Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Vinos de autor, el último capricho trendy

A punto de cortar cintas de su master franquicia en Perú, la vinoteca local EnoGarage apuesta a ediciones limitadas y partidas exclusivas.

Nacido en Bahía de Camarones, un pueblo ubicado a unos 200 kilómetros de la pujante ciudad de Comodoro Rivadavia, en Chubut, Alfredo Sáenz encontró en el mundo enológico un aliado para el disfrute y los negocios. Tras fundar, en 2002, la consultora Umami, especializada en el desarrollo comercial y posicionamiento de bodegas y productos gourmet de alta gama, que alcanzó unos 500 clientes en 10 años y que distribuye las bodegas CarinaE, Casarena, Chakana, Domaine Bousquet, El Porvenir de Cafayate, Susana Balbo Wines y Viña Las Perdices, fundó su propia vinoteca, EnoGarage, cuya master franquicia pronto cortará cintas en la capital peruana.El emprendimiento comenzó a dar sus primeros pasos en 2009, con la apertura del primer local, para la cual desmbolsó $ 350.000 (a valor actual). Desde un principio, se enfocó en la comercialización de ediciones limitadas, vinos de culto y cortes de autor. Entre otras, se encarga de la distribución de pequeñas bodegas como Del Río Elorza, Vaglio, Mysthic Estate y El hijo pródigo. "Somos una vinoteca de vinos escasos y trabajamos con etiquetas que no se venden en supermercados y con líneas que no son masivas", comenta Sáenz. Un segmento que, afirma, viene creciendo desde los últimos años. Quizá por eso es que, en 2013, EnoGarage comenzó a expandirse a través del sistema de franquicias. Ya cuenta con cinco locales que operan bajo esta modalidad.

Perspectivas

Sáenz reconoce que 2016 es un año complejo: "Ha habido un sinceramiento en la economía. Para las bodegas mejoró el mercado global, de lo que exporta, pero los valores FOB para mercado interno hace que no los hayan podido llevar a la misma escala a la importación. Hoy es más competitivo un vino a u$s 10 en una vinoteca de Nueva York que a $ 150 en la Argentina". Desde el punto de vista de la firma que comanda, entiende que el aumento en los precios de los alquileres impacta en la gestión del negocio: el recupero de inversión, que antes se estimaba entre los 12 y 18 meses, comienza a estirarse. "Sin embargo, el negocio de las franquicias se sigue expandiendo en todo el país y a nivel internacional". Por caso, EnoGarage estará, en un mes y medio, inaugurando su master franquicia en el distrito de Miraflores, en Lima. "Vemos también muchas oportunidades en Paraguay, Bolivia y Brasil", agrega Sáenz. En la Argentina, donde ofrece los formatos wine bar, vinoteca y corner, cuenta con 11 puntos de venta entre propios y franquiciados: cuatro locales propios (Vicente López, Olivos, Martínez y Puerto Madryn); cuatro franquicias activas (Belgrano, Barrio Norte, Microcentro, Recoleta y Ushuaia), dos corners en los locales de la heladería Veikko en Palermo y la tienda virtual. El objetivo, seguir expandiéndose en el interior.

Laura Mafud