Una ley neoyorquina empuja sus ventas

Poco se conocen fronteras adentro las etiquetas Huarpe, Lancatay o Taymente. En cambio, sí son conocidas -y valoradas- por los habituales clientes de vinerías premium de Manhattan. Una disposición única en Nueva York limita las licencias para la venta de alcohol a individuos que no posean ningún otro tipo de permisos en el estado. Así, se pretende evitar que cualquier gran cadena haga allí negocios. Esta normativa beneficia la estrategia comercial de "tú a tú" con cada pequeña vinería del distrito.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar