Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Una industria con todas las luces

En generadoras, transportadoras, distribuidoras y hasta en los hogares, la presencia de los productos de estas 3.200 empresas es notable. El desafío de volver a exportar con más fuerza.

En cualquier lugar donde llegue la energía está presente alguna empresa de este sector. Desde grandes centrales eléctricas hasta la llave de luz de cualquier domicilio particular, más de 3.200 empresas, con una presencia de pymes superior al 98%, abastecen a los distintos clientes de los rubros más diversos.

La industria está formada por cuatro sectores: Electrónica, Iluminación, Energía y Baja Tensión. "La primera cruza todos los sectores; la segunda, abarca tanto los servicios de alumbrado público como privado; energía representa a grandes clientes desde generadores, transportadores hasta distribuidores; y el último sector, representa a los fabricantes eléctricos de componentes para uso domiciliario", detalla Jorge Luis Cavanna, presidente de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (Cadieel), que representa un segmento con más de 38.000 empleados.

Según la última encuesta realizada por Cadieel, el desarrollo de la actividad productiva se mantendrá estable para el 42% de los encuestados para este semestre. "La situación en materia de actividad puede ser diferente entre los sectores, pero, cuando la movilidad de la demanda es mayor, todos los sectores trabajan a un nivel de actividad en el orden del 80%", reflexiona Cavanna.

Para Javier Viqueira, presidente de la proveedora de elementos médicos Adox, las ventajas competitivas por un tipo de cambio favorable le permitieron transformarse en fabricante hace diez años. "Éramos importadores de productos médicos desde Inglaterra y los Estados Unidos, cuando decidimos cambiar", recuerda el fundador. "Teníamos una facturación de entre los u$s 200.000 y u$s 300.000 mensuales, cuando decidimos detener la comercialización para capacitar a las tres personas del área técnica en desarrollos de los nuevos productos. Invertimos u$s 800.000, teníamos una sola bala y la usamos para producir localmente", describe Viqueira.

En septiembre de 2005, una licitación con el Estado le permitió facturar los primeros u$s 800.000, suficientes para cubrir los primeros tres meses de trabajo. Hoy, tiene una planta de 9.000m2, en Ituzaingó, con 70 empleados y ventas de $40 millones por año. "Con nuevos formatos y criterios y ante mayores dificultades para importar, lo que generó una disminución de la oferta, crecimos un 10% en unidades este año. La evolución será similar para el próximo ejercicio", adelanta el empresario, que reparte en partes equitativas sus ventas entre clínicas privadas y hospitales públicos.

Una deuda para con el sector

"Lamentablemente no se resalta en la Ley Pyme la importancia que tienen las empresas cuando salen a exportar. El 69% de las empresas que integran la cámara tienen presencia en los mercados externos, desde Uruguay y Paraguay hasta algunas con presentes en más de 50 países", reflexiona el presidente de Cadieel (ver recuadro).

Aníbal Bagnato es uno de los cuatro socios de Reproel, una firma que opera entre los sectores de Energía y Baja Tensión, con 50 empleado y sede en Martínez. "Desde 1991, nos transformamos en fabricantes cuando nos hicimos cargo de la operación local de los fusiles de una firma alemana que abandonó el país", repasa el empresario, sobrino de Mario El Id, el fundador. "Somos proveedores de empresas de energía como Edenor, Edesur, Edesal y a todos los distribuidores del Interior", señala Bagnato. Reproel cuenta con un 70% de producción propia, el resto se importa. Pero solo el 3% de su facturación se genera con exportaciones a Chile y Uruguay.

Según los últimos datos de Cadieel, para las pymes exportadoras los ingresos provenientes del exterior representan hasta un 10% de la empresa, pero también hay firmas que en el primer semestre de este año, exportaron hasta el 14%, cifra que años previos llegó a ser del 25%.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar