Una tradición que se reinventa

En el año 600 a.C., los mayas establecieron las primeras plantaciones de cacao en la zona de Yucatán (hoy México). Los indios mascaban las semillas y obtenían una gran energía. Los aztecas retomaron la tradición. Con el fruto de la planta, preparaban una bebida llamada xocolatl, hirviendo en agua las semillas tostadas y molidas, y mezclándolas con harina de maíz y especias, obteniendo un potaje amargo y energético. Las materias primas para elaborar los productos Tikal vienen de Bélgica,Costa de Marfil, Madagascar, Sri Lanka, Jamaica, Colombia, Francia e Italia, entre otros.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar