El productor musical con el que grabaron Sandro y Charly García

Luego de trabajar seis años en relación de dependencia, Sebastián García Quirno decidió crear su propia compañía para generar contenidos musicales. Hoy, tiene presencia en cinco países y trabajó para figuras como Sandro y Charly García. 

No es una productora de música, más bien es un grupo de músicos que desde distintos puntos del mundo aporta su talento, su experiencia y su sensibilidad al servicio de las marcas", asegura la página web de la empresa Happy Together Música. Y es que esta empresa argentina no solo brinda sus servicios en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), sino también en otras ciudades de distintas partes del globo. Ejemplo de ello son Londres, en el Reino Unido; Bogotá, en Colombia; Los Ángeles, en los Estados Unidos y Ciudad de México, en México.

Sin embargo, ¿por qué su fundador habla de un grupo de músicos y no de una mera productora musical? Porque, para la compañía, se trata de algo más que cinco ciudades en las que trabajan y brindan sus servicios. "Son cinco culturas que se mezclan en cada proyecto para potenciar el contenido musical que generamos", son las palabras con las que el entrepreneur describe a su firma en su sitio online. Y agrega: "Creemos que un músico puede hacer un gran trabajo, pero cinco, uno increíble".

Fundada por Sebastián García Quirno, de 41 años, Happy Together ofrece sus servicios dentro del mundo de la publicidad, el cine y la industria discográfica, entre otros tipos de clientes. ¿Cómo surgió la idea? Después de trabajar seis años para una productora, García Quirno se decidió a iniciar su propio camino y abrió, de este modo, su propia productora. En aquel entonces, contaba con 33 años y le llevó, gracias al apoyo de amigos del medio, cerca de un año concretar su iniciativa.

Eje conceptual

"La verdad que no", responde el creador de la productora cuando se le pregunta si se inspiró en algún referente a la hora de poner en marcha su proyecto, aunque, aclara que sí existió un eje conceptual que lo guió desde el inicio. "Tenemos que estar felices ambas partes" (el cliente y la firma), sostienen desde la pyme. Por eso, acotan, su nombre: "happy together".

Así fue que, luego de un gran esfuerzo y una inversión inicial de u$s 20.000, García Quirno abrió su primer estudio, allá por el año 2010, que se encuentra ubicado en la zona porteña de Palermo Hollywood, y que sigue en pie hasta el día de hoy.

Además, con el correr de los años, la empresa inauguró nuevas sedes y estableció alianzas en las ciudades antes mencionadas: Bogotá, Los Ángeles, Ciudad de México, y, recientemente, también Berlín. En cada uno de estos puntos, el emprendimiento cuenta con representantes y estudios de grabación.

Los alcances

Más allá de las alianzas y los estudios que la empresa posee en el exterior, su presencia a nivel internacional responde al éxito que alcanzaron algunos de los comerciales de los que formaron parte. Uno de ellos fue para la marca de pañales descartables Pampers, que se tituló Mother and Fathers days, y otro para la automotriz Renault, llamado Alaskan. Ambas publicidades, dice el emprendedor con orgullo, "salieron en todo el mundo".

Por otro lado, la firma también trabajó en un comercial para toda América latina para Coca-Cola, que fue lanzado en la época de Navidad. "En la campaña de Coca-Cola de aquella festividad, estuvimos trabajando junto a la cantante Debi Nova", comenta al respecto el emprendedor, quien se encarga de aclarar que la artista pop internacional no solo es una excelente profesional, sino también "una excelente persona".

Sebastián García, de Happy Together.

Asimismo, el fundador de Happy Together Música confiesa que le quedó algo en el tintero: editar un disco propio. Aún así, se pudo dar algunos lujos, comenta. Por ejemplo, tuvo la posibilidad de participar en los tres últimos álbumes del emblema de la música nacional, Sandro. A su vez, el icónico Charly Garcia grabó en sus estudios.

¿Proyectos que tengan en mente? "La idea es poder seguir haciendo estas alianzas en países como España e Inglaterra", responde García Quirno, así como también producir y formar parte de más iniciativas que tengan que ver con la industria discográfica.

