El impacto digital: la ola ya llegó

A nivel global, el 23% de las pequeñas y medianas empresas planea utilizar la Inteligencia Artificial en los próximos tres años, en comparación con solo el 4% de los encuestados del año pasado.

El impacto digital: la ola ya llegó

A nivel global, el impacto de la economía digital en las pymes no pasa desapercibido. Así lo demuestra el estudio de Oxford Economics, SME Pulse 2019: estrategias para aumentar la línea inferior. Según el informe, que se elaboró a partir de encuestas a 3000 ejecutivos senior de pequeñas y medianas empresas de 12 países, entre los que se encuentra la Argentina, aumentó la preocupación que tienen los directivos acerca de los riesgos de seguridad informática y cibernética, como una de las tres principales amenazas externas, pasando a 29% de 7% el año pasado, con mayores preocupaciones expresadas en sectores como la tecnología (49%), medios de comunicación y entretenimiento (44%), y servicios de negocios (39%).

De acuerdo al reporte, que sondeó la opinión de directivos de 16 industrias, solo una pequeña minoría de las pymes consultadas podrían considerarse empresas digitales, es decir, aquellas que proporcionan algunos de sus productos y servicios en formato digital (13%).

Estas pymes se concentran en unos pocos sectores de high tech, como Tecnología, Medios y entretenimiento, y Telcos. La mayoría (80%) utiliza principalmente tecnologías digitales para conectarse con los clientes y cuidar de los recursos internos. En tanto, 8% cuenta con contenido digital como parte de su gama de productos y servicios, mientras que solo el 5% tiene productos y servicios digitales. Asimismo, el 7% de las pymes que no se consideran usuarias de tecnología en absoluto están concentradas en unos pocos sectores, como la construcción, retail y la comida y bebida.

Sin embargo, el alcance de la economía digital se está expandiendo, con modelos de negocios digitales, difundiendo a nuevos sectores. La tecnología es cada vez más accesible para las pymes. Según el relevamiento, son más las pymes que hoy ven a la tecnología como una oportunidad. De hecho, el 60% que se ven a sí mismas como disruptores (un aumento de 26 puntos porcentuales desde 2018).

Como parte de sus estrategias para aumentar ingresos, las pymes sostienen que se mantienen cerca de sus clientes, intentando anticiparse a sus demandas y asegurándose de que puedan responder rápidamente. Esta es una tradicional fuerza para las pymes, aunque el informe muestra que muchas están actualizando sus formas para ser más ágiles.

De cara a los próximos tres años, las pymes están considerando implementar las últimas tecnologías. Acelerar la innovación y la agilidad también son prioridades. Utilizar tecnologías de vanguardia, como análisis de datos, dispositivos conectados e Inteligencia Artificial (IA) se está volviendo más común. Un 23% de las pymes planea utilizar la IA en los próximos tres años, en comparación con solo el 4% de los encuestados del año pasado.

Hoy hay disponible una gama más amplia de software para que las pymes mejoren la gestión de sus negocios. Los softwares más recientes son, de hecho, más baratos y más fáciles de usar.

Por caso, Knight Associates implementa sofisticadas herramientas de diseño en la nube, por lo que sus arquitectos pueden acceder a modelos donde quiera que se encuentren. También utilizan herramientas de gestión para mejorar los procesos internos y la toma de decisiones.

A medida que las pymes priorizan la innovación acelerada en los próximos tres años, son siete los enfoques más comunes: emplear innovadores talentosos (61%), fomentar una cultura innovadora (59%), crear grupos de trabajo de innovación dentro de las compañías (59%), acelerar el círculo de desarrollo del producto/servicio (56%), incentivar la generación de ideas (55%), alentar a todo el personal a aportar ideas (51%) y asignar tiempo del personal para la generación de ideas (48%). Todas estas iniciativas tienen como objetivo fomentar la producción creativa de los empleados, en lugar de invertir en procesos de I+D provenientes de otras firmas.

La mayor barrera que enfrentan las pymes a medida que crecen es tener el tiempo necesario para administrar cambio complejo, cuando ya están demasiado ocupados manejando el día a día (60% de los encuestados). La mitad de ese número dice que su cultura organizacional es cambiante, pero solo el 4% dice que el equipo de administración carece de ambición. En términos de crecimiento financiero, las pymes muestran una fuerte preferencia por confiar en el capital de trabajo, en lugar de préstamos bancarios. Los servicios de las fintech están gradualmente estableciéndose, pero aún tiene que reemplazar métodos de financiamiento más tradicionales. Como en años anteriores, las pymes valoran la flexibilidad y la capacidad de respuesta sobre todo en sus finanzas.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar