En menos de un año, alcanzaron los 30.000 clientes y planean desembarcar en Chile y Brasil

A fin de 2019, Adolfo Rouillon y José Robledo fundaron Frizata, una compañía a través de la cual venden alimentos congelados sin intermediarios a través de una plataforma. Emplean a 150 personas, proyectan el desembarco regional y apuestan a su línea meat free, que ya representa el 20% de sus ventas.

Se estima que, por primera vez en seis décadas, el consumo de carnes en el mundo caerá por segundo año consecutivo. De hecho, según una encuesta de salud y nutrición de Euromonitor International, el 21% de los consumidores en el mundo está también tratando de limitar la ingesta de este tipo de alimentos. En la Argentina, y a pesar de tratarse de un país que se caracteriza por sus parrillas y asados, la tendencia acompaña. De acuerdo con un estudio del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCV), casi un tercio de los argentinos está reduciendo su consumo de carnes, algo que se ve más marcadamente entre mujeres y que se intensifica entre personas de 16 a 25 años. En esta línea, crece la venta de sustitutos de carne. De hecho, un reporte de MarketsandMarkets calcula que solo en los Estados Unidos el mercado de carnes a base de plantas, actualmente de u$s 12.100 millones, alcanzará los u$s 27.900 millones en 2025.

Atenta a estos cambios en los hábitos de consumo, Frizata, la food tech creada en 2019 por los emprendedores José Robledo y Adolfo Rouillon y que en un año logró alcanzar los 30.000 clientes, amplió recientemente su línea de productos meat free, que recrea la experiencia de la carne, pero sin carne. En este sentido, la compañía, que emplea a 150 personas y que ya analiza su expansión regional, presentó el mes pasado su línea FriEmpanadas, pensada para para quienes buscan reducir el consumo de carne. Disponibles en su versión de “carne (FriBeef) y de “pollo (FriChicken), ambas opciones son vegetarianas y su fuente de proteína proviene de plantas. 

José Robledo y Adolfo Rouillon, fundadores de Frizata.

 

Historia de un emprendimiento

 

Rouillón y Robledo en En 2007 habían fundado Congelados del Sur, una empresa de alimentos con foco en b2b, y durante más de 10 años fueron aliados de grandes empresas alimenticias y retailers, como
como Swif, Paladini, McCain y Agrosuper, en Chile. "Frizata surge de la experiencia con esta compañía y de un profundo conocimiento de la industria de los alimentos, que se ha mantenido sin innovación por años, tanto desde la producción de alimentos como de la forma en la que los alimentos llegan a los consumidores", comparten los socios de la firma que planea desembarcar en Brasil y Chile en los próximos meses y que estima cerrar 2020 con una facturación de más de $ 500 millones.

Parte de la oferta meat free de Frizata.

La empresa nació con la idea de responder a una simple pregunta: "¿Qué comemos hoy?" A través de una plataforma, ofrece una propuesta de alimentos que se piden online y permiten resolver la comida de todos los días en 20 minutos. Los alimentos se entregan a domicilio. "Somos la primera empresa argentina alimenticia de congelados 100% digital y con un modelo de doble innovación: aplicamos tecnología en la producción de los alimentos y llegamos directo al consumidor, sin intermediarios, a través de nuestro e-commerce", sostienen los socios, ambos emprendedores Endeavor.

Frizata cuenta con un catálogo de más de 50 productos únicos como verduras, carnes, comidas elaboradas, veggies y appetizers. "Somos la primera empresa argentina que creó una hamburguesa 100% meat free: la Friburger. La lanzamos hace casi un año y se trata de la primera hamburguesa del país que
recrea el sabor, el color y la experiencia de la carne, pero sin carne, ya que es una hamburguesa vegetariana hecha a base de plantas", se jactan Rouillon y Robledo.

A mitad de año, la firma amplió su línea Fri y lanzó al mercado los FriNuggets Meat Free, así como también los FriBites Meat Free (albóndigas con corazón de mozzarella) y la nueva versión de FriBurger rellena con
queso. "Si bien la idea de desarrollar una línea Meat Free viene desde hace casi una década, sabíamos que en ese momento el mercado no se encontraba preparado para una línea de productos tan revolucionaria. Frizata entiende que el futuro requiere un equilibrio entre salud, medioambiente y disfrute de experiencias positivas: esto deriva en elecciones alimentarias orientadas a reducir el consumo de carne sin poner en riesgo nuestro equilibrio nutricional. Entendemos que esta tendencia no es una moda; sino que ha empezado a gestarse un nuevo orden en lo que será la alimentación del futuro". La línea Meat Free ya representa el 20% del total de las ventas de Frizata.

Empanadas meat free.

La cuarentena fue un catalizador del crecimiento de la compañía y eso significó el tener que adaptarse adaptarse al contexto y ser ágiles para poder dar respuesta al incremento de la demanda.

"En medio de la pandemia, aceleramos la decisión de desembarcar en Córdoba, fue un gran desafío ya que lo hicimos 100% remoto. Fue la primera vez que hicimos el proceso de selección y contratación de equipo a través de videoconferencias, seleccionamos a nuestros proveedores locales de manera remota (depósito de congelados, proveedores de logística, etc). Capacitamos al nuevo equipo de manera online, con videos y charlas de soporte a través de una plataforma de e-learning. A su vez, modificamos el proceso de recepción de entregas, sin contacto, para hacerlo más seguro", explican los socios.

Durante el ASPO, la firma multiplicó sus ventas. "En mayo, plena pandemia, llegamos a superar los 800 pedidos por día. Como parte del aumento de la demanda, tuvimos que crecer rápido y sin aviso: pasamos de disponer 4 vehículos por día a más 40 para cumplir con los tiempos de entrega a domicilio".
El incremento en la demanda los llevó a tener que acomodarse a los nuevos volúmenes, recomponer stocks, ampliar frecuencias de entregas y ajustar varios procesos para estar a la altura de las circunstancias.

"El Covid-19 terminó siendo el catalizador de una necesidad más de fondo, que es la practicidad de tener productos disponibles en el freezer para optimizar los tiempos libres en casa. Hablando con nuestros clientes, vimos que estos puntos eran fundamentales y que, a pesar de tener tiempos libres, valoran muchísimo tener productos de buena calidad y naturales, pero siempre en su punto óptimo y fresco para ser consumido, que es lo que ofrecen los congelados. En muchos casos, la demanda fue tenerlos ya pelados y cortados, como la gama de productos que estamos ampliando", cierran.

 

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios