Fabrica software para agencias de viajes y ahora capacita a estudiantes del sector turístico

En 1991, Eduardo Goldenhörn fundó Turismática, un emprendimiento dedicado al desarrollo de software aplicado a la industria de viajes y turismo. 

Fabrica software para agencias de viajes y ahora capacita a estudiantes del sector turístico

Su interés por la computación y el software se despertó mientras estudiaba la carrera de Ingeniería. Corrían los años '80 y, por aquel entonces, aparecían las primeras PC, mediante las cuales la informática se ponía al alcance de todos.

Pero algo había que hacer para que esas computadoras les sirvieran a las personas. Con esto en mente, Eduardo Goldenhörn comenzó a aprender cobol, un lenguaje de programación orientado a desarrollar aplicaciones de negocios que él mismo ejecutaba en su primera máquina, una Osborne I, que le había regalado su padre y que aún conserva.

Gracias a ello, en 1984 surgió su primer trabajo profesional para la Cámara Argentina de Turismo, donde tuvo la oportunidad de conocer el negocio de los viajes y las excursiones así como también conseguir que la tecnología de información ayude a la gente a viajar. 

De este modo, su proyecto fue madurando hasta que, años más tarde, junto a Gabriela Ferrández, compañera de la facultad y su novia en ese momento, sentados en las escalinatas de la Facultad de Ingeniería en Paseo Colón 850, tomaron la decisión de fundar una empresa dedicada al desarrollo de software aplicado a la industria de los viajes y turismo. Fue así que, en marzo de 1991, nació Turismática, un emprendimiento que en sus 29 años de vida en el país no sólo sobrevivió al crecimiento vertiginoso de la tecnología sino también a varias crisis, como la actual pandemia del coronavirus. 


Dado que el negocio del turismo está temporalmente afectado por la coyuntura, decidimos crear el Programa de Alianzas Universitarias de Latinoamérica (AULA), que consiste en una capacitación gratuita en herramientas tecnológicas para estudiantes y universidades de la industria del turismo. Surgió con el fin de disminuir la brecha entre lo que se aprende en el ámbito académico y lo que demanda el mercado. Uno de sus beneficios es brindar, por medio de clases virtuales, conocimientos sobre todos los procesos tecnológicos relacionados a una empresa de viajes y turismo: la faz comercial, operativa y administrativo-financiera. Gracias a las circunstancias actuales, la propuesta tuvo un gran impulso y ya fue adoptada por muchas universidades nacionales, como la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), de Avellaneda (UNDAV), de Belgrano, de San Martín (UNSAM), La Plata (UNLP) y varias más”, cuenta Goldenhörn. 


Ese instinto superador también marcó los inicios del negocio.  “El mayor reto fue armar desde cero una empresa sin tener conocimientos previos de administración, recursos humanos e impuestos. Aprendimos todo sobre la marcha, equivocándonos, replanteando estrategias, investigando y observando. El otro gran desafío fue diseñar el equipo de trabajo, ya que la idea era seleccionar profesionales que más allá de su idoneidad, técnica y conocimientos, fueran esencialmente buenas personas”, explica el ejecutivo, cuya firma despegó con una inversión inicial de u$s 10.000, un monto que salió de sus bolsillos dado que por aquel entonces “no era tan fácil como ahora conseguir inversores”. 


Superados estos pasos, el proyecto comenzó a marchar con una misión puntual: ayudar a las empresas del sector para que sean sosteniblemente competitivas desde la tecnología. “El turismo es una industria muy cambiante, donde los paradigmas del negocio, las formas de comercialización y las necesidades de los viajeros están en permanente actualización, así como la tecnología. Por eso, nuestro gran reto es mantenernos actualizados, tanto en las prácticas del sector como en las herramientas tecnológicas”, revela el CEO. 


Y si bien sabe que hay más emprendimientos como este en el mercado argentino, especialmente porque el campo de aplicación es muy grande y hay diferentes áreas de especialización dentro de este segmento, Goldenhörn relata que el valor diferencial de su marca consiste en trabajar al lado de sus clientes, entendiendo sus desafíos y ayudándolos a que puedan gestionar estratégicamente sus empresas.

“Esto es posible gracias a contar con un equipo de personas con un gran nivel profesional y humano”, remarca el ejecutivo de esta empresa que en 2019 facturó $ 60 millones y emplea a 20 personas


Los clientes de Turismática son empresas que comercializan servicios de viajes y turismo, es decir agencias de viaje, operadores mayoristas, operadores receptivos, OTAs (Online Travel Agencies) y TMCs (Travel Management Companies); entre las cuales cuentan firmas nacionales e internacionales dado que exportan a 6 países de América latina. 


 “Trabajamos bajo el modelo de venta consultiva, es decir que nuestros vendedores son consultores de negocios con mucha experiencia en la industria y que conocen muy bien sus procesos y buenas prácticas. Estudiamos las particularidades de cada empresa y les proponemos la solución que mejor se adapte a sus necesidades. Desde el punto de vista contractual, operamos con el modelo SaaS (Software as a Service), mediante el cual el cliente abona un fee mensual por el uso de las aplicaciones, evitando los altos costos de adquisición de licencias”, precisa el número uno, quien agrega que otro producto estrella de esta apuesta es TMA Anywhere, un ERP (Enterprise Resource Management) diseñado y desarrollado específicamente para que las agencias de turismo puedan integrar en un solo sistema todos los procesos comerciales, operativos y administrativo-financieros del negocio de manera online dado que funciona en la nube.


Para Goldenhörn, en un entorno cada vez más competitivo ya no alcanza con atender solo al mercado local, por eso entre sus planes a futuro sobresale la idea de comercializar sus productos en distintos países de la región. También tiene previsto lanzar un desarrollo de Business Intelligence que les permita a sus clientes contar con información en tiempo real para tomar mejores decisiones estratégicas. 


Si bien la difusión de sus productos a través de los medios, eventos o la prensa resulta muy efectiva para el crecimiento de su empresa, el ejecutivo remarca que los principales promotores del negocio son sus propios clientes, “los únicos capaces de atraer nuevos compradores”. 

El turismo pospandemia 

Todo indica que, tras la crisis sanitaria global desencadenada por el coronavirus, nada será como antes. Los cambios se reflejarán en todos los niveles de la sociedad, incluso en la manera de viajar. Goldenhörn sostiene que el cambio inmediato que probablemente se imponga en los procesos de viajes cuando se reanuden las operaciones será una tendencia al touchless travel, es decir que el pasajero evite tocar nada desde que ingresa al aeropuerto hasta que está sentado en el avión.

De todos modos, el intercambio de pasaportes y la tarjeta de embarque seguirán representando un riesgo de infección tanto para el pasajero como para el personal, aún con los protocolos sanitarios más estrictos. Por eso, y gracias a la tecnología, ya se están desarrollando aplicaciones que permitirán acceder de manera más expeditiva y eficaz a la identificación del pasajero, sus datos biométricos y a toda su información filiatoria, de salud, antecedentes policiales y su historial de viajes desde el celular

Shopping