La firma en números

La compañía, que fue ideada por García Quirno en 2009 y concretada un año más tarde, actualmente cuenta con tres empleados y cinco alianzas. A la hora de hablar de facturación, su fundador detalla que en 2016 la misma ascendió a $ 2,5 millones, mientras que en 2017, esta cifra trepó a $ 3 millones. 

Cuando se le pregunta al creador de la firma en cuestión, cuánto puede llegar a costar su contratación, responde que el valor, de acuerdo a cada caso, puede ubicarse entre los u$s 1500 y los u$s 4000. A la hora de hablar sobre el diferencial de los servicios de su pyme, García Quirno responde: "La creatividad y entender qué es lo que buscan la agencia, la productora y el cliente". A lo que le agrega un dato no menor: "Y, obviamente, con el cumplimiento en tiempo y forma".

Ficha técnica:

Año de fundación: 2010.

Inversión inicial: u$s 20.000.

Facturación 2017: $3.000.000.

Cantidad de empleados: 3.

Tags relacionados
Noticias del día
La limitante a comprar un máximo de u$s 38.000 semanales provocó que cayera de u$s 20 millones a u$s 5 millones la operatoria diaria. Llamados del regulador persuaden a no transaccionar

Nuevo cepo de CNV desplomó volumen negociado de dólar Bolsa

Una de cal y una de arena había provocado en la City la regulación de la CNV que bajaba de dos días a uno el parking para poder comprar dólares en la Bolsa. Esa era la noticia positiva, que estaba arriba de todo, pero abajo de todo en la circular decía que se limitaba a un máximo de 100.000 nominales las operaciones de cable, por lo cual ninguna empresa ni persona podía comprar más de u$s 38.000 por semana a través del contado con liquidación. O sea, para mandar divisas al exterior.
Lo que provocó esta noticia fue una abrupta caída del volumen negociado en el CCL, al descender de u$s 16 millones diarios a u$s 5 millones en el AL30c, que es el ticker del Argentina Ley Local 2030. Pero también provocó una caída en la operatoria del dólar MEP, ya que el AL30D cayó de negociar u$s 30 millones a u$s 20 millones por día.
Pero la caída fuerte estuvo en el AL30C, el Argentina 2030 cable, que cayó de entre u$s 25 y u$s 30 millones diarios, con fuerte presencia oficial suministrando liquidez (el mercado cree que es el BCRA), a u$s 5 millones diarios.
El uso de los AL30, el bono referencia para el cable, colapsó por la normativa, y comenzó a migrar hacia los Globales, GD30, y eso generó el desarbitraje.
Los llamados a los brokers por parte del regulador para persuadirlos a que se limiten a operar dólar MEP y CCL asustaron también a los Alycs que no recibieron los llamados, pero por precaución se abstuvieron de negociar esos títulos. "Por coletazo tuvimos que bajar el ritmo. Nadie quiere tener al regulador en la nuca vigilándote cada segundo, con el riesgo de comerte un sumario y una suspensión por el poder que tiene", se sincera el dueño de una de las grandes sociedades de bolsa, que cambia su anonimato por sus sinceras palabras.
El rulo cablero denominan en el mercado al 2% que se podía llegar a ganar por la diferencia que llegó a haber entre las cotizaciones del dólar MEP (divisas que se compran a través de bonos en el mercado bursátil y quedan en el país) y el contado con liquidación, que siempre es más caro porque son billetes que van a parar directo a cuentas del exterior.
Este desarbitraje se dio porque la regulación sólo afectó a los bonos de ley Argentina, mientras que los globales quedaron libres.
fue utilizado por un bróker en forma masiva a través de un robot, con distintos cuits de clientes (u$s 30 les pagaba a cada uno, y ellos se hacían de u$s 760) hasta agotar el cupo de los u$s 38.000 semanales con cada uno. Dicen que se abusó de la situación entonces el conflicto estalló por los aires.
El regulador no impide que se haga, pero sí pide que no sea de manera masiva, sino sólo con unos pocos clientes, los más importantes, como si fuese una suerte de rulo VIP. Y quienes lo hagan serán monitoreados y auditados con la lupa por parte del regulador.

Compartí tus comentarios