE.UU y Panamá. Tienen un ritmo de crecimiento del 50% anual y su lista de clientes incluye a Tetra Pak, Meta, DirecTV, LG y L´Oréal. Para Santiago Maíz, su fundador y CEO, la principal ventaja competitiva de las Pymes tecnológicas argentinas son muchas. "La principal es la combinación de talento con costo competitivo y también el excelente nivel de inglés que tienen los jóvenes argentinos", asegura.

Remitee, una plataforma de pagos multipropósito que permite a personas bancarizadas y no bancarizadas enviar valores a familiares y amigos en Argentina y otros países, explotó durante la pandemia. Duplicó su estructura en 2021 y planea triplicar la cantidad de empleados en 2022. "Esperamos terminar el año con un 700% más de transacciones vs el 2021 y un crecimiento de facturación del 400%", adelanta Nicolas Zamudio, Cofundador & CFO de la firma que también se ofrece el servicio plug & play para otras empresas.

Ser una pyme en el mercado tecno tiene sus ventajas. "Una de ellas es la velocidad y flexibilidad para poder tomar decisiones. Muchas veces el ser global restringe la libertad y autonomía de las decisiones locales", destaca Zamudio, que ya tiene un ecosistema Fintech que interconecta a 42 países y que hace especial foco en la región.

"Los talentos argentinos son muy solicitados en el exterior por su preparación y su gran capacidad de adaptación a los diferentes mercados", coincide Stajnsznajder. Brest asegura que en un mercado donde el peso se sigue devaluando, crecer en el exterior es realmente una oportunidad. "Nuestra tecnología ha escalado a Brasil, Uruguay, Paraguay, Colombia, Venezuela, Bolivia y México. Hoy esas regiones representan 50% de nuestros ingresos", aclara.

La fuga de talentos no es el único obstáculo con el que se enfrentan los desarrolladores. La infraestructura IT local se ve sobrepasada muchas veces por la cantidad de producción de las empresas locales. "El metaverso y la realidad virtual está directamente relacionado con el 5G y el país todavía no están dadas las condiciones de infraestructura tecnológica en su totalidad", advierte Maíz. El equipamiento es otro tip. Además de costoso es, la mayoría de las veces, importado. Su compra se pierde en los vericuetos de las trabas a la importación argentina.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios