La tienda para padres de recién nacidos con sello francés

Una plataforma virtual creada por tres franceses radicados en el país permite suscribirse y recibir a domicilio todos los meses productos esenciales para el cuidado de los bebés. Se planea cerrar 2018 con $ 5 millones facturados.

Los fundadores de Bambox

Los fundadores de Bambox

Tras asentarse en la Argentina y encontrarse lejos de sus familiares y amigos, los ingenieros franceses Rémi Beaufils, Timothée Jauffret y Charles Carette adoptaron a sus conocidos en el país como sus nuevas familias. Desde su llegada, compartieron con ellos tardes y noches, tiempo en sus casas y paseos con sus hijos.

"A medida de que ganamos confianza, comenzamos a experimentar junto a ellos las maravillas de ser padres, pero también sus problemáticas. Vimos cómo uno corría mientras el otro cuidaba del recién nacido, fuimos testigos de las preocupaciones de cuando uno salía y el otro se quedaba solo con el bebé, y tomamos conciencia del tiempo que se tarda en encontrar en el supermercado artículos convenientes en términos de precio-calidad", dice Carette.

Así, mientras los franceses ayudaban a sus amigos en el cuidado de sus hijos, y les daban un respiro para que pudieran disfrutar de tiempo a solas y ocuparse de ellos mismos, recordaron que en los Estados Unidos existía un delivery de productos para bebés. Lo conocían de primera mano y sabían que el servicio les simplificaba mucho la vida a las familias, por lo que decidieron recrearlo en la Argentina.

El primer ensayo consistió en armarles a sus amigos una caja con productos para todo el mes. ¿El resultado de la prueba piloto? "Estaban felices de recibir esta ayuda en la organización", afirma Carette. De esta manera surgió Bambox (Baby and Mum Box), una tienda online que ofrece suscripciones a cajas de productos que incluyen desde ítems básicos para el recién nacido, como pañales y toallitas corporales, hasta otros para la madre, como cremas faciales.

"Se trata de un servicio personalizado que responde a las necesidades básicas que se les plantea a las nuevas generaciones en su rol de madres y padres ante la falta de tiempo, la búsqueda de calidad y precios razonables, y las dudas sobre qué productos usar. En los Estados Unidos y Europa, ya se utiliza bastante este sistema de compra en lo que respecta a artículos de uso diario", sostiene Carette, que dio origen al proyecto en 2017 junto a Beaufils y Jauffret. Hoy, muchos de sus clientes son padres primerizos y familias con muchos hijos y ocupaciones múltiples.

La propuesta

De acuerdo a los fundadores, el diferencial de Bambox es que los padres encuentran todo lo que necesitan de forma recurrente en una única tienda y se despreocupan del tema. El funcionamiento de la plataforma es similar al de cualquier e-commerce. Al ingresar al sitio, el usuario añade a su carrito de compra los productos que quiere adquirir ese mes. Los más baratos parten desde $ 20 y los más caros cuestan $ 7000. Al momento de abonar, puede hacerse directamente en la misma plataforma por medio de tarjeta de crédito o en efectivo contra entrega. Cuatro días más tarde, los consumidores reciben sus pedidos a domicilio sin costo.

"Siempre coordinamos con el usuario la entrega para que ésta no le signifique un incordio. A partir de entonces, arranca la compra recurrente. 28 días después, se programa el siguiente encargo, porque los combos que ofrecemos traen cantidades para aproximadamente un mes. 10 días antes de la nueva fecha, le enviamos un recordatorio para que tenga tiempo de hacer cambios en su Bambox o modificar la fecha de entrega en caso de que lo desee", explica Carette, y agrega que, en promedio, los clientes gastan $ 1500 mensuales entre pañales, algodón y leche.

Los emprendedores aseguran que, adhiriéndose a la suscripción, que puede darse de baja en cualquier momento, hay importantes descuentos y beneficios. "No pretendemos brindar un servicio exclusivo ni caro. De hecho, nuestros precios son más baratos que los que se encuentran en supermercados u otros sitios de comercio electrónico. Tenemos una tasa de abandono menor al 4%. Queremos ayudar a todos los que deciden confiar en nosotros", señalan. Y aunque por el momento solo opera en la Ciudad de Buenos Aires, la pyme prevé expandirse próximamente.

Asimismo, para acompañar a los adultos durante el crecimiento de sus hijos, la plataforma recomienda qué productos se adaptan mejor al peso y la edad de ellos, mientras que existe la posibilidad, por ejemplo, de devolver los pañales que van quedando chicos mientras el bebé crece y cambiarlos por otros de talla mayor. "Todo ello lo realizamos con un asesoramiento personalizado a quienes lo precisen. Nos enfocamos siempre en ofrecer un servicio con un nivel impecable y una atención al cliente de primera calidad", ratifican.

El principal escollo que los franceses encuentran en su día a día es la extrema confianza de los consumidores en los gigantes de la industria, que también forman parte de su competencia. "Existe desconfianza por parte del público hacia la compra online en otros sitios por fuera de MercadoLibre. Tenemos que seguir trabajando para hacer de la experiencia ofrecida un momento mágico", cierran.

Bambox

Para incorporar a sus combos productos de primera línea, los emprendedores franceses realizaron alianzas con grandes marcas. "Ellas proveen a distribuidores, quienes luego nos abastecen a nosotros con los productos. Establecer un contacto inicial no fue difícil: se generó a partir de nuestros esfuerzos y trabajo. Para darnos a conocer, el énfasis estaba puesto en nuestra imagen y la calidad de nuestro servicio. A partir de eso, las marcas nos vinieron a buscar solas", cuenta a El Cronista Carette, CEO y cofundador de Bambox.

Y es en este punto en el que Carette se detiene. "Es importante respetar los pasos y no adelantar procesos. Primero, hay que obtener clientes, ganarse su confianza y respeto. Una vez alcanzado esto, se hace más fácil negociar con las marcas. No hay que hacer las cosas al revés", aconseja. Gracias a las alianzas que se generaron, hoy es posible para los clientes encontrar productos de primera línea que van desde los pañales para el recién nacido, hasta la crema para madre.

Datos

Inicio: septiembre 2017

Facturación 2018: $ 5 millones

Clientes mensuales: más de 400

Empleados: 13

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar