Opinión

La receta secreta de los inversores para invertir y no perder

Fernando Colosimo, Consultor en Generación de Nuevos Negocios, analiza qué tipo de asesor financiero contratar y los compara con un chef y un cocinero.

Cuando vas a un restaurante: hay dos tipos de personas que cocinan la comida. Un tipo suele funcionar en establecimientos con estrellas Michelin, como Gordon Ramsay en Londres, Mirazur en Menton, Francia.

El chef comprende las interacciones entre los ingredientes y los sabores a un nivel tan profundo de primeros principios; él o ella puede volver a montarlos en arte. 

Comida que sabe fuera de este mundo, una experiencia culinaria que se aloja en la memoria permanente, que los comensales reservarán con un año de anticipación para vivirla. 

Estos creadores se llaman chefs. El otro tipo son cocineros. La diferencia entre los dos es enorme. Encontrarás cocineros en lugares como McDonald's, Wendy's e incluso en restaurantes de Palermo bastantes buenos.

El cocinero solo puede ver el mundo culinario como recetas, creaciones e ideas de otros. El cocinero comienza y termina con una receta, de vez en cuando modificando y manipulando desde allí. El mundo necesita ambos tipos de personas.

Alguien nuevo, joven y hambriento, que busca convertirse en un chef con estrella Michelin, tal vez abrir su propio restaurante algún día, no se enloquece por ir a un restaurante donde las recetas ya están prescritas. 

Para una persona que se ve a sí misma como un chef en espera, lo hace por la vocación, un propósito que tira y tira de ellos, porque tienen la necesidad de crear comida de clase mundial algún día y servirla a las personas que se preocupan sobre la experiencia. Los chefs no lo hacen porque es solo un trabajo

Un cocinero, en cambio, rara vez sigue este camino. Su punto de partida es trabajar en restaurantes comunes aprendiendo de los cocineros comunes, siguiendo recetas sin inspiración y lo suficientemente buenas.

Muchos asesores financieros, vendedores y agentes de seguros, a veces sin saberlo, están en un "viaje de cocinero" a través de su forma de pensar y sus acciones. Otros, en cambio, buscan ser "chefs". Su cosmovisión, creencias y acciones son muy diferentes a las de los cocineros.

El cocinero- asesor busca "recetas" para copiar o clonar los objetos brillantes, las balas de plata, las lagunas tácticas para jugar una plataforma hasta que se cierre la puerta. Luego, buscan el siguiente truco y el ciclo comienza de nuevo, porque ¿por qué reinventar la rueda, verdad? Pregúntele a cualquier cocinero- asesor cuántas recetas tiene, y producirá volúmenes y volúmenes de "recetas de ventas" y les va muy bien, pero tienen que saber que: la Brigada atrae a los clientes de la Brigada, el Mesón Español atrae a los clientes de Mesón Español. No hay nada de malo en esto; nada en absoluto.

El chef- asesor, sin embargo, comienza con principios, verdades fundamentales que informan una mejor toma de decisiones. Los chefs prestan atención a las formas en que los ingredientes se combinan e interactúan, de dónde surgen sabores y experiencias extraordinarios.

Los chefs-asesores no confían en las recetas; crean los suyos propios al servicio de su objetivo sistémico. 

Saben que están jugando a largo plazo en un viaje que no tiene final. Su objetivo no es "ganar" contra un competidor imaginario, es seguir jugando, mejorando día a día durante toda la vida.

La idea tanto para el cocinero como para el chef asesor es que el negocio que construyen atrae el tipo y la calidad del cliente.

No hay nada correcto o incorrecto aquí, ni mejor ni peor. Sin juicio. Solo que los clientes siempre elegirán cenar en restaurantes que coincidan con las expectativas y experiencias que buscan.

Y se irán en el instante en que descubran que están en el lugar equivocado.

Nuestros clientes, y los suyos, no son diferentes. Sin embargo, todos los días vemos negocios de Palermo rompiendo sus nueces para atraer clientes que buscan experiencias de alta cocina dirigidas por chefs, no por cocineros.

Take Away

El punto de partida es decidir a quién quiere servir. ¿Quiénes son los clientes con los que elige hacer negocios? Definir luego con precisión y claridad cuál es la identidad de tu negocio.

Si busca servir a los clientes al estilo de Gordon Ramsay, aprenda a pensar y comportarse como un chef de marketing desde el principio. Construya ese negocio. No hay atajos.

Por Fernando Colosimo, Consultor en Generación de Nuevos Negocios  

Tags relacionados

Compartí tus comentarios