Un salto de lo artesanal a lo industrial

Un matrimonio cordobés pasó de tener una pequeña panadería a producir panificados congelados de forma industrial. ¿La clave? Respetar la fórmula original. En 2016 facturaron u$s 700.000 y este año apuestan a seguir creciendo. 

Oscar Decoberti y María Isabel, de Ultracongelados Canalsenses.

Oscar Decoberti y María Isabel, de Ultracongelados Canalsenses.

Corría 1989 cuando Oscar Decoberti y María Isabel Sarmiento inauguraron su panadería en la localidad de Canals, en la provincia de Córdoba. Para ello, se valieron de sus ahorros, préstamos familiares y el dinero que obtuvieron por la venta de su despensa. La inversión fue de unos $ 40.000 y el local llevó el nombre de “Sarmiento”, no solo por el apellido de María Isabel, sino, también, porque así se llamaba la calle en la que estaba ubicada.

“Como el producto gustaba y nos dábamos cuenta de que daba para más, empezamos a buscar una forma que nos permitiera crecer a nivel nacional”, relata Decoberti. “Así que empezamos a buscar una forma diferente de llegar a más lugares y tener un campo de acción más amplio”. 

Con este nuevo desafío, empezaron a investigar qué alternativas existían en el mercado; visitaron exposiciones en la Ciudad de Buenos Aires y dieron con la opción de los productos congelados que, hasta ese momento, desconocían. 

Así fue que en 2010, con una inversión de $ 600.000, le dieron un giro a su negocio. Pasaron de vender productos artesanales a industriales pero, según asegura su fundador, “sin cambiar la fórmula”. Hoy, bajo el nombre de Ultracongelados Canalsenses, venden medialunas, criollitos, facturas y panes -congelados y sin cocinar- a autoservicios, supermercados, estaciones de servicios y panaderías. Y a esto se le sumó que abrieron nuevas panaderías a partir de sus productos pero, al menos por ahora, Decoberti no se atreve a darles el nombre de “franquicia”. 

Claro que dar el salto no fue fácil. Los Decoberti “no sabían qué iba a pasar”, como recuerda su fundador, y a esto le suma que debieron explicarle a cada uno de sus clientes de qué se trataban sus nuevos productos. “Porque acá no se conocía, había que explicarles cómo era el sistema, asesorarlos. Eso nos costó”, recuerda Decoberti desde Canals. 

El salto de los productos artesanales a los industriales fue gradual: primero mantuvieron ambos negocios (la venta al público y la fabricación industrial), hasta que lograron afianzar su unidad de productos congelados. Recién allí, se animaron a desprenderse de la venta al público. Así es que, actualmente, cuentan con una fábrica en la que produce sus alimentos, y la compañía cuenta con 15 empleados, entre ellos, los hijos del matrimonio. 

Van por más

Ultracongelados Canalsenses tiene unos 95 clientes ubicados seis provincias: Córdoba, La Pampa, La Rioja, Catamarca, San Luis y algo del sur de Santa Fe, “y vamos por más”, afirma  Decoberti. Para sus fundadores, entre sus principales diferenciales -además del sabor y calidad de sus panificados- mencionan la posibilidad de que el cliente pueda disfrutar sus productos recién sacados del horno, a cualquier hora del día. 

Además, la compañía tiene dos camiones equipados con cámaras de frío, por lo que no tercerizan la entrega de la mercadería: “Llegamos con el producto más cuidado”, aseguran. 

Cuando se le pregunta al fundador de la compañía por sus planes a futuro, comenta que en su lista de pendientes se encuentra la idea de crear una marca que sea “franquiciable”, para asíentrar en otras ciudades. Y que ese concepto, posteriormente, "combine panadería, pastelería y cafetería". Pero hasta el momento, "la idea está en desarrollo", se encargan de aclarar. Otro objetivo que tienen en mente, más ambiciosa aún, es sumar helados que, hasta el momento, no producen.

En su lista de pendientes, se encuentra la idea de crear una marca que sea “franquiciable”.

¿Su meta? Llegar al sur del país, la Costa Atlántica y la Ciudad de Buenos Aires. Para este último caso, el creador de Ultracongelados Canalsenses asegura que, si bien recibieron varias propuestas, “todavía no nos sentimos con la capacidad de atender un distrito así, por la cantidad que querían comprar”. Es por ello que prevén invertir en infraestructura, antes de comprometerse.  Por último, al hablar de números, en cuanto al volumen de facturación, este año estiman incrementarlo en un  40% respecto al del año pasado, cuando se ubicó en u$s 700.000.  

Para Decoberti, su mayor logro, hasta ahora, es haber concretado el proyecto de los panificados congelados. Y confiesa: “Siempre tuve la idea de encontrar un producto que le pueda vender al país. Siempre tenía esa idea y creo que con esto es a donde estoy llegando”. 

Para Oscar Decoberti, fundador de  Ultracongelados Canalsenses, lo que le facilitó el salto de la producción artesanal a la industrial fue que no cambiaron la fórmula de sus panificados. Así, el sabor de sus productos sigue siendo el mismo, pese a que ahora fabrican en grandes cantidades. 

A esto le agrega que sus panificados, cuando los vendían al público, eran conocidos por mucha gente de Canals y sus alrededores. Y asegura que fue justamente el "boca en boca de la gente” lo que les permitió crecer. 

“Nunca hicimos publicidad", se encarga de aclarar Decoberti. "Eso nos da la pauta de que el producto gustó", concluye. 

La fórmula del sabor

Para Oscar Decoberti, fundador de Ultracongelados Canalsenses, lo que le facilitó el salto de la producción artesanal a la industrial fue que no cambiaron la fórmula de sus panificados. Así, el sabor de sus productos sigue siendo el mismo, pese a que ahora fabrican en grandes cantidades. 
A esto le agrega que sus panificados, cuando los vendían al público, eran conocidos por mucha gente de Canals y sus alrededores. Y asegura que fue justamente el "boca en boca de la gente” lo que les permitió crecer. “Nunca hicimos publicidad", se encarga de aclarar Decoberti. "Eso nos da la pauta de que el producto gustó", concluye. 

Ficha 

Lanzamiento: 2010

Inversión inicial: $ 600.000 

Facturación 2016: u$s 700.000 

Facturación proyectada para 2017: + 40 % 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar