Opinión

¿Pueden competir las Pymes por el talento en IT? Lo que hay que tener en cuenta, paso a paso

Uno de los desafíos más grandes de las pymes en materia de recursos humanos, pasa hoy por atraer y retener al talento en tecnología. El contexto de avance de la digitalización de la economía pone a este tipo de organizaciones frente a la misma necesidad de perfiles de tecnología que las grandes multinacionales.

Uno de los desafíos más grandes de las pymes en materia de recursos humanos, pasa hoy por atraer y retener al talento en tecnología. El contexto de avance de la digitalización de la economía pone a este tipo de organizaciones frente a la misma necesidad de perfiles de tecnología que las grandes multinacionales.

Estos perfiles se caracterizan por sentar ellos mismos las bases de su contratación. Quieren un buen paquete de salario y beneficios, balance entre trabajo y vida privada, posibilidades de crecimiento, formación, desafíos, flexibilidad y tantas otras cosas, y lo cierto es que el "mix" ideal de factores que cada candidato busca puede encontrarse tanto en una empresa multinacional como en una pyme.

Si bien las pymes no están en condiciones de ofrecer los salarios y beneficios que proponen las grandes compañías y multinacionales, pueden salir a competir en el mercado laboral a través de beneficios alternativos y muy valorados especialmente por este nicho como, por ejemplo, el trabajo remoto, los horarios flexibles y otras condiciones que permiten a los profesionales un mejor balance entre trabajo y vida personal.

Asimismo, tienen a su favor la posibilidad brindar un esquema de remuneración atado al cumplimiento de objetivos, y una mayor participación en el proceso de toma de decisiones. Estas cuestiones también pueden hacer más atractivas a las medianas y pequeñas empresas por sobre las grandes.

Estos perfiles se caracterizan por sentar ellos mismos las bases de su contratación.

Por eso, la clave para poder competirEstos perfiles se caracterizan por sentar ellos mismos las bases de su .rmalidad donde los talentos no tienen fronteras, donde se puede trabajar desde cualquier lugar del mundo para diferentes empresas y mercados, en esta nueva normalidad donde los talentos no tienen fronteras, donde se puede trabajar desde cualquier lugar del mundo para diferentes empresas y mercados, es contar con la capacidad de escuchar al candidato y trabajar uno a uno, de manera flexible, para relevar necesidades y preferencias para buscar satisfacer la mayor cantidad de expectativas de cada candidato que se presenta.

Además de la remuneración, es clave contar con un paquete de beneficios atractivo para atraer y retener al talento IT. Entre los beneficios más valorados por estos candidatos se incluyen las tecnologías y lenguajes de programación utilizados y la capacitación que las empresas puedan ofrecer.

En relación a las herramientas y lenguajes, hablamos de un tema que no es menor, dado que los candidatos y especialistas de este rubro valoran muy especialmente la posibilidad de incorporar conocimiento y entrenamiento en las últimas innovaciones de su campo. Para ellos, suele ser muy atrayente la posibilidad de vivir la experiencia de utilizarlas y en eso no hay diferencias entre grandes empresas, pymes o startups.

Esto está estrechamente ligado con el sentido de propósito en el trabajo, algo que el talento valora cada vez más a la hora de elegir un empleador, especialmente en el segmento joven. En las pequeñas y medianas compañías el profesional tiene una mayor percepción de su aporte, ya que la competitividad es más reducida y porque existe una relación más cercana con los dueños o quien toma las decisiones, y la incidencia es más directa respecto de los resultados de la empresa.

Los planes de desarrollo de carrera también son claves para la proyección del talento. Estos programas, con mayor o menor formalidad, suelen establecerse con objetivos claros y medibles a corto y mediano plazo con el fin de mostrarle al colaborador como va escalando en la pirámide de su plan de desarrollo. Es fundamental integrar al candidato, es decir, construir en conjunto ese plan, que debería contemplar las necesidades de la empresa y las del talento. Como se suele decir habitualmente, un esquema de win-win.

Las compañías que logren ver estos diferenciales y los pongan sobre la mesa a la hora de la negociación, serán las que ganen la batalla por el mejor talento, sin importar el tamaño de la misma.

  Por Alejandro Servide, Director de Professionals y RPO de Randstad Argentina  

Tags relacionados

Compartí tus comentarios