Dos hermanas con estilo para los negocios

Luciana y Mariana Di Tella fundaron una tienda de diseño, fabricación y venta de productos de decoración. Con una inversión inicial de apenas $ 25.000 en 2011, calculan cerrar el año con una facturación de más de $ 2,5 millones.  

Las hermanas Di Tella, de Petite Affaire.

Las hermanas Di Tella, de Petite Affaire.

Luciana Di Tella tiene 37 años y es licenciada en Publicidad; Mariana Di Tella tiene 40 y se graduó de la carrera de Relaciones Públicas. En 2011, se animaron a concretar un proyecto que tenían pendiente: iniciar un emprendimiento juntas. Hasta que finalmente lo hicieron. Se trata de Petite Affaire, una firma dedicada al diseño, la fabricación y la venta de productos de decoración textiles, pensados para el hogar.  

“Estuvimos muchos años con el deseo de emprender algo juntas, pero no teníamos en claro qué podía ser. Teníamos 30 y 33 años en aquel entonces, y todo surgió gracias a la sugerencia de una amiga brasileña, que en 2010 nos regaló un producto que nos encantó y que acá no existía: un plato de sitio”, recuerda Luciana. 

Y explica: “Eso funcionó como disparador para empezar a imaginar un proyecto que tuviera que ver con el desarrollo y la fabricación de productos cuyo eje fuese el momento de la comida”. A partir de esa idea fue que surgió Petite Affaire.

El nombre que eligieron las hermanas tiene una explicación. En el inicio de su proyecto conjunto, pintaban objetos de decoración que vendían a locales de diseño y, con ese nombre, querían transmitir que se trataba de “asuntos pequeños”. Cuando dieron el salto y comenzaron a producir productos textiles, decidieron conservarlo, porque la esencia del emprendimiento seguía siendo el mismo. 

Los comienzos 

“Nuestro primer espacio de trabajo fue dentro de las oficinas que la empresa de nuestro padre tenía en el barrio de Caballito (CABA)”, recuerda Luciana. Una vez que ambas coincidieron en que el emprendimiento ya había tomado forma y estaba encaminado, decidieron buscar su propio espacio, en Vicente López (provincia de Buenos Aires).

Pero la esquina que eligieron les quedó chica tres años más tarde; necesitaban un espacio más amplio que les permitiera centralizar el stock de la materia prima y el producto terminado en un mismo lugar, en el que además, debían llevar adelante los procesamiento. Pero en esa nueva búsqueda, también se propusieron encontrar un espacio que les permita armar un salón en donde exhibir sus productos.

Así fue que se trasladaron a un nuevo local, que antes había sido una ferretería, y que, según cuentan las hermanas, se encontraba un estado de “abandono y destrucción casi absolutos”. Tras casi cuatro meses de trabajo, lo pusieron en condiciones y así consiguieron ofrecer, por primera vez, productos al público minorista.

Cuando se les pregunta a las hermanas Di Tella sobre cuáles creen que son los diferenciales de los productos que fabrican en Petite Affaire, las emprendedoras responden, entre otras, que es la relación precio-calidad, además de aclarar que, pese a que son productos que también se venden al por mayor, según aseguran, mantienen la cualidad de lo artesanal. 

La relación precio-calidad es para las emprendedoras el valor agregado de la pyme.

“Un producto cuidado en lo estético, pero útil y de calidad”, resume Luciana. Y asegura que sus clientes valoran eso, al tiempo que agrega: “Nuestro público es, fundamentalmente, femenino, personas que ya tienen su casa y que disfrutan tenerla linda, cocinar, recibir amigos y familia y agasajarlos”, cuentan las Di Tella. Y se encargan de aclarar que sus productos se venden, fundamentalmente, en la Argentina, aunque también lograron traspasar las fronteras y colocar su mercadería en Uruguay y Paraguay. 

Las hermanas resaltan que ofrecen una amplia variedad de productos: por encima de los 200. Entre otras cosas, en su tienda exponen repasadores (30 modelos), platos de sitio (40 modelos), además de manteles, fragancias y Travel Bags.  

Pero las Di Tella son ambiciosas y tienen varios planes en mente: “Estamos empezando a interiorizarnos en el tema franquicias por el interés y las consultas que hemos recibido al respecto”, cuenta Luciana.

Poner orden

“2017 fue un año en el que nos propusimos ordenar la empresa, sistematizar y volver los procesos y procedimientos claros”, explica la licenciada en Publicidad. Así fue que lograron delegar las tareas diarias, para enfocarse en la empresa con una visión más estratégica y a largo plazo. “Necesitábamos estar tranquilas y seguras para afrontar nuevos desafíos de cara al futuro”, confiesa Luciana, para luego rematar: “Es un buen momento para fortalecer relaciones con el exterior para exportar el producto”.

En cifras

Petite Affaire, tienda que se dedica al diseño, fabricación y venta de productos de decoración, vende, por mes, unos 1200 platos de sitio, 400 repasadores, 250 manteles y 200 Travel Bags. 
Este año, la firma fundada por las hermanas Di Tella, con un monto de $25.000, estima facturar $ 2,5 millones. El año pasado, superaron el $ 1,1 millón.  Actualemte, tienen un único local y cuatro empleados. 

Ficha técnica:

Año de fundación: 2011.

Inversión inicial: $ 25.000.

Facturación 2016: $ 1,1 millón.

Facturación estimada 2017: $ 2,5 millones.

Empleados: 4.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar