Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Unir fuerzas para volar hacia otras fronteras

En 2006, Gonzalo Bayá, Federico Ambrosetti y Santiago Padilla fusionaron sus agencias de publicidad para armar juntos su propio emprendimiento. La decisión fue acertada: en 2015 facturaron más de $ 30 millones y en febrero se expanden a Miami.

Unir fuerzas para volar hacia otras fronteras

La unión hace la fuerza, dice la frase. Y Gonzalo Bayá, Federico Ambrosetti y Santiago Padilla lo pueden confirmar. En 2006, cada uno de ellos manejaba su propia agencia de publicidad especializada y, con vasta experiencia en el área, notaron que el mercado necesitaba de un negocio integral e innovador, que satisfaga todas las necesidades de los clientes en un solo lugar. La decisión de unir fuerzas (más tarde se sumó Alejandro Trabattoni) y formar Central CTL fue acertada. Con tres unidades de negocio, Diseño & Creatividad, Producción de Eventos & Activaciones y Digital & Audiovisual, la agencia se mantuvo en alza y hoy se posiciona entre las protagonistas del mercado. En 2015 facturó $ 32 millones y desde este año abrirá sus puertas en Miami.


Antes de formar Central, los socios fundadores ya sabían de qué se trataba trabajar juntos. "Cada uno, con nuestra agencia propia, vendíamos un servicio integral y después nos terminábamos tercerizando entre nosotros", recuerda Federico Ambrosetti, Director de Cuentas de la compañía. La pseudo fusión dejaba más certezas que dudas y el siguiente paso fue desarrollar una prueba piloto. Las tres estructuras complementarias se unieron en una casa en el barrio de Martínez. "El primer objetivo fue captar un cliente de mucho peso. Y llegó rápido (Molinos). Fue un paso muy importante, nos ratificó que había algo más detrás de nuestra unión, nos reconfirmó el camino", resalta Ambrosetti. Un año de una "excelente convivencia y complementariedad" bastó para sellar la unión definitiva. Padilla adoptó el rol de Presidente y Bayá el de Director Comercial.


Con rodaje en el mercado, por aquellos años, los socios notaron la necesidad de ofrecer un servicio integral y con una mirada innovadora del negocio. "Había muchas agencias que querían dar un servicio integral y que no lo podían lograr porque no tenían especialistas en cada una de las ramas. Lo nuestro fue juntar tres empresas en una, por lo que automáticamente contamos con el expertise en cada área", explica Ambrosetti, que agrega que otro de los puntos que otorgó un plus a Central fue anticipar por donde evolucionaba el negocio publicitario: "Notamos rápidamente que la visión de la publicidad se empezaba repartir en los medios no tradicionales, todos apuntaban a la televisión; nosotros empezamos a experimentar en otros mercados, ya que la torta de inversión en el mundo comenzaba a cambiar".


Diez años después, con Alejandro Trabattoni, Coordinador General, sumado al equipo, en Central no se negocian dos puntos: la creatividad y la participación activa de los socios. "Nuestras áreas internas nos permiten buscar siempre un concepto creativo; sin duda, un valor agregado. Otro punto que valoramos es la participación de los socios activamente en el día a día. No somos solo accionistas, nos hacemos responsables de la gestión y ejecución de la compañía", remarca el Director de cuentas. Actualmente, entre diseñadores creativos, digitales, programadores y realizadores audiovisuales, la firma cuenta con 22 empleados fijos.

Miami: un mercado desafiante

Siguiendo una línea de apuesta y de reinversión continúa, el objetivo primordial de Central es diversificarse y expandir sus servicios a otros mercados. Miami y una inversión de más de u$s 250.000, es la gran jugada. "Miami no es casualidad. Algunos clientes nos venían empujando a buscar la regionalización. Si bien trabajamos en el continente, necesitábamos hacer base en un lugar donde podamos manejar la región más de cerca y ofrecer un mejor servicio a los clientes que tienen operaciones allá", apunta Trabattoni, quien se encargará de liderar el proyecto desde febrero.


Que uno de los socios se mude a Miami no fue una decisión aislada. "La región no se podía manejar a control remoto desde la Argentina. Estamos haciendo una apuesta a largo plazo. Le vamos a dar un tiempo lógico, de dos o tres años. Es un mercado muy desafiante y competitivo. Tenemos clientes que estaban esperando nuestro desembarco, con ellos va a ser más rápido el desarrollo del negocio", agrega Trabattoni. "Miami es parte de un plan de expansión, reclamar resultados inmediatos sería poco inteligente. Planeamos una inversión que nos de tranquilidad. Todo lo que hacemos es a paso firme, pero con sentido común", agrega Ambrosetti. La expansión no termina allí: abrir la puerta de Miami trajo más oportunidades y por estos días los socios negocian una alianza en tierras colombianas. "En la región la creatividad argentina está bien posicionada; si a eso le agregas un buen servicio, la oferta resulta más que atractiva", concluyen los socios.
Juan Landa

Ficha

- Fundación: 2006.
- Facturación estimada: $ 32 millones.
- Empleados: 22.
- Inversión reciente: u$s 250.000.