Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Una productora que vende experiencias

Gonzalo Solimano y Esteban Leiman, amigos desde la infancia se unieron en 2009 para recrear un sello discográfico como usina creativa. Cerrará el año con ingresos por $10 millones.

Narbona Wine Lodge fue la chacra de Punta del Este donde por tercer año consecutivo se celebraron varias de las fiestas de fin de año más esperadas.

Mientras el millar de invitados disfrutaba de la música, la comida y los espumantes, una dupla lo supervisaba todo. Son Gonzalo Solimano y Esteban Leiman, amigos desde la infancia y socios de Unlock la usina creativa a cargo de varias fiestas de alto nivel a cada lado del Río de la Plata. "Siempre tuvimos el interés de hacer algo juntos y eso ocurrió en 2009, cuando Esteban dejo la empresa familiar para sumarse al sello discográfico que había creado unos años antes", afirma Solimano, DJ, musicalizador, productor y ahora también empresario. "Mi costado es mucho más artístico y el suyo mucho más empresarial", agrega.

Unlock es una productora con 15 empleados y ventas que este año alcanzarán los $10 millones. Su fuerte es organizar fiestas personalizadas para el lanzamiento de productos de grandes marcas como así también la creación de experiencias desde cero con sello propio. "Como DJ trabajé para muchas marcas, pero el modelo de negocios cambió y ya no solo participaba de esos eventos, sino que hacía los propios, hasta que comenzamos a producir para otras marcas como Red Bull, desde que llegó a la Argentina", repasa los primeros pasos Solimano. Skyy Vodka, Aeropuertos Argentina 2000, Quilmes, Pepe Jeans y Four Seasons son algunas de las marcas que también trabajan con Unlock. "Somos los proveedores inhouse del (hotel) Four Seasons, en Buenos Aires, desde hace más de dos años, con técnicos y un depósito propio", comenta Leiman.

El hilo conductor que se transformó de cierta forma en su distintivo de servicios es que casi todos sus clientes están en el ámbito del lujo y la alta gama. "Con los clientes intentamos crear lazos de largo plazo porque no hay tantas marcas en cada segmento. Además, cuando la relación se prolonga, la dinámica es mucho más ágil y podemos defender sus proyectos como si fuesen nuestros", agregan los socios.

La veta comercial

"En general, no salimos a vender, siempre nos vienen a buscar. Cuando llegan, nosotros los asesoramos mucho en el contenido y le sugerimos alternativas. En busca de generar una relación a largo plazo, las marcas con las cuales trabajamos son las primeras en ingresar a nuestros eventos, porque a su vez están en el universo de brands que de todas maneras incluiríamos", analiza Leiman.

Según cuenta, los proyectos que rechazan en ocasiones tienen que ver con la pretensión del cliente donde no tiene nada que ver con el presupuesto. "Y, antes de incendiarnos, preferimos evitarlo", agrega Solimano. Para el founder, la búsqueda pasa no solo porque resulte bueno para el cliente sino también sumar reputación con su propia empresa, "es nuestra vidriera", afirma.

La diferenciación es su fuerte y no lo sienten un límite para los planes de crecimiento. "Es parte de la visión de la compañía, la clave está en ampliar el equipo con personas que tengan talento y evitando todo lo que sea estándar", asegura Solimano.

Unlock experimentó un crecimiento orgánico, conservando los clientes iniciales y sumando nuevos pero evitando los sobresaltos con unidades de negocios bien diversificadas, que le permiten distribuir los ingresos en distintos proyectos.

En los últimos años, la firma experimentó el mayor crecimiento de su historia al pasar de tres a 15 personas en el equipo, como también la inversión que destinó a equipamiento que fueron no menos de u$s 100.000. "Tuvimos un crecimiento de más del 60% anual y 300% en los últimos tres años de forma acumulada. A su vez, tenemos no menos de cinco eventos semanales en el Four Seasons", afirma Leiman y cierra su socio: "Cada evento es un one shot que no se puede repetir y, en todo momento, entendemos la importancia que tiene cada uno porque no tenemos una segunda oportunidad y todo lo que sea imagen está en juego para la marca y para nosotros".

Ficha

Fundación: 2004.
- Inversión (inicial): $50.000
- Empleados: 15
- Facturación 2015 (e): $10.000.000

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar