Qué dejó el Congreso Nacional Pyme

En una Argentina agrietada, que pymes, sindicatos y distintas agrupaciones sociales vinculadas a las economías populares se hayan reunido para detectar las fortalezas y debilidades del sector industrial y plantear soluciones para su reactivación es un logro. Esto pasó en el marco del Primer Congreso Nacional Pyme, que tuvo su edición virtual entre el 17 y 19 de noviembre, y contó con un programa integrado por 23 mesas de debate en las que participaron trabajadores, empresarios, personalidades del ámbito académico y políticos.

La asociación de pequeños y medianos empresarios industriales, a través del Observatorio IPA, contó con un panel donde sus directivos dieron a conocer la realidad que viven actualmente las pymes nacionales.

"Este evento es un hecho histórico que no se daba desde los años '70, época en la cual las pymes industriales, los gremios y los movimientos sociales tenían voz en las decisiones de Estado y compartían una agenda común", expresó Carlos Alonso, su director Ejecutivo.

Y agregó: "La idea es medir las variables de la economía desde la posición de las pymes industriales nacionales, que representan el 70% de la producción del país y casi el 80% del empleo industrial, y elaborar propuestas para su desarrollo e incidir en las políticas de Gobierno. Las pymes están recuperando el poder para generar un desarrollo con soberanía económica", cuenta Alonso.

En cuanto a la situación que atraviesan las pymes, Federico Marongiu, director de Investigaciones del Observatorio IPA, sostuvo que una problemática muy clara es el financiamiento: desde qué tasas y plazos enfrentan, hasta cómo eso afecta a su producción y a sus trabajadores. Otra dificultad es el tema de los "insumos difundidos", donde la capacidad de negociación de precios es muy baja.

"La venta de este tipo de materia prima, como puede ser el acero o el aluminio, está en manos de monopolios que fijan su precio en dólares de manera no competitiva. Esta situación le quita renta a las pymes que, por la condición inflacionaria del país, encima los pagan más caros que en el exterior. Esa suba se traslada a los costos si uno quiere exportar", amplió Alonso.

Marongiu señaló que gracias a los estudios realizados les pudieron mostrar a empresarios que los costos laborales son más bajos que los de los insumos difundidos, de la energía y las tasas de interés que disponen las entidades financieras.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios