Lecturas: El tigre en la casa

Carl Van Vechten cuenta en su libro sobre la experiencia de contar con felinos en las oficinas de trabajo

El autor Carl Van Vechten cuenta sobre cómo los gatos pueden cambiar el ambiente de trabajo

El autor Carl Van Vechten cuenta sobre cómo los gatos pueden cambiar el ambiente de trabajo

Extremadamente adorados, precavidamente temidos. Nunca, a lo largo de la historia, el más doméstico de todos los felinos ha podido pasar desapercibido. Ni siquiera, en el ámbito corporativo. En este sentido, el año pasado, la compañía japonesa Ferray, una firma dedicada a IT radicada en Tokio, dio la nota al dar a conocer su original técnica para evitar el estrés y la ansiedad entre sus empleados: en las oficinas, nueve gatos se paseaban por entre los escritorios o dormían sobre la falta de sus trabajadores. No es el único caso cat friendly y, cada vez más, las empresas se animan a abrir las puertas a las mascotas.

Para los ejecutivos que busquen conocer más sobre los rasgos de los gatos y derribar las barreras del prejuicio popular, Sigilo acaba de publicar, por primera vez en castellano, El tigre en la casa, de Carl Van Vechten. La obra, escrita originalmente en inglés en 1920, explora la figura de estos felinos en ámbitos como las artes, las leyes, la literatura, el ocultismo y la religión.

"En Inglaterra, hay gatos que trabajan para el gobierno en oficinas, cuarteles, muelles y talleres. Hay al menos dos mil felinos en nómina, y todos reciben un chelín a la semana para su comida, puesto que los gatos hambrientos no son los mejores cazadores de ratones, al revés de la creencia popular", sentenciaba el autor desde las páginas del libro.

Van Vechten nació en Cedar Rapids, Iowa, Estados Unidos, en 1880. Fue periodista, crítico de música y teatro, ensayista, novelista y fotógrafo. Publicó más de 15 libros y tomó más de 15.000 retratos fotográficos, que se conservan hoy en la Library of Congress, en Washington. Entre los modelos, se cuentan Truman Caporte, Marlon Brando y Francis Scott Fitzgerald. Murió en Nueva York en 1964, a los 84 años.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar