Historias de garage

Esta empresa ya gana millones gracias a los "regalos elegantes"

Nacieron en 2005 como pastelería, hoy su marca es sinónimo de arquitectura y elegancia en regalos empresariales

Rodrigo Bauni se inició en la gastronomía desde muy chico gracias a su padrino, quien tenía amor por la pastelería. Entre el 2000 y 2003 dio sus primeros pasos en Estados Unidos en trabajos en diferentes cadenas de restaurante y cocinas de Nueva York.

Pero fue en 2005 cuando, con un socio, armó un servicio de catering llamado MaRoRe (Martín/Rodrigo/Repostería), que en poco tiempo pasó a llamarse Purocacao, cuando un cliente importante les encargó 6000 kilos por año de bombones, algo que no era su especialidad pero que los encaminó en el mundo del cacao. Los comienzos fueron difíciles, hasta que encontraron la veta y se enfocaron en el sector empresarial.

En el 2008, el año de la gran crisis mundial, atravesaron su momento más duro con la separación de la sociedad. "Martín continuó su camino gastronómico y yo seguí produciendo, pero para pocas empresas, tuve que cambiar packaging, identidad de la marca", contó Bauni.

Pero desde 2010 con nuevos clientes y colaboraciones con Teatro Colón, Chandon, Dellepiane y otros trabajos de catering y chocolatería para distintos eventos, la empresa comenzó a crecer. En 2016 se inauguró finalmente el Atelier de Purocacao en el barrio de Coghlan con una inversión inicial de u$s 50.000, producto de años de ahorro.

El concepto de atelier proviene de la formación en Bellas Artes que tuvo Rodrigo Bauni, antes de convertirse en chocolatier, algo que define sus productos y permite vivirlas como una verdadera obra de arte.

"Elegimos trabajar con lo mejor de la materia prima, pero sobre todo buscamos honrar y respetar el bombón que producimos para cada uno de nuestros clientes porque creemos que así se logra algo distintivo" destacó Rodrigo Bauni al mencionar cada uno de los productos elaborados para su larga lista de clientes

Tienen bombones con roquefort, provolone, chocolates rellenos de whisky Jhonnie Walker, colaboraciones con American Express, entre un largo listado clientes que les dan un sello de calidad.

"En un principio no teníamos claro el rumbo, pero con el correr del tiempo nos dimos cuenta de que achicando la producción y afinando la puntería hacia un producto de elite podíamos destacar por sobre el resto" remarcó el chocolatero.

ENTRE BARBIJOS Y REGALOS

La pandemia fue una oportunidad. "Durante los primeros meses nuestro negocio, que no venía muy fuerte, aumentó cinco veces su producción", aseguró el emprendedor.

Entonces llegó el momento de dedicarse al producto de alta gama, bajar la cantidad de producción para hilar más fino y encontrar su nicho en las grandes empresas, además de la venta a través del e-commerce, con regalos corporativos y las fechas especiales como San Valentín, pascuas y día de la madre.

UN FUTURO DE CACAO DULCE

"Estamos inscriptos como importadores/exportadores y buscamos abrirnos hacia el exterior. Si bien tuvimos oportunidades, no contábamos con la posibilidad de hacerlo por falta de experiencia en el área" aseguró Bauni. Pero el objetivo para este año es generar producción para el exterior, además de cerrar el año con un crecimiento sostenido del 15%.

Purocacao prepara todo su arsenal para fin de año con nuevas presentaciones y para el 2022 ya prepara una nueva línea de chocolate para aumentar su capacidad productiva. La idea, cuentan, es aumentar la doración en esa área, que hoy sostienen seis personas (entre ellas Bauni y su esposa).

LA PASIÓN A TRAVÉS DE UN BOMBÓN

"Desde Purocacao buscamos generar el mismo amor con el que hacemos nuestro chocolate, desde el nombre (por ser puro), hasta el packaging, todo busca transmitir la pasión con la que elaboramos el producto final" sintetizó el emprendedor y chocolatier.

Esta pasión que ponen al producto, tropieza un poco con la idea de franquiciar, a pesar de los diversos pedidos y ofertas mensuales que tiene sobre la mesa. Pero la realidad es que no hay una idea que termine de convencer al empresario. "Recién ahora estoy pensando como sería eso, porque mi gran inquietud es que no se pierda lo puro o la esencia de lo que fuimos construyendo durante 15 años. Eso es algo que recién comienzo a analizar en este tiempo"

Tags relacionados

Compartí tus comentarios