Emprendedores: exporta el 80% de la producción y factura 172 M

Jorge Barisonzi fundó en 2004 una compañía para diseñar exhibidores para alimentos. Exporta el 80% de su producción, factura más de $ 172 millones anualmente y espera crecer un 25% este año. Recientemente, llegó al mercado africano.

Jorge Barisonzi, fundador.

Jorge Barisonzi, fundador.

IMS nació como una pequeña empresa en 2004, con menos de 10 empleados en una oficina en San Isidro. Surgió con la intención de diseñar exhibidores para alimentos frescos o elaborados, pero tercerizando la producción. "En la medida en que nuestros pedidos fueron incrementándose, comenzamos a tener la necesidad de incorporar tecnologías de producción propias, por lo cual logramos abrir una fábrica en la localidad de Carupá, Tigre. Fuimos equipando los sectores de metalúrgica, carpintería y producción con máquinas de última generación para garantizar la calidad de los equipos y los materiales que desarrollábamos", cuenta el fundador de la empresa, Jorge Barisonzi, que, para crear IMS destinó una inversión inicial menor al valor de un auto en ese entonces.

Actualmente, el 20% de la producción se comercializa en el mercado local y el 80% se exporta a los cinco continentes.

Pero, para alcanzar ese objetivo, la firma se topó con varias barreras a sortear (ver recuadro). Una de ellas es la arancelaria. "La complejidad de exportar bienes de capital no convencionales nos llevó a realizar una intensa búsqueda de entidades gubernamentales, financieras y privadas que nos ofrecieran ayuda y soporte para realizar los contactos y transacciones comerciales, respetando las barreras de ingreso a cada mercado y ejerciendo los correctos contactos para formalizar los proyectos", explica Barisonzi.

Los tiempos de entrega de los módulos se ven afectados por la distancia que deben recorrer los equipos para llegar a su destino. Por ejemplo, un equipo que viaja a Sudáfrica tiene 30 días solo de viaje en barco, atravesando diferentes condiciones climáticas que pueden impactar en su estado de llegada. Barisonzi y su staff trabajan en incorporar herramientas que faciliten los tiempos de producción y despacho para cumplir con los plazos pactados.

¿Cuál es el perfil del cliente? Los equipos son comprados y elegidos por los dueños y compradores de supermercados, operadores comerciales, arquitectos a cargo de branding, entre otros. El perfil del cliente varía desde grandes cadenas de supermercados y estaciones de servicio hasta casas de comida rápida, tiendas de conveniencia y cafeterías. "Las unidades son utilizadas por los empleados de cada tienda, debiendo responder a cuestiones de higiene, seguridad y durabilidad. Nuestro modelo de negocio se construye sobre la base de un B2B2C", dice.

El equipo de trabajo se compone por 120 empleados, distribuidos en las plantas de Tigre y San Fernando. Además, IMS cuenta con una oficina en Sudáfrica que facilita las conexiones y la comunicación de los representantes con los clientes en el continente. La compañía posee representantes en Perú, Chile y Colombia.

"La inclusión del mercado africano a nuestro portfolio comercial significó un marcado aumento de ventas, gracias a la conexión establecida con el retailer más grande del continente, la cadena de supermercados Shoprite. Equipamos más de 200 de sus locales en Nigeria, Ghana, Zambia, Sudáfrica, Mozambique, Mauritius, Nigeria, Madagascar, Angola, Namibia, Zimbabue y República Democrática del Congo. Gracias al resultado positivo, en 2016 recibimos el Premio Gauteng otorgado por la empresa a los mejores proveedores. La demanda de equipos creció desde la concreción de la primera relación comercial. Además, en 2016 recibimos el premio del banco ICBC Comercio Exterior en reconocimiento a nuestra capacidad exportadora", relata Barisonzi.

A lo largo de estos 14 años, la empresa logró: aumentar la capacidad exportadora, inicialmente con un solo mercado (Sudáfrica) y logrando en la actualidad comercializar en más de 30 países; adueñarse de la producción completa de los equipos, ya que tiene plantas de ensamble, metalúrgica y carpintería, además de cabinas de pintura, que permiten apostar a la expansión del espectro productivo.

Proyección

IMS planea seguir expandiendo las fronteras comerciales a otras plazas de América latina y África. Recientemente, concretó la primera exportación a Kenia, tras una investigación de mercado que se realizó en conjunto con Shoprite. La firma continúa proyectando el crecimiento mediante misiones comerciales a México y algunos países de Centroamérica.

"Estamos invirtiendo en máquinas de última generación para continuar ampliando la capacidad productiva mientras incrementamos la calidad y adaptabilidad de nuestros equipos", sostiene el empresario.

En el corto plazo, la firma planea importar una nueva plegadora turca, que se sumará a las tres con las que ya cuentan en su planta metalúrgica y dos punzonadoras. "Además, estamos implementando un software de organización productiva y comercial para optimizar nuestros procesos y adaptarnos a las innovaciones tecnológicas del mercado: a partir de 2017 comenzamos a utilizar el software de gestión productivaSap Business 1, y Sales Force, CRM líder en el mercado. Nuestro principal objetivo es convertirnos en una empresa competitiva, innovadora y globalizada", explica el fundador.

IMS

Al querer exportar, Jorge Barisonzi, fundador de IMS (una compañía argentina que concentra el 80% de sus ventas en el exterior), se encontró con diferentes barreras comerciales, culturales y competitivas que tuvo que sortear para continuar expandiendo las fronteras.

"Para poder ofrecer a nuestros clientes las soluciones más completas en espacios de exhibición de comidas, debemos comprender las necesidades de cada cultura local: invertimos en viajes a cada país para conocer estas diferencias culturales y de necesidades", comenta el emprendedor.

Y, en línea, agrega: "A través del esfuerzo económico y personal que significó emprender viajes al exterior para investigar los mercados locales, logramos adaptar nuestros equipos a los requerimientos de cada cliente: es así como en la actualidad hemos equipado más de 200 locales en África para la cadena de retail más grande del continente, Shoprite", señala el licenciado en Marketing que comanda una firma que factura más de $ 170 millones.

Fecha de inicio: julio de 2004

Facturación anual 2017: $ 172 millones

Facturación 2018 (e.): +25%

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